LA MÚSICA RELAJANTE NOS AYUDA DE MUCHAS FORMAS

Nosotras nos levantamos a diario, y mientras hacemos el saludo al sol, ponemos música que nos hace crear un ambiente positivo, relajado y feliz. Cantamos, meditamos y volvemos a cantar. Es un momento de terapia corporal y, para nuestro deleite, lleno emociones positivas.

También es maravilloso, por ejemplo, escuchar un concierto de André Rieu mientras hacemos la terapia motórica de Any. Nos emocionamos y nuestro cuerpo parece querer bailar al ritmo de la música. Nos da ritmo, alegría y relajación a ambas. El rendimiento que obtenemos creemos que es mayor ya que nos ayuda a concentrarnos, partiendo de un estado de serenidad.

Seamos conscientes de que la música nos ofrece la motivación adecuada para realizar ciertas tareas de una forma diferente.

La idea clave es la generación de estímulos en nuestro cerebro y nuestra consciencia. La música influye en nosotras día a día, en la forma que tenemos de experimentar emociones y de vivir la realidad que nos rodea. A nivel de consciencia, se trata de equilibrar los dos hemisferios del cerebro, combinando actividades que eviten la supremacía de nuestro lado dominante.

Nosotras buscamos el equilibrio con: una postura concreta o ejercicios para el cuerpo (yoga y ABR); una respiración adecuada (meditación), música relajante, alimentación consciente, etc. Todo nos ayuda a conseguir un equilibrio y un bienestar interior y exterior que libera nuestra energía vital.

Aumentemos nuestro estado de felicidad combinando actividades de la vida diaria con música y así podremos reforzar nuestro lado espiritual, la serenidad y la tranquilidad.

Ciertas melodías nos van a ayudar a relajar nuestra mente, a tranquilizarnos; otras pueden llegar a ayudar en nuestra salutogénesis (la música libera endorfinas, actúa como un auténtico analgésico para nuestro cuerpo; ayuda con la ansiedad, el estrés; calma la presión arterial y el ritmo de nuestro corazón; mejora el sueño)… Determinados estilos de música pueden incluso tener efectos saludables para mejorar las células del cuerpo y los tejidos que forman nuestros órganos.

Potenciemos nuestro autocontrol, nuestro ánimo positivo y creemos recuerdos felices a partir de una gran melodía que nos ayude a la relación con nuestro espíritu y a conseguir la serenidad y plenitud que necesitamos en nuestras vidas.

Escuchemos música procedente de sonidos de la naturaleza y a partir de instrumentos de muchos materiales diferentes con sonidos suaves, progresivos, cristalinos.

La música clásica es un canal maravilloso de relajación; el bolero también sirve para la meditación; la música que se basa sobre todo en sonidos de animales y de la naturaleza es muy íntima; las gaitas y las arpas de la música celta tienen toda una serie de melodías relajantes; y una buena balada rock puede ser tan positiva como la música tibetana que es discreta y nos servirá para desconectar la mente y llevarnos a lo más profundo de la meditación.

Elijamos una música para cada momento que nos ayude a crear un clima mágico y feliz, nos saque una sonrisa, una lágrima necesaria o nos invite a cantar como si estuviéramos en un concierto al aire libre.

#anayany
#músicaqueayuda
#amorinfinito
#vidafeliz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *