CAMBIEMOS EL MUNDO

No todo es como nos gustaría.

Por eso nosotras confiamos en la atención plena para superar los obstáculos de la vida de una forma pacífica, sin necesidad de intervenir en acciones concretas, sino impactando con nuestro estilo de vida en todo lo que nos rodea.

Porque hoy probablemente tampoco vayamos a “arreglar” el Mundo pero…

A lo largo de la vida hay muchas cosas que debemos dejar pasar, siempre que seamos consciente de por qué lo hacemos y mantengamos el foco.

El “dejar pasar” nosotras lo entendemos como centrarse en nuestros objetivos vitales y permitir que algunas cosas ocurran sin más, sin nuestra intervención.

Para ello es necesario la paciencia, para no arremeter continua y bruscamente contra aquello que necesita tiempo y otros actores para ser cambiado.

El silencio contemplativo, la confianza en nosotras mismas y una dosis importante de paciencia y humildad nos ayudan a mantener nuestro objetivo claro y a no desviarnos en el camino.

Hemos decidido, hace ya tiempo, tras haber pasado por una época de lucha continua con malos resultados, hacer frente a las dificultades de la vida desde una posición más compasiva y comprometida, sin escondernos tras la coraza de la ira, el miedo o el odio.

Hoy en día tenemos claro que para cambiar no se trata de ir por ahí luchando para salvar el Mundo, ni de todo lo opuesto, disimular la realidad y hacer la vista gorda, negándola, mirando hacia otro lado o tapándola, evitando entrar en situaciones de dificultad o sensibilidad social.

Para nosotras se trata de ser realistas, olvidar rápida y contundentemente aquellas cosas que nos duelen pero no están en nuestras manos cambiar y seguir adelante con nuestros objetivos.

Pasar de ciertas cosas puede ser confundido con falta de implicación, egoísmo, falta de interés… cuando en realidad simplemente surge de ser conscientes de que no podemos tomar un rol activo en todas las causas.

Si queremos ser el cambio que queremos ver en el Mundo, y si queremos ayudar a crear un Mundo mejor, somos conscientes de que tenemos que empezar por nosotras mismas, adquiriendo responsabilidad individual en nuestros actos y respeto por el otro.

Cuando vivimos en sociedad sabemos que existen unas normas para evitar los problemas, y esas normas son tan genéricas que parte de la población siempre se verá perjudicada por ellas, mientras los otros se benefician.

Intentar cambiar el Sistema, el Mundo, desde la lucha constante de forma individual afecta de forma muy negativa a nuestro estado físico, emocional y dificulta la consecución de nuestros objetivos vitales.

Por eso nosotras apoyamos el cambio no con actos puntuales, sino con nuestras decisiones vitales.

Confiamos en un cambio pacífico desde los actos y las acciones diarias.

Aprendamos a “dejar pasar” algunas cosas y a influir pacífica y colectivamente en otras.

Así entre todos cambiaremos el Mundo.

#anayany
#vidafeliz
#amorinfinito
#antifragilidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *