A MI MADRE

Por Any Pascual.

“No hay medicina más buena.
No hay anestesia que valga.
A mí el dolor me lo calma
tu sonrisa curandera.
Es que no hay mejor manera, no,
que regresar a casa.
Y saber que allí me espera
la alegría en tu mirada.
No hay un doctor que comprenda.
No hay terapia milagrosa.
Todos mis males se borran
con tus caricias hechiceras.
Es que no hay mejor manera
que amanecer cada mañana y
recibir el nuevo dÍa
y que me digas que me amas.” Canción “Ay corazón”, Efecto Pasillo.

Te amo, te amo. Te amo. Gracias, gracias. Gracias. Lo siento, lo siento. Lo siento. Perdóname, perdóname. Perdóname.

Madre, necesito sanar a tu lado para poder vivir mi propia vida en armonía.

Eres el canal que elegí para vivir esta experiencia física. Te escogí porque eras, eres y siempre serás perfecta para mí. Gracias, mamá, lo haces estupendo.

He vivido demandando amor constantemente, porque se me había olvidado que yo soy amor continuo. Intenté de todo para ser amada… Tanto, que me perdí a mí misma y en mi amor interno.

Hoy estoy decidida a consolar y sanar a mi niña herida.

Necesito conectarme nuevamente contigo porque es a través de ti que me conecto de nuevo con la vida y con toda mi fuerza interior.

Doy gracias al gran espíritu por poder ver a la mujer que eres sin juicios, poder ver todas tus decisiones sin juicios y poder aceptarte tal y como eres sin que me duela.

En la medida que te acepto, me reconcilio conmigo misma, porque tú eres la semilla de donde he nacido, crecido y la que me permite desplegar todo mi potencial.

Mamá, tu y yo somos una.

Yo no soy más grande que tú por lo que no debo sentenciarte. Tú eres el mar y yo el río que nace de ti.

La vida y la madre son más grande que uno y ante ello solo queda aceptar y rendirse con la mejor disposición. Y así lo hago ahora.

Esto es un trabajo interno en el cual cada día te acepto en mi corazón con todos tus defectos y virtudes. Sin expectativas. Sin esperar que tú cambies, ni que lo veas, ni me lo reconozcas. Lo hago por mí y por toda mis relaciones.

Te honro y te respeto tal y como eres. Gracias por darme la vida. Honro tu vida tal y como ha sido. Honro mi vida tal y como es.

No me quedo atascada en resolver los problemas, te dejo con tu propias cargas, porque sé que tú estás en todas las circunstancias que ha elegido el destino para tu vida.

Me libero de todas tus cargas que no me corresponden y quedo liberada para enfocarme en mi vida, en mis proyectos, en mis anhelos. Veo más allá, mi niña interior empieza a calmarse, aunque siga conscientemente sedienta de amor, cariño, reconocimiento, aprobación y atención.

Desarrollo mi amor propio y así mi corazón se llena de júbilo.

Sano cuando dejo de querer cambiarte. Mi energía está enfocada en responsabilizarme de mi vida. La vida que me pertenece.

Puedo alejarme de tu vida, pero no de tu corazón.

La madre y la vida van unidas, no existen la una sin la otra, tomar a la madre es tomar a la vida sin juicios y sin tapujos, es un Sí a la vida, es un Sí al cuidado, a la nutrición, a la ternura, a la amabilidad. Es un Sí hacia un amor más grande por mí misma.

Te prometo que voy a ser una persona feliz, que voy a amarme más que a nada en este mundo y voy a disfrutar de mi vida al máximo. Que siempre voy a rodearme de personas que me amen, me respeten, me valoren y me den mi lugar. Que creeré en mí y seré consciente de lo hermosa, talentosa y maravillosa que soy. Que voy a hacer mis sueños realidad desde mi más grande gozo, libertad, pasión y aprecio. Que viviré en abundancia, conectada con mi guía interior, tomando las mejores desiciones para mí.

Tomo la Vida. Te honro y te bendigo, madre. Y estoy lista para cambiar la historia de todo nuestro linaje.

Madre, me siento feliz de ser quien soy, me amo con todo mi corazón y disfruto inmensamente de estar viva.

Gracias por traerme a este mundo maravilloso mundo amoroso, colorido y lleno de oportunidades para aprender.

Te amo, hoy y siempre.

#anayany
#amorinfinito
#vidafeliz

LA IMPORTANCIA DE COMPARTIR EL AMOR

Por Any Pascual.

Para mi, existen cuatro tipos de amor, los mismos que definían los griegos en la época clásica. Y aunque todos son diferentes entre sí, muestran cuán variadas pueden ser las relaciones de una persona, y que todas ellas tienen el potencial de aportarnos algo y ser saludables.

Hay algunas personas a las que les cuesta mucho trabajo decir lo que sienten.

Otras lo dicen solo en momentos puntuales.

Esto está perfectamente bien, es parte de la evolución de cada uno.

Sin embargo, no todas las personas pertenecemos a estos colectivos.

A un gran porcentaje nos gusta que nos demuestren el amor, cada vez que sea sentido. Cada vez que alguien simplemente se sienta amando a otra persona, o se encuentre a si mismo pensando “amo a esta persona y doy gracias porque esté en mi vida”.

En las últimas generaciones la frase “te amo” ha adquirido otras connotaciones, diferentes significados y contextos.

Para mi los que existen y los que tienen validez son los que se encuentran dentro de los 4 tipos de amor en los que yo creo.

Decir “te amo” como una manera de solucionar conflictos, de despedirse, de saludar, o simplemente de mantener una conversación, crea un buen ambiente, y es mejor cuando lo decimos de corazón, sintiendo lo que esas palabras, amar a otra persona, significan verdaderamente para nosotros.

La mayoría de las veces, no se necesitan grandes gestos, regalos, o cosas así, pese a que siempre vengan bien, basta con un sencillo “te amo” dicho desde el corazón, con las miradas conectadas y una sonrisa franca. Ese es el mejor presente que podemos darles a las personas que están en nuestro corazón.

Yo me he propuesto mostrar el cariño y el amor sincero que siento por mi familia diciéndoles “te amo” sin reservas, sin segundas intenciones y con el corazón abierto.

Me reté a mi misma a decirlo 500 veces al día. Primero como un juego, pero luego con un trasfondo más profundo, para recordar que “lo más importante es que lo más importante sea lo más importante”.

#anayany
#amorinfinito
#vidafeliz

CONFIAR EN CADA MOMENTO

Por Any Pascual.

Es importante mantener la confianza siempre, pues es la manera de, al fin, materializar lo que visualizamos. Confianza en nosotros mismos, confianza en nuestra visión, confianza en los demás, y ante todo confianza en la vida.

La confianza solo es fácil de lograr cuando estamos en un estado de conciencia elevado; cuando amamos.

En caso de que nuestras vidas estén llenas de lo opuesto al amor (el miedo), la confianza puede resultarnos esquiva, pues es lo que se desprende de un estado de paz.

Para confiar, primero tenemos que conocernos a nosotros mismos conocer nuestra visión, conocer a los demás y conocer la vida. Y, a veces, ese es un proceso doloroso, que siempre reporta mejores resultados, como la oruga que pierde su identidad en la crisálida para transformarse en mariposa.

La confianza, ante todo, independientemente de los resultados, nos hace sentir bien. Nos llena de una vibración poderosa, de apertura. 

Confiar es un paso vital en cada camino, cuando visualizamos lo que queremos, cuando lo verbalizamos y, más aún, cuando damos el llamado “salto de fe” (que tiene ese nombre porque es como saltar de un avión con plena confianza), cuando “salimos del caparazón” y nos encontramos con la incertidumbre porque hemos decidido vivir fuera de la zona de confort y actuar. 

Muchas veces no es fácil simplemente dejar ir los deseos, los “debería ser”, los “tengo que hacer esto, y esto también, y lo otro” (para conseguir nuestros objetivos). A veces, confiar se vuelve complicado, una locura o algo que nos da un tremendo miedo.

Pero al final, cuando ya no nos queda otra alternativa, acabamos confiando, porque eso es lo que la Vida quiere para nosotros (que confiemos en ella, que soltemos el control y el ego) y para eso normalmente nos pone pruebas cada vez más duras.

Aunque no siempre es así. De vez en cuando, simplemente algo en tu mente (o más usualmente en tu corazón) hace click y confías en el discurrir amoroso de las cosas, sin más explicación. Confías, y punto.

La confianza nos ayuda a movernos a través de las dificultades con esperanza.

Como ocurre con la meditación, cuanto menos tiempo queramos (porque es algo que queremos hacer, incluso en el trabajo podemos estar confiados) dedicar a confiar, cuanto más nos boicotee el ego y menos dispuestos estemos a dejar lo que deseamos en manos del Universo, más necesario es confiar.

Tarde o temprano (más temprano cuanto más confiemos en nosotros, en nuestra visión, en los demás y en la fuerza que nos guía) la Vida nos ayudará con nuevas oportunidades, con señales, encubiertas para que a quien no esté preparado le parezcan casuales cuando son causales, y será decisión nuestra (gracias al libre albedrío del que todos gozamos) si aceptarlas, si aprovecharlas, o no.

Confiemos, simplemente confiemos. Porque si vivimos nuestras vidas aunque sea con un 1% más de amor, de paz, de consciencia… de confianza, que de miedo, algo más poderoso nos dará todo lo que siempre hemos buscado, y también nuestros deseos puntuales.

Ah, por cierto. Yo recito una oración cada día, que esencialmente se puede resumir en lo siguiente: “Les pido su protección, su amor, su apoyo, su ayuda, sus bendiciones, sus dones, la capacidad para canalizarles y recibir los mensajes que deseen y puedan darme, su Vida y lo que aportan a la vida, y unas buenas condiciones para vivir y escribir” (con más detalles, es un resumen). Y luego procedo a nombrar a quienes va dirigida, porque los nombres tienen poder.

Pues bien, últimamente estoy añadiendo “poder respirar” libremente, porque debido a mi poliposis ha sido difícil en el último año.

Cuento esto porque es algo que hago absolutamente todos los días desde hace meses (excepto algunas excepciones por descuido hace tiempo con resultados que no quiero destacar) y me ayuda a sentirme confiada en lo que hay más allá de mí y de este plano físico.

Si bien he tomado acción: me hago una hora diaria de ABR en la cara para expulsar los mocos; la homeopatía ha facilitado la caída espontánea de uno de los pólipos; y la acupuntura y las hierbas orientales me ayudan a bajar la inflamación…A parte de todo esto yo a diario aporto mi parte.

Esta mañana he confiado completamente en que se cumpliría lo solicitado, desde lo más hondo de mi alma.

Mientras escribo esto, estoy respirando por el orificio izquierdo (y a veces se abre el derecho), y he estado así durante lo que llevamos de día. Benditas horas respirando nasalmente después de tanto tiempo.

Esto ha estado pasando a intervalos desde el domingo, cuando empecé a incluir ese aspecto en mi oración diaria.

Ese es el maravilloso poder de la confianza desde el amor, por ello yo confío en cada momento. Confiar a todas horas crea resultados.

#anayany

#amorinfinito

#salutogénesis

HABLAR DESDE EL CORAZÓN

Las palabras son poderosas.

Son una puerta a una realidad.

Y cuando las pensamos, más aún cuando las decimos, es como si abriésemos esa puerta y la cruzásemos, empezando a vivir en un Mundo distinto, a veces en pequeños detalles y en ocasiones diferente, en cosas importantes.

Es importante cuidar los términos con los que nos referimos a la realidad, porque ese es un paso en la creación de nuestras experiencias.

Justo por eso hay tantos libros, tantos audios… y tanto arte basado en las afirmaciones positivas.

Tal vez, quizás, afirmando “el Mundo es genial”, el Mundo no cambie por sí mismo para adaptarse a lo que nosotros consideremos maravilloso, pero sí que nuestra atención estará más enfocada durante todo el día en las cosas que amamos, las cosas que hacen que pequeños micro-mundos, como el momento del atardecer, sean perfectos para nosotros.

Mucha gente desconoce el poder que tiene lo que dicen, y andan por la vida quejándose, hablando desde la carencia, el miedo y el ego. Si no hacen algo para cambiarlo, eso que piensan y a lo cual dan forma con palabras, se creará en su vida.

Es importante hablar desde el corazón, desde el sentimiento de amor, desde la abundancia, para crear eso en la vida.

Cuando hablamos desde la confianza, incluso aunque desconfiemos de algunas cosas, estamos centrándonos en los detalles de los que estamos seguros, y por ende crearemos más detalles de los que estar seguros, y nuestra vida se llenará de calma, porque confiaremos, poco a poco, a través de un proceso, en todo lo que existe.

Al hablar, pensemos: ¿Es lo que nuestro corazón diría si todo fuese amor?
Si es así, digámoslo, ya que estaremos expresando lo que verdaderamente somos.

#anayany
#amorinfinito
#vidafeliz

VIBREMOS PARA VISUALIZAR

Por Any Pascual.

La visualización se fundamenta en dos cosas, que también son los pilares esenciales para ser feliz, sean cuales sean las circunstancias: el amor y la quietud de la mente.

Es cierto que también se puede visualizar sin quietud y desde el miedo. De hecho, así es como lo hacen la mayoría de personas en casi cada momento de su vida: visualizan las contingencias, los problemas y las cosas que pueden salir mal.

Nosotras estamos hablando del otro tipo de visualización, la visualización creativa y positiva.

Esta es la visualización que los que conocemos el poder de la mente utilizamos para crear las circunstancias que deseamos en nuestra vida.

Realmente hay muchos métodos para visualizar, pero todos se basan en el amor y la quietud.

Por eso la actitud meditativa es un primer paso para poder visualizar. Cuando meditamos calmamos la mente y en silencio nos conectamos con algo que nos llena de poder. Ese poder lo usaremos luego para crear lo que hayamos visualizado.

El amor es otro pilar porque gracias a él logramos vivir una vida agradable y agradecida.

El Universo no sabe, y que conste que la mente tampoco, distinguir entre un pensamiento negativo y otro positivo; “quiero esto” y “quiero aquello”, no hacen ninguna diferencia en lo que creación se refiere. Si decimos: “no quiero quedarme sin trabajo”, nos estamos enfocando en quedarse sin trabajo. Y eso es lo que conseguiremos.

La emoción, sobre todo si es el amor, es lo que determina si un pensamiento llegará a la realidad o se mantendrá en el estado mental.

Decir “hace un gran día hoy” antes de abrir las ventanas o subir la persiana solo crea eso si lo llenamos de emoción. En caso de que lo digamos sin una implicación emocional, apáticamente, como si no nos importase, se quedará sin ser manifestado.

La visualización es poderosa. Con unos buenos aliados puede crear lo que sea. Sin ellos su poder se queda fútil. Hay miles de herramientas para ayudar a la visualización en el proceso de llevar al plano físico lo que pensamos. Collage con fotos de lo que deseamos, un escrito que podemos leer de cómo será nuestra vida una vez se haya manifestado, y muchas otras cosas.

Pero como ya he dicho, los pilares son el amor y la quietud. Si mantenemos un amor desde el alma que nos llene y nos dé confianza y permitimos que los únicos pensamientos que lleguen a nosotros sean de fe, de la seguridad de que lo vamos a lograr, no necesitaremos nada más para crearlo. Aunque puede que tardemos más tiempo.

Visualizar es crear, a través de nuestra mente, lo que nuestro corazón desea y lo que nuestra alma nos susurra.

#anayany
#CuidaDeLosQueCuidan
#amorinfinito
#vidafeliz

LA EXPERIENCIA DEL SER CUIDADO

Lo que yo quiero expresar en este escrito es la importancia que tiene salir de la coraza, quitarse la máscara y aceptar que los otros nos vean tal y como somos: seres humanos imperfectamente perfectos.

Hay personas que, por endurecimiento de su carácter o por experiencias de la vida, no se dejan cuidar. Estas personas consideran que pueden hacerlo todo solas, que no necesitan a nadie y que son su propio hombro sobre el que llorar, si es que necesitan alguno, lo cual no quieren admitir.

