LA VIDA HAY QUE VIVIRLA CON KARMA

“La arrogancia dice: esto es absurdo. La experiencia dice: esto no puede ser. La razón dice: esto no es lógico. Pero el corazón solo dice una cosa: atrévete” Mario Alonso Puig.

Muchas cosas ocurren, y no podemos hacer nada por evitarlas.

Sin embargo también hay muchas cosas que podemos ayudar a que pasen, y ese es el verdadero camino. Cuando pasan lo hacen como consecuencia de haber tomado acción. Realmente, desde el primer momento tenemos que creer que van a pasar. Si no, nos estaríamos engañando a nosotros mismos. Accionamos para crearlas en el camino.

Por ejemplo, si la homeopatía no es más que “azúcar” ¿por qué se le ha caído solo uno de los pólipos nasales a Any? Lo que está claro es que para nosotras ES mucho más: nos informamos, formamos y accionamos para tener resultados, aunque a veces a parezcan increíbles para quienes no accionan.

Karma literalmente significa acción, nuestras acciones son la causa de lo que experimentamos.

Pero hay que darse cuenta de que hace referencia a “lo que hacemos con lo que nos ocurre” y no a lo que “nos ocurre”.

Es el conjunto de acciones que tomamos para decidir, o no, ser felices a pesar de las circunstancias, y no es producto de la casualidad sino de la causalidad.

No debemos jugar a ser dioses, pero sí hacer que las cosas sucedan.

Y saber que si nuestras acciones y pensamientos son negativos, y están desconectados de nuestras emociones, producirán sufrimiento.

Y si por el contrario nuestras acciones son compasivas, nobles, y existe una plena conexión mente-corazón, seremos mucho más felices.

Nada nos puede librar de padecer pérdidas, enfermedades, cambios dolorosos… pero cuando podemos aceptar lo que nos pasa estamos creando una cadena causal de bienestar y felicidad. Cuando reaccionamos negando o luchando, estamos generando una cadena causal de malestar y sufrimiento.

En la causalidad participan acciones físicas, verbales, emocionales y mentales.

Para el Dharma o ley de la naturaleza, las mentales son las más importantes, ya que configuran la Intención, el verdadero factor que determina la dirección de nuestros actos.

Como método de atracción nosotras muchas veces utilizamos la verbalización o la visualización.

Y está claro que, por mucho que trabajemos nuestra mente y visualicemos muy bien, si nosotras por ejemplo no le hacemos ABR a Any, es imposible que ella consiga tantos resultados a nivel físico.

Por eso trabajamos todos los campos a la vez.

El verdadero Karma es la acción positiva, y ella es la causa que nos genera resultados positivos en el presente y en el futuro.

El camino para poder generar una cadena causal feliz, para poder construir una vida virtuosa, es reducir al mínimo la reactividad de nuestra mente y mantener una intención saludable en nuestras acciones.

Entrenar nuestra mente para construir una existencia feliz, causalmente feliz, deliberadamente feliz, está en nuestras manos.

Os recomendamos ojear el libro “El Agua: Espejo de las Palabras” de Masaru Emoto donde expresa como “la confianza es la capacidad de aceptación” y donde se ve perfectamente el poder de la verbalización. Gracias por el regalo @DrTinao

#anayany
#amorinfinito
#vidafeliz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *