SER CUIDADORA CUIDADA

Los cuidados son mutuos entre los seres humanos.

Todos necesitamos cuidar y que nos cuiden. Por eso tenemos que ser conscientes de que cuando elegimos SER para cuidar, al mismo tiempo tenemos que SER para recibir cuidados: cuidarnos a nosotras mismas y dejar que nos cuiden. Seamos conscientes de que todos nacemos con necesidades de cuidado y todos somos capaces de cuidar.

Un buen día nuestras vidas tomaron un rumbo totalmente diferente cuando, de repente, nos hemos convertido sin esperarlo en cuidadoras a jornada completa: 24 horas, 365 días al año. Nuestras circunstancias vitales han dado un giro inesperado de un día para otro, sin manual de instrucciones y en compañía de nuestro SER amado. Reflexionemos. Ninguno de nosotros estamos libres de estar en uno u otro lado. Por eso TODOS debemos apoyar las necesidades vitales de las CUIDADORAS.

Cuidamos desde el amor infinito, aunque muchas veces, cuando se dan circunstancias especiales, nos alejamos, sin querer, de ese cuidado consciente y natural, y nos vemos sumergidas en el sufrimiento, al compartir con quien cuidamos situaciones difíciles. Por eso debemos a ser cuidadas al mismo tiempo que los cuidamos.

Las cuidadoras ayudamos y colaboramos más allá de lo físico. Damos el apoyo necesario para que el ser cuidado sea sí mismo, en su propia especificidad y singularidad, manteniendo su integridad independiente de su condición. De ahí la importancia de cuidar desde la esencia. Pero no nos olvidemos nunca de nosotras mismas.

No dejarnos cuidar y poner las necesidades de los demás siempre por delante de las nuestras es uno de los mayores problemas en estas circunstancias.

Cuando amamos, cuidamos, y cuando cuidamos, amamos. El cuidado forma parte del ethos, el modo de SER esencial del ser humano. Por eso el ethos que ama se completa con el ethos que cuida.

El proceso de cuidado no solo es el estar con, sino también el SER con, desde el respeto, la consideración, la gentileza, la atención, el amor, la solidaridad, la compasión… entre dos personas y mutuamente.

SER cuidada y SER cuidadora supone una relación íntima, amorosa y generosa entre dos seres.

Queremos unirnos durante toda esta semana a la celebración dedicada al cuidado y a las cuidadoras.

Any me cuida y yo la cuido a ella, y caminamos juntas. Y si necesitamos que nos ayuden lo pedimos y si nos quieren ayudar desde el amor, bienvenida sea la ayuda.

Gracias Papá por SER y ESTAR para cuidarnos a las dos.

Y gracias infinitas a todos los que nos ayudáis día a día.

#anayany

#amorinfinito

#vidafeliz

#diamundialdelcuidador

#cuidadoras

#cuidadofamiliar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *