IR HACIA ATRÁS A VECES ES POSITIVO

“El único gran secreto para una vida sana radica en la práctica de movimiento correcto” Hua Tuo.

Caminar hacia atrás es una práctica muy común en los parques de China y Japón. Ellos saben que si trabajan la zona delantera, yin, y la zona trasera, yang, están ofreciendo un equilibrio a todo el cuerpo.

Caminar hacia atrás tiene muchos beneficios.

Activa zonas que no se activan caminando hacia adelante. Con ello fortalecemos el cuerpo y aumentamos la capacidad de soporte de la rodilla y, al ser diferente la pisada, evitamos el impacto de los talones contra el suelo. También ayuda a corregir las malas posturas, como resultado de caminar hacia adelante, así como evitar ir jorobados.

Además ofrece beneficios cardiovasculares y quema calorías en menor tiempo, ya que caminar de espaldas aumenta la frecuencia cardíaca, más que caminando hacia adelante al mismo ritmo.

También aumenta la concentración. Requiere atención total a los movimientos de nuestro cuerpo. Nos obliga a ser conscientes del presente para evitar caernos. Caminar hacia adelante, resulta tan sencillo que, nos permite seguir pensando en nuestras responsabilidades y problemas todo nuestro camino. Mientras que al caminar hacia atrás debemos mantener el equilibrio y coordinar y equilibrar nuestros movimientos. De igual modo caminando hacia atrás mejoramos la propiocepción.

Ayuda a prevenir el lumbago. Caminar hacia atrás, pisando fuerte con los talones, activa el qi de los meridianos de la zona dorsal del cuerpo y la circulación sanguínea.

Y ahora, en veranito, recordar a todos los padres de niños con algún tipo de problema en el caminar el gran valor de caminar hacia atrás en la arena. Ya sea que caminen con apoyo o que caminen libremente, ¡caminar hacia atrás es el ejercicio activo perfecto para ellos! Un niño con problemas en la marcha tiende a usar el “árbol que cae” para tomar impulso, debido a que el niño no puede controlar la transferencia de peso a través del pie y el tobillo y simplemente deja que la parte superior del cuerpo caiga hacia adelante y luego mueve los pies. Esta no es la secuencia correcta de activación para caminar. Al caminar hacia atrás, esto no es posible. El niño primero debe levantar el pie, transferir el peso a la pierna, tratar de obtener la separación del pie y la activación simultánea de la columna vertebral del paso y así la coordinación extremidad-tronco va en la secuencia correcta. Si el niño puede caminar hacia atrás solo, o si necesita un poco de apoyo de una o dos manos, caminar descalzo hacia atrás sobre la arena o el césped si no hay playa, es el mejor ejercicio de verano. Para los niños que necesitan apoyo, deberíamos variar el apoyo, a veces de dos manos, a veces de una mano, desde la derecha o la izquierda.

Son actividades fáciles, baratas y pueden fortalecer nuestra salud y ayudarnos a mejorar nuestra vida.

#anayany
#vidasaludable
#caminarhaciaatrás

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *