AGUA DE MAR

“Todas las enfermedades son ácidas, y por tanto necesitan un ph ácido para desarrollarse, allí donde hay alcalinidad y oxígeno la enfermedad no puede existir” Otto Warbürg, premio Nobel 1931.

El porqué de Agua de Mar es una respuesta muy larga. Muchos son los estudios que avalan los beneficios del Agua de Mar.

Ingerir, beber, cocinar y realizar una buena higiene nasal con agua de mar, no solo debería de ser algo normal, sino algo más bien saludable y deseable.

Quizás la manera más obvia e interesante de utilizar Agua de Mar sea la ingesta controlada directa.

“El agua de mar cura todos los males del hombre” Platón.

Beber Agua de Mar directa y controladamente es muy beneficioso para la salud, porque el agua de mar es un excelente nutriente, conteniendo en si misma la mayoría los minerales de la tabla periódica. Esto es muy importante ya que el “combustible” que utiliza mayoritariamente nuestro organismo son los minerales, sin los cuales las células no podrían ejercer su función en el organismo con los consecuentes problemas.

El agua de mar tiene una composición química muy parecida al plasma sanguíneo, por eso es tan beneficiosa para los seres vivos; solo hay un hándicap que los minerales que hay en el agua de mar de por sí, se encuentran de una manera inorgánica, es decir no biodisponibles.

Fushi, Emperador chino creador de la escritura y padre de la medicina marina, hace 5000 años recomendaba el agua de mar para la prevención y tratamiento de la enfermedad.

Para poder solucionar la absorción de minerales, se recurre a un protocolo de captación, el cual se basa en la recogida de agua de mar en alta mar, en lugares privilegiados por su alta estabilidad en la composición de minerales, sitios en donde las corrientes marinas mantienen el agua de mar limpia y con una salinidad constante, donde se forman torbellinos marinos llamados vórtex.

Allí se forman grandes concentraciones de plancton, segunda cadena alimenticia de la Tierra, junto con las plantas, capaz de transformar, a través de un proceso llamado biocenosis marina, los elementos minerales no biodisponibles en elementos biodisponibles, es decir, totalmente asimilables para nuestro organismo.

De esta manera, el agua de mar es un excelente nutriente para el organismo ya que contiene todos los minerales y oligoelementos de manera orgánica y biodisponible.

René Quinton, fisiólogo francés, reanuda y promueve en 1906 los estudios y la utilización de agua de mar.

Partiendo de esta base podemos decir que SOMOS Agua de Mar Isotónica.

El problema hoy en día es que nuestro aporte mineral, a través de la ingesta de alimentos, ha disminuido muchísimo: la contaminación, la polución, el agotamiento de los suelos por su elevada producción y nuestro ritmo de vida estresante, ha hecho que la calidad de los alimentos y su aporte mineral, se haya reducido considerablemente, haciendo muy deficitario el aporte mínimo necesario para el buen funcionamiento del organismo.

El agua de mar tiene un ph alcalino, aprox. entre 8.1 y 8.4, y nuestro ph es ligeramente alcalino 7.3 aprox, por lo tanto nuestro medio interno también, y así lo tiene que mantener nuestro cuerpo para su buen funcionamiento.

LAVADOS NASALES

Para respirar adecuadamente, la mucosa nasal está recubierta de un moco protector que atrapa virus, bacterias y partículas en suspensión (polvo, polen,…).

Es vital, no sólo para respirar bien, sino también para percibir el olor de forma intensa y disfrutar de los olores que nos rodean.

De hecho, los practicantes de yoga (los yoguis) eran, y siguen siendo, muy conscientes de la importancia de la respiración, y desde hace más de 5.000 años utilizan los lavados nasales para mantener la mucosa nasal limpia y despejada como medio para alcanzar estados de meditación más profundos.

Tener la nariz despejada y limpia facilita el paso del aire y la correcta respiración. Pero no se trata de sacar la suciedad y restos de secreciones de forma rápida o con fuerza, podríamos dañar la mucosa nasal. Lo ideal es arrastrar hacia fuera todas esas partículas que están taponando la nariz.

Y la forma más natural y menos agresiva de limpiar nuestra nariz es con una solución de agua de mar.

El agua de mar arrastra la suciedad y, en función de su concentración en sal (a concentraciones de sal más altas, conocidas como aguas de mar hipertónicas), pueden también presentar un efecto descongestivo.

Por ello, los lavados nasales con agua de mar se recomiendan:

  • para limpiar las fosas nasales de toda la familia diariamente (incluso las embarazadas y bebés, ya que el agua de mar es respetuosa con la mucosa nasal).
  • para descongestionar de forma natural en casos de gripe, resfriado y alergia.

Un poco de agua de mar en nuestra nariz cada mañana y… ¡ a respirar!

¡GRACIAS AGUA DE IBIZA Y FORMENTERA POR AYUDARNOS A CUIDAR DE NUESTRA SALUD!!

Laia Gómez de Agua de Mar de Ibiza y Formentera

El agua de mar también ayuda a mantenernos más jóvenes, por una sencilla razón: Cada cierto tiempo, el cuerpo regenera todas sus células, ya que la vida útil de las mismas, tiene un tiempo limite, que varia según individuos y circunstancias medioambientales, a medida que nos hacemos mayores, esa capacidad de reproducirse va perdiendo “ efectividad”,es decir , cada copia no es exacta al 100% de la original, con la consecuente perdida de ciertas facultades, en definitiva envejecemos, y una de las primera facultades que pierde la célula es la capacidad de hidratarse; es conocido que cuando más mayor nos hacemos, menos bebemos, por lo tanto beber, ingerir agua de mar nos puede ayudar a “ despertar” esta capacidad de hidratarnos, que cuando somos jóvenes tenemos innatamente en nuestro organismo.

El Agua de mar tiene aprox entre 35 y 38 gr/ litro de sales disueltas, (no de cloruro sódico, si no un conjunto de sales minerales, en donde se encuentra prácticamente la totalidad de la tabla periódica), y nuestro plasma sanguíneo unos 9 gr/ litro, con unas sales disueltas muy parecidas a las del agua de mar, con lo que somos agua de mar isotónica, es decir a una proporción de 1 a 3.

Unla ingestión controlada de agua de mar, nos llevara a hidratarnos de una manera muy natural, ya que por osmosis el cuerpo demandará agua “ dulce”, para equilibrar la diferencia de gr/litros, y a la vez nos suplementará a nivel nutricional gracias a su aporte de minerales y oligoelementos.