A esas personas, en caso de que no hayan hecho un gran trabajo de autoconocimiento y crecimiento personal, les cuesta permitirse ser cuidadas. Por eso nunca serán cuidadoras conscientes, porque creen que nos tienen que cuidar a los demás sin cuidarse ellas. Y todos somos a diario cuidados y cuidadores.

La relación que hay entre la persona cuidada y su cuidador debe ser una relación consciente, desde la fragilidad de una de las partes, dependiendo del día. Fragilidad física, pero también, en algunos casos, psicológica, emocional y a veces espiritual.

Pero el término frágil ha acabado teniendo unas connotaciones muy negativas, que le han dado esas personas que no se quieren dejar cuidar.

La fragilidad simplemente es una situación positiva. Para mi significa apertura, mostrar en verdad quién eres, sin tener que protegerte con falsas identidades para que no te hagan daño. Significa abrir el corazón. De la fragilidad nacen siempre siempre las mejores creaciones y una de ellas, maravillosa, es la relación entre un cuidador y la persona cuidada.

Cuando el ser cuidado abre su corazón con fragilidad, es posible que el cuidador, por reflejo y por espejo, abra su corazón también para responder al amor, que emana de la sencillez que resulta cuando nos salimos del personaje. Por eso sé que existe también el sentido contrario en el viaje.

Si ambos lados de la moneda, el cuidado y el cuidador, abren su corazón al mismo tiempo y se muestran tal y como son, también con momentos frágiles, ahí es donde sucede la auténtica magia.

En los momentos difíciles es cuando se puede ver si ambos nos permitimos ser quienes somos, nosotros mismos.

La sinceridad también es importante en una relación de cuidador y cuidado. La persona cuidada, cuando comunica de una forma u otra cuántas atenciones necesita y de qué clase, en qué tiempos y con qué estado de ánimo, está siendo sincera. La persona que cuida, cuando ama al ser cuidado y expresa con caricias, con abrazos, con atenciones o con palabras cuanto tiene para darle, está siendo sincera.

En caso de que uno de los dos no lo logre comprender desde el corazón y solo lo haga desde la mente, algo no está siendo sincero.

Una persona, cuando es cuidada de un modo positivo, pleno y desde el absoluto amor, siente ese amor y esas atenciones muy hondo dentro de su alma; y las multiplica, enviándole al cuidador muchísimo más amor en respuesta.

Los seres humanos nunca olvidamos a las personas que nos cuidaron sinceramente, no porque necesitasen demostrar que eran buenas personas o que sintiesen lástima de nosotros, sino porque nos respetaban y admiraban como otra persona tan válida como lo son ellos. Nunca las olvidamos porque eso ha marcado nuestras vidas, quienes somos.

Sentirse cuidado desde el absoluto amor es una experiencia transformadora porque se vuelve algo muy personal.

Para mí la experiencia de ser cuidada se basa en ser comprendida y en ser aceptada. Se basa en que el cuidador comprenda en un nivel profundo aquello que estamos pasando, lo que estamos sintiendo, pensando y lo que necesitamos. Y en la aceptación de entender que nuestras circunstancias son nuestras, pero no somos así por ellas, y que somos un ser humano lleno de amor que también tiene defectos, aparte de la naturaleza de su condición, y virtudes debido a ello.

Ser cuidado es ser amado y es amar, es ser comprendido y es comprender, es ser aceptado y es aceptar.

Cuidar y ser cuidado es vivir.

#anayany
#amorinfinito
#vidafeliz
#diamundialdelcuidador
#cuidadoras

EL AMOR VENCE A TODO

El amor es siempre la respuesta.

Todas las preguntas que nos hacemos, tienen su raíz en la base de todo: el AMOR.

Cualquier duda que tengamos puede ser respondida si la enfocamos desde el amor.

Cuando no sabemos que hacer, lo que nos aclara las dudas de un modo más eficaz es la respuesta a la cuestión “¿Qué haría desde el amor en esta situación?

Esa es la pregunta que todo el Mundo debería hacerse en cada cruce de caminos de sus vidas.

Cuando nos relajamos, dejamos la mente en blanco y nos trasladamos a ese lugar en el centro de nosotros mismos, donde no existe el temor, donde el espacio que hay es seguro, donde algo más grande que nosotros mismos nos guía, y soltamos la necesidad de controlarlo todo, suceden los milagros y la sincronicidad puede darse.

Michelle Nielsen, en su libro “Creando a Matisse”, cuenta que, cuando necesita una señal de que el Universo está gestionando su petición y de que algo con más fuerza basado en el amor está operando a través de ella, le pide a la vida que le envíe de algún modo una barra de labios. Esto funciona para ella como un recordatorio poderoso.

A veces cuando tengamos temor, fustigándonos dentro de nuestros corazones, esta puede ser una herramienta muy eficaz para entender que todo ocurre como debe ser y que vamos por el camino correcto (aunque en ocasiones no lo parezca).

Cada uno, si quiere, puede variar el símbolo. Puede ser desde un mensaje en una red social de una persona determinada hasta que entre un rayo espléndido de sol por la ventana en un día nublado.

Hoy un pájaro entró en nuestra terraza.

#anayany
#vidafeliz
#amorinfinito

DÍA DE MUERTOS

4 Abuelos, 8 Bisabuelos, 16 Tatarabuelos, 32 , 64 , 128 , 256 , 512 , 1,024 , 2,048 Tatarabuelos de distintas generaciones y para las 11 últimas generaciones fueron necesarios 4,094 Ancestros.

Todo esto en aproximadamente 300 años antes de que naciéramos.

Detengámonos un momento y pensemos…

Cuánto de su fuerza para sobrevivir tenemos dentro de nosotros para que hoy estemos aquí, vivos.

Solo existimos gracias a todo lo que cada uno de ellos pasó.

Es nuestro deber honrar a nuestros antepasados.

GRATITUD Y AMOR a todos nuestros ancestros, porque sin ellos cada uno de nosotros no tendríamos la felicidad de conocer este Mundo y la oportunidad de vivir el propósito con el que hemos venido a esta vida. GRACIAS FAMILIA.

Nuestra primera ofrenda para vosotros, nuestros antepasados, porque aunque estemos lejos de vuestra tierra, os recordamos.

#anayany
#amorinfinito
#DíadeMuertos

LAS TRES PATAS DE UN BANCO

Por Any Pascual.

Hay cosas que, por mucho que algunas personas no lo quieran reconocer, no se pueden hacer siempre por uno mismo.

Y hay otras cosas que es mejor compartirlas, porque el resultado de un esfuerzo colaborativo siempre es mayor que la suma de sus partes.

Cuando nos enfrascamos en un proyecto que supone un reto, es vital tener personas a nuestro lado que nos acompañen, guíen y ayuden en el proceso.

Todos nosotros tenemos unas habilidades en específico, en las que somos talentosos, y otras que flaquean.

Por ello también, en los equipos es importante que, teniendo todos la meta clara y una actitud positiva para llegar a ella, haya personas con diferentes maneras de pensar y dones, para así poder complementarse.

El agua, por ejemplo, el líquido vital para la vida, se compone de oxígeno e hidrógeno. Son dos componentes en diferentes proporciones que, unidos y colaborando, generan algo mayor que ellos mismos. Sin una de las partes, el agua sería algo diferente a lo que es, y con más añadidos se vuelve ligeramente distinta, con otras cualidades.

Hay que saber valorar que, aunque todos estemos hechos de lo mismo, existen bellas diferencias entre nosotros, que nos permiten ser quienes somos y crear cosas diferentes para el Mundo.

Yo soy una persona muy tranquila, que desea hacer las cosas bien aunque eso implique tardar más tiempo del que habíamos esperado. Mi madre, por el contrario, es la que piensa en los aspectos prácticos, la que dice “ya está, así está bien” cuando yo añadiría muchos más detalles. Y mi padre es quien se ocupa de que el ambiente esté relajado y de que disfrutemos de lo que estamos haciendo, equilibrando mi perfeccionismo y la velocidad apresurada de mi madre.

Debido a eso, los tres hacemos un gran equipo y situaciones como las de hoy se pueden producir.

Donde antes no había nada, en unos pocos días se han creado cosas maravillosas que llenan mi corazón de amor, gracias al trabajo en equipo.

#anayany

#vidafeliz

#amorinfinito

#preparandodíademuertos

#EquipoAny

FILOSOFEANDO SOBRE AMOR Y DINERO

Por Any Pascual.

“El que se convierte en bestia se deshace del dolor de ser hombre.” Samuel Johnson.

El dinero es un mero símbolo, porque en realidad no hay nada que le corresponda. En sí, no tiene ningún valor: no se puede comer o beber, plantar, montar en él o dormir debajo.

En el momento en que nos preocupamos solo por tener dinero para alcanzar una simbólica felicidad, no seremos capaces de apreciar nuestra felicidad verdadera, la que procede de la conexión con nuestro interior feliz, amoroso y en paz.

El dinero es mucho más que un medio para lograr el fin de medirnos y competir, es un dispositivo aceptado en las sociedades con el cual podemos agrandar nuestra libertad y conseguir ayudar a los demás.

Por eso, cuando nos trabajamos interiormente al mismo tiempo que conseguimos un crecimiento económico, se puede comprender el motivo por el cual la felicidad surge de algo más profundo que el dinero. Lo que resuelve los problemas es el amor (que a veces, sí, se manifiesta en forma de dinero, además de en infinitas posibilidades más), y debemos ver compasivamente que muchos caen en el error de pensar que la razón de no ser felices es solo que todavía no tienen suficiente.

Cuando somos capaces de ver el valor real del dinero, es cuando somos realmente libres para determinar nuestra actitud frente a él, frente a las diferentes maneras de obtenerlo e intercambiarlo.

Las personas, cuando nos encontramos con la consciencia situada en un nivel de supervivencia, queremos dinero para tener todas esas cosas que la sociedad nos dice que son importantes y que supuestamente nos harán felices. Mucha gente que ya ha pasado largas décadas intentando alcanzar todo esto sabe que hay bastante más detrás de esa perspectiva, y mucho más detrás de lo que el sistema nos dice y quiere que creamos, que si bien no es falaz por completo, sí una parte de la verdad, fragmentada, aislada y separada de la totalidad. Simplemente forma parte de nuestra conciencia distorsionada de lo que en realidad nos da poder, éxito y riqueza: Amar.

En ciertos momentos, con la consciencia en ese mismo estado, también pensamos que el dinero es una forma de resolver nuestros problemas y hacer que desaparezcan permanentemente para no volver a “molestarnos”. Pero aunque deseemos eso y se alejen de nosotros una temporada, pese a que nos anestesiemos con la televisión, con el dinero o con otras adicciones físicas y mentales, nuestros problemas seguirán ahí, esperando, aguardando una nueva ocasión causada por algún acontecimiento para mostrarnos claramente lo que no queremos afrontar para medrar.

El dinero solamente resuelve los problemas cuando el amor lo guía, cuando el amor lo motiva. En nuestro interior están todas las respuestas, todas las soluciones y la absoluta plenitud que anhelamos. Somos puro amor.

El dinero es el medio. El amor es el origen y el fin. El amor es lo que consigue abundancia material.

Si nos diésemos cuenta de esto y actuáramos en consecuencia, el dinero se “limpiaría” socialmente y sería amado.

Yo siempre me alegro por un trabajo bien hecho, que refleje mi amor en sus diferentes formas y aspectos; por encontrarme con un amigo en un ambiente de amistad verdadera; por ver todos los días de nuevo el amanecer o el atardecer, especialmente cuando el cielo es rojo, con nubes maravillosas como las de hoy, y por ver como cada noche nos regala una fase la Luna; por una sonrisa sentida y un abrazo consciente; por un beso cariñoso; por los silencios cómodos y por las conversaciones atentas…

En definitiva, por vivir y por el milagro amoroso que supone la existencia.

Ese sentimiento puro e interno se encuentra exclusivamente asociado al dinero cuando este se genera mediante un acto de amor real. Por ejemplo, nos recompensarán con un cheque de la cantidad justa para irnos de viaje con nuestra mejor amiga o para editar la primera tirada de un libro que amamos escribir, cuando pidamos y visualicemos ese cheque amorosamente asociándolo a los mismos sentimientos que tenemos por esa persona o por escribir ese libro, o por meditar o pasear por la naturaleza…

Mi foco está siempre puesto en el amor o en alguna de sus manifestaciones concretas, como la creatividad al escribir y la dicha al compartir.

El dinero es absolutamente genial cuando eso es así. Se vuelve un instrumento para el alma.

Sufrir por obtener más dinero, o más de cualquier cosa, es innecesario cuando lo tienes todo en tu interior. En tu alma, cuentas con recursos suficientes para vivir amando. Tú decides qué deseas. Sufrir o amar.

El dinero fue y todavía es literalmente sagrado. Los primeros mercados eran mercados sagrados, los primeros bancos eran los templos, los primeros en acuñar dinero fueron sacerdotes o reyes. Las primeras monedas fueron acuñadas y distribuidas por los templos porque eran medallones inscritos con la imagen de su Dios y encarnaban su poder protector. Y había una demanda, no porque con ellas se pudieran comprar cosas, sino porque eran populares y podían ser intercambiadas por otras cosas.

Más allá de su utilidad como medio de intercambio, el dinero se ha convertido hoy en día en la manera más usada por la humanidad para intentar acumular Poder en vez de utilizarlo para Ayudar, Amar y hacer florecer nuestra Alma.

Antes se confiaba en que Dios ayudaba, ahora, en esta sociedad actual laica, algunos piensan que la ayuda va a venir del dinero, cuando en realidad la ayuda viene de mucho más allá y se nos transmite, entre otras formas, mediante dinero, si lo pedimos con amor. No olvidemos nunca que la verdadera libertad está en nuestro interior.

La tendencia al excesivo materialismo se puede revertir volviendo a pensar con una Mente Universal y sintiendo con el alma.

Las posesiones solo llegan si van a servir de ayuda, y si las amas realmente, desde tu corazón. La verdadera justicia económica está basada en la compasión, y en la sabiduría que hay en saber que las personas tenemos diferentes capacidades, también económicas. Hay personas sabias y amables en todas las condiciones, ricos, clase media y pobres. El dinero en sí mismo no hace mejor persona a nadie, tampoco peor.

SEAMOS REALES. AUTÉNTICOS.

La transformación personal que sucede cuando hacemos el esfuerzo por querer ayudar a los demás, es la verdadera recompensa, el dinero viene después, cuando soltamos el miedo a tenerlo y a que nos falte.

Nuestra naturaleza esencial no mejora ni empeora con el dinero que viene y va.

Cuando vivimos desde el amor es cuando nos damos cuenta de que no hay nada que obtener ni nada que perder, sino mucho para dar, mucho que compartir con el mundo. Después, lo recibiremos multiplicado, de modo que nuestras necesidades corpóreas, terrenales, emocionales, mentales, energéticas y espirituales estarán cubiertas y contemos con más recursos “sobrantes” para dar en mayor medida aún, amando poder dar todo eso a las personas y al planeta. De este modo, generaremos abundancia para nosotros y para todos. Y esto nos hará aún más libres.

Para muchas personas conscientes con mucho dinero, el valor del mismo se vincula estrechamente a su capacidad de ayudar amando y creando amor y abundancia, de manera que saben perfectamente lo que hacer con él para tener más y así ayudar más, con altruismo y compasión, debido a que ellos tienen todo lo que desean en ese plano, en la materia.

Demos el primer paso en el camino correcto. Debemos tomar las riendas de nuestras vidas y de nuestra economía. Gracias a todos los avances con los que vivimos podemos formarnos fácilmente en Educación Financiera. Se trata de aprender a beneficiarnos y a ayudar todos a todos, en una mezcla de filosofía de vida, economía y espiritualidad.

Para empezar tenemos que ser conscientes de que debemos cambiar hacia un Nuevo Sistema Económico.

Ya es hora de tomar el control de nuestras vidas, también en la parte económica permitiendo que también ahí nos dirija el Amor.

#anayany
#amorydinero
#vidafeliz
#amorinfinito