Soy cosmopolitamente espiritual

 

¿Es posible ser Cosmopolitamente Espiritual?

Yo creo que sí. Mi creencia se fundamenta en que yo lo soy. Voy a explicarme.

Yo soy una joven Cosmopolita, de grandes ciudades, que me atraen como un imán.

Y he nacido en la Generación Z , nativos tecnológicos.

Pero también soy un Ser Espiritual.

Las personas de Conciencia Elevada debemos adaptarnos a la Era de las Tecnologías, los Negocios  y las Ciudades .

En otras épocas, asociar Espiritualidad con misticismo, soledad…era lo normal, pero en el siglo XXI, las personas Espirituales no debemos ser “bichos raros”, sino adaptarnos a la época que nos ha tocado vivir, para poder ayudar realmente a los demás.

Negar la tecnología, el dinero y los avances en general, no te acerca más a la naturaleza, pero si te puede alejar más del hombre actual.

En la Ciudad puedes practicar meditación relajando tu respiración y haciéndola profunda. Hacer Reiki, Registros Akáshicos y utilizar el Poder de la Visualización. Comer vida, y beber tu comida. Llenarte de Energía.

Si estás viviendo en sociedad y te ves afectado por su ritmo trepidante, te recomiendo utilizar la regla de los 20 segundos: no permitas un pensamiento negativo más allá de los veinte segundos para que no se haga efectivo. Y, si por el contrario,  deseas algo mucho, piensa en ello más de veinte segundos seguidos (Raimon Samsó).

Pero no hay necesidad de ser un@  Peregrin@ Ermitaño para ser Espiritual.

Internet nos acerca de una manera que nunca antes había ocurrido y así puedes ayudar fácilmente a los demás.

YO SOY una persona Cosmopolitamente Espiritual.

¿Y TÚ?

Para terminar, algunas frases de Wayne Dyer para ayudar a las personas Cosmopólitamente Espirituales.

“No hay estrés en el mundo, sólo gente pensando pensamientos estresantes”.

“Tienes todo lo que necesitas para una completa paz y felicidad ahora mismo”.

“No siempre puedo controlar lo que ocurre en el exterior, pero puedo controlar lo que ocurre en el interior”.

“Una mente pacífica, una mente centrada y no focalizada en dañar a otros, es más fuerte que cualquier fuerza física del universo”.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *