CAMBIO DE PARADIGMA

Hasta ahora la teoría ya existente explicaba el desarrollo de las lesiones cerebrales como un trastorno de la postura y el movimiento, centrándose en el hecho de que una lesión dentro de un sistema nervioso central debido al daño cerebral altera la regulación del tono neuromuscular en todo el cuerpo.

Estas perturbaciones y anomalías de la regulación del tono neuromuscular se manifiestan a través de todo tipo de fenómenos patológicos tales como espasticidad, rigidez, etc.

Estas patologías neuromusculares primarias son persistentes y, a su vez, llevan al deterioro estructural gradual del sistema osteomuscular, creando un crecimiento desproporcionado del hueso, y todo tipo de desequilibrios dentro del tejido conectivo.

Esta explicación naturalmente concluye que una lesión cerebral irreversible causa la interrupción irreversible de la regulación neuromuscular, lo que hace que los desequilibrios estructurales dentro del sistema músculo-esquelético también sean irreversibles.

Esta interpretación universalmente aceptada señala que no hay mucho que esperar de los impactos mecánicos directos dirigidos al propio sistema musculoesquelético, ya que su deterioro estructural y su mal funcionamiento son secundarios al daño cerebral causante.

Naturalmente este entendimiento establece expectativas muy bajas para los beneficios potenciales que cualquier rehabilitación física pueda tener. Las pequeñas mejoras en facilitar las adaptaciones básicas de un niño a una silla de ruedas y la vida asistida se consideraban logros bastante grandes, según los viejos paradigmas.

El reciente análisis estadístico de los resultados terapéuticos para los niños afectados por la Parálisis Cerebral representada por las “curvas de condena” del GMFCS confirman convincentemente este razonamiento teórico.

Se muestra que cualquier condición, por ejemplo, que un niño afectado por Parálisis Cerebral tiene a los dos años de edad define el resultado que este niño va a tener a la edad de 18 años o más – no importa si alguna de las terapias se hizo o no, y sin importar de qué tipo de terapias se trate.