ELIMINEMOS LOS DESEOS DE NUESTRA MENTE Y TOMEMOS ACCIÓN

“Solo es inmensamente rico aquel que sabe limitar sus deseos.” Voltaire

Lo más normal es que nos queramos liberar del dolor o del miedo. Pero parece un signo de escasez o extraño limitar nuestros deseos, sin darnos cuenta que el poder viene del hacer y el problema del desear.

No le demos supremacía al ego en nuestras vidas. Desde el ego siempre deseamos más y más…

El ego es básicamente “lo que creemos, pensamos que somos”: ”yo soy…” Sin darnos cuenta que no “somos” lo que pensamos. Es solo una ilusión de nuestra identidad.

Despertemos.

La mente egoíca está dominada por el pasado y se identifica fundamentalmente con las cosas: “mi” coche, “mi” marido, “mi” hijo, “mi” casa… y claro cuando desaparece algo de esto, nos venimos abajo. Nuestra cultura premia esas identificaciones, en eso se basa la sociedad de consumo.

Toda manifestación del tipo “ has visto lo que soy/tengo/opinan/gano/quiero/me quieren…” son manifestaciones de ego pues identifican el SER con algo externo a nosotros, en términos de los inexistentes “bueno” o “malo”.

Claro que alguien puede decir: “Mi problema no es de ego, mi problema es de …” Ese es el que más padece de ego, simplemente habla desde la infelicidad y eso es egoico total. Cuando estamos en el ego consideramos que somos felices cuando las cosas del mundo exterior se alinean con las ideas que nos hacen infelices: “si tuviera `x´ sería feliz” o “si no fuera por lo que me pasó”… No tiene por qué ser algo material, puede ser una idea mental. Por ejemplo toda comparación es egoica, por eso compararnos hace daño.

Si logramos despertar no solucionaremos la situación o problemas que vivimos, pero por lo menos no nos causarán sufrimiento y podremos trabajar en el camino correcto.

Quien es consciente puede ser feliz por encima de las circunstancias.

Trabajemos la consciencia dándonos cuenta de que existe el apego y de que continuamente alimentamos nuestro ego. Ese será el primer paso para despertar. Si somos más o menos felices en nuestra vida, vamos por el camino correcto, si todavía prevalece el “pero…” o la queja, debemos seguir trabajándonos.

El ego está en todo deseo. Cuanto más se desea, más se adquiere, y a efectos del ego, más se es. Por eso el deseo, todos los deseos, no tienen fin, siempre se quiere más y más y más…

La estructura del ego es todo, todo y todo. Aparecen conceptos como: “yo” “mío”, “más que”, “quiero”, “necesito”, “no es suficiente” o los similares “¡Cómo te atreves!”, “¡Esto es indignante!”, “ Tengo razón”, “Yo lo sé”, “Esto no se hace”, etc.

Hasta que reconozcamos en nosotros estos problemas y seamos capaces de frenarlos, la idea de la felicidad verdadera será imposible.

Trabajemos en hacer consciente al ego inconsciente para rehuirlo.

#anayany
#vidafeliz
#amorinfinito

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *