¡JUGANDO AL CASHFLOW VITUAL!

“En una hora de juego se puede descubrir más acerca de una persona que en un año de conversación” Platón.

Nos encantan los juegos de mesa.

Pero sin duda al que más hemos jugado desde que Any era pequeña es el CashFlow. 

Este año nos hemos actualizado y hemos adquirido una versión nueva que agiliza nuestro juego y dinamiza las partidas.

¡Y AYER TUVIMOS LA OPORTUNIDAD DE JUGAR VIRTUALMENTE! Con Jose Askoy, Laura Meyer y Franca Cedrón. Fue un placer aprender de los mejores y comprobar que ni océanos ni idiomas nos pueden alejar de las personas.

Fue muy divertido tener un Facilitador y no tener que hacer nada más que indicarle nuestras decisiones financieras. ¡Y Any salió de la Carrera de la Rata! Aunque no le dio tiempo a cumplir su sueño en el juego, así que seguiremos trabajando para lograrlo en la vida real (publicar su libro).

El mayor aprendizaje que realizamos ayer fue que: ¡Somos pequeños aprendices! Y lo mejor es jugar con grandes maestros para poder adquirir nuevas visiones y llevar todos esos nuevos aprendizajes a la vida real de una forma más eficaz. CashFlow es mucho más que un juego.

Fue diseñado por Kim Kiyosaki y Robert Kiyosaki, el autor de libros como “Padre rico, padre pobre”, “El cuadrante del flujo del dinero”, etc.

El juego consiste en invertir en distintos activos para obtener ingresos pasivos que te permitan salir de la Carrera de la Rata. En otras palabras, en que los ingresos que vienen por las inversiones sean suficientes para mantener tu nivel de vida y puedas prescindir de un sueldo por un trabajo si así lo deseas.

El objetivo por tanto del juego, y de nuestra libertad financiera, es que nuestros ingresos pasivos, los que provienen de las inversiones, cubran nuestros gastos. Por lo tanto, cuanto más bajos sean nuestros gastos, más fácil será conseguir la libertad financiera.

Si no eres bueno en contabilidad o con los números, no tienes de que preocuparte, el juego está pensado para que utilices conceptos contables casi sin darte cuenta, de una forma amigable. Es solo cuestión de sumar, restar y jugar unas cuantas veces.

En el juego hay que llevar un control de los ingresos y gastos. Se reparten al azar las hojas de profesión. Puede tocarte, por ejemplo ser médico, conserje, profesor, mecánico, gerente, etc. La profesión que te toque influirá en tus gastos, patrimonio y ganancias mensuales. Como médico cobrarás un sueldo más alto que como conserje, pero también tendrás muchos más gastos que un conserje, por el estilo de vida.

Hay que planificar las inversiones, no es lo mismo ser un médico que un mecánico, ya que necesitarás inversiones que den mayores ingresos si tus gastos son más elevados.

Es importante dotarse de un fondo de emergencias para cubrir los caprichos y la posibilidad de ser despedido. Hay dos casillas en el juego que pueden darse perfectamente en la vida real: quedarte sin ingresos (paro) o comprar cosas que no necesitas (caprichos). En la vida real nos suelen gustar los caprichos, pero en el juego, si pudiéramos, no los compraríamos (es obligatorio pagar por ellos). Lo aconsejable es tener un dinero siempre disponible para evitar sorpresas y vivir más tranquilamente.

Gastar menos es una buena idea. Hay profesiones donde se ingresa mucho dinero, pero donde también se gasta mucho. Pero en el juego como en la vida real, se ve claramente que tener pocos gastos ayuda a conseguir antes la libertad financiera.

Debes aprender a negociar. Te llegarán cartas y oportunidades que no te interesen, pero le puedan interesar al compañero. Negociar con él y que los dos os beneficiéis es algo que debes aprender a hacer. Hay que perder el miedo a negociar. Recuerda que el objetivo principal es salir de la Carrera de la Rata, por lo que una negociación en la que los dos ganéis y os acerquéis a vuestro objetivo es algo positivo.

Se puede ganar dinero bien comprando algo para venderlo más adelante a un precio superior (en el caso del juego son la Bolsa o bien Oro), o bien mantener ese activo (una propiedad inmobiliaria, un negocio…) y que genere flujo de dinero mensualmente.

Gestionaremos deuda buena y evitaremos la deuda mala. Utilizar dinero que nos presta el banco a un interés inferior que la rentabilidad que conseguimos, es una buena idea. Pero cuidado, porque si la inversión sale mal, tendrás que pagar al banco la deuda más los intereses.

Para ganar el juego debes ser financieramente libre, salir de la Carrera de la Rata, aumentando tus ingresos pasivos hasta superar tus gastos mensuales a través de la renta que cobras mes a mes por las propiedades que hayas adquirido para tal fin, o los negocios que te generen una entrada de dinero mensual sin que requiera de tu presencia. Pero ojo, no todos los negocios son buenos, tienes que evaluar y decidir cuál te conviene según tu situación financiera.

Nosotras somos felices jugando, aprendiendo, practicando y lo más importante…implementándolo después en la vida real.

¡A jugarrrrrrr!

#anayany

#amorinfinito

#vidafeliz

#RobertKiyosaki

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *