Ser Sensibles

Hace tiempo que nosotras elegimos lo que necesitábamos para ser felices porque somos personas sensibles.

Somos muy emocionales y empáticas. Esto nos hace reflexionar continuamente y por eso hemos tenido que aprender a desconectar.

Any tiene una altísima sensibilidad y si no la controla se satura porque capta sutilezas y recibe mucha más información por diferentes canales que otras personas.

La luz, los sonidos, las texturas, los olores, etc. son diferentes a cómo lo percibimos los demás y esto supone un trabajo extra continuo. En esta situación ser capaz de parar y recuperar el silencio, la paz, cerrar los ojos y lograr la neutralidad es algo indispensable para poder tener una vida saludable.

Por eso nos encanta poder gestionar nuestra vida y ser libres, porque cuando tienes que acoplarte a situaciones que te resultan estresantes o agotadoras de por sí, la energía no se focaliza en las funciones vitales básicas, sino que tiene que pelear con esa situación de tensión y el cuerpo y la mente, en ese momento necesitan descargar de alguna forma tanta energía.

Ser muy sensible te permite disfrutar de cosas como la Naturaleza de una manera diferente, te permite ver la otra cara del ser humano y te acerca a tu interior de una forma maravillosa, pero mantener el aura limpia, la mente consciente y el corazón feliz es indispensable para gestionar bien esta condición de vida.

Ser Sensible es agotador si no lo controlas, pero es un “don” si lo sabes gestionar.

“Toda virtud tiene su sombra”. Elaine Aron.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *