SIN ÉTICA NO HAY PARAÍSO

Por Any Pascual.

Actualmente en secundaria a los jóvenes se nos intenta enseñar ética y valores con un libro de texto.

Para los que tuvieron esta idea, la ética se podía enseñar mediante palabras que incitaran al buen comportamiento.

Estos “valores” son solo un sustituto venido a menos de los auténticos valores, puesto que la ética difiere en muchos aspectos de otras materias que se puedan enseñar de forma académica, como las Matemáticas o la Física.

La ética que nos sirve a todos, y es como las gafas con las que miramos el mundo, no es una ética reducible a un libro de texto, sino la que se aprende (en lugar de enseñarse) mediante las interacciones con otros seres humanos y con el entorno: padres, maestros, amigos, naturaleza…

La ética se aprende teniendo una mente abierta y un corazón amplio y generoso.

No se trata de la moral, de lo que consideramos que está “bien” y lo que está “mal” como humanos que todavía no hemos descubierto que somos SERES más inteligentes de lo que parecemos, ni de normas, cumpliendo unos determinados estándares, ajustándose o restringiendo la vida a los parámetros populares. La ética se basa en el RESPETO y en la ACEPTACIÓN de todo lo que existe, incluidos nosotros, los otros y la Madre Tierra.

La ética para mí consiste en escuchar al corazón que nos susurra que todos somos iguales y que todo el mundo merece AMOR. Así actuaremos en consecuencia.

Yo puedo vivir feliz, en paz y desde el amor porque entiendo y valoro la ética. Si no RESPETAS a tus vecinos, al resto de seres vivos y a Pachamama, te estás faltando el respeto a ti mismo más que a los demás.

#anayany
#amorinfinito
#ética
#AnyPascual

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *