¡FELIZ ANIVERSARIO!

Tenemos tanto miedo a amar y a dejarnos querer, miedo a confiar, a entregarnos totalmente…

La idea del amor romántico, de la vida color de rosa, en donde no hay ningún problema, todo es felicidad, y el amor se presupone, por el simple hecho del compromiso, es simplemente un síntoma del amor inmaduro, en donde se idealiza la vida en pareja, y si no ponemos los pies en la tierra pronto, al final provoca frustración y desencanto y la salida más frecuente es la ruptura.

Si queremos tener una relación saludable y duradera alimentémosla y cuidémosla sobre la base de la amistad, el afecto y la intimidad. Cuando elegimos una pareja para estar juntos siempre, debemos de ser conscientes de que conlleva un gran trabajo mantener un amor apasionado, pero sereno, sin enloquecer y sin ser vulnerables. Nos deben de unir cosas como el sentido de la amistad y del humor, la pasión, la comunicación, la alegría de que el otro exista, los proyectos en común, el compañerismo, la confianza mutua, , la certeza de que la otra persona nunca nos hará daño intencionadamente y de que su dolor nos duele, porque hay ternura entre ambos y existe una complicidad y proyectos en común.

Dejemos a un lado la idea de que la otra persona va a satisfacer nuestras necesidades. Es una persona como nosotros, ni perfecta ni ideal, y debemos aceptar las diferencias y negociar los desacuerdos.

El amor de pareja es un amor complejo, en el que además de compartir afinidades, respeto y valoración, debe existir atracción física y deseo, expresión de afectos, comunicación abierta y constante cambio.

La intimidad en la pareja parte de un conocimiento completo de uno mismo, porque no se puede ser dos si no se es uno. La buena relación con uno mismo precede a la buena relación con la pareja. Puro Tantra. Así todo fluye en la misma dirección.

Pero una vida en pareja además se debe sustentar en una buena comunicación, en saber escuchar al otro, validarlo y tolerar sus diferencias sin que ello implique sentirse atacado. Hablar de los dos, de los recuerdos y proyectos; compartir gustos, necesidades y temores; hablar de la historia personal, de la niñez y compartirla; soñar juntos, poder reír y disfrutar.

Debemos saber mantener vivo el amor de pareja cuando nos tocamos, besamos y abrazamos. La relación conyugal es una expresión de nuestras emociones. Se transmite amor, se comunica ternura, es posible mostrarse vulnerable, pedir ayuda, expresar miedos sin sentirse juzgado, reírse, divertirse, abrazarse y desearse. Disfrutar de la compañía de la otra persona al tocarla, abrazarla y besarla. Debemos expresar emociones y necesidades afectivas, en la intimidad y con complicidad.

Fomentemos dentro de la relación la comunicación, la capacidad de dar y recibir afecto y placer, desde una actitud relajada y sin expectativas, sólo dejándonos ir y expresando el sentimiento amoroso profundo, las caricias, las sensaciones, los deseos, permitamos que nazca la intimidad, escuchémonos, hablemos, sonriamos, con humor, sin miedo a dejarse amar, solo hay que soltarse… confiar.

Manu, no solo te amo, sino que te estoy amando, porque los dos sabemos que el amor es una construcción que nunca termina. Gracias por compartir esta vida conmigo. Feliz Aniversario de Boda, ¡¡¡y a por otros 19 añitos más!!!

#anayany

#amorinfinito

#hoyesnuestroaniversario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *