APRENDIENDO DE LAS DIFICULTADES

Todos queremos tener una vida feliz.

Seamos o no conscientes de ello, casi todo lo que hacemos está motivado por este deseo.

Aunque la felicidad o el éxito cada uno lo puede buscar en un lugar: en el campo profesional, en el ambiente familiar, en la salud, en las relaciones, en el poder adquisitivo, en el crecimiento interior…Nosotras no renunciamos a nada.

Para nosotras el éxito vital consiste en el mágico equilibrio del TODO.

Por eso nos encanta lo extraordinario.

Abarquemos el TODO y no atraigamos la escasez, ni nos limitemos a intentar pertenecer al gran rebaño.

Si lo único que buscamos es una vida “normal”, se distorsionará nuestra capacidad de percibir claramente nuestra realidad, haciendo que respondamos a nuestro entorno y circunstancias de maneras que comprometen nuestra propia felicidad y nos llevarán a conformarnos con nuestra forma de vida. Todo por una falta de convicción en la dignidad y el potencial de nuestras propias vidas y de las vidas de los demás.

Por eso es importante el equilibrio entre fuerzas. Por eso debemos de cultivar mente, cuerpo y corazón.

La sabiduría nos permitirá elegir el tipo de respuesta y el curso de acción que nos conducirá a un cambio positivo.

El coraje nos dará la capacidad de enfrentarnos a situaciones y perseverar hasta lograr un avance.

La compasión hará expandirse y profundizar nuestra motivación al hacernos conscientes del sufrimiento de los demás, incluyendo a aquellos que están involucrados con nosotros en una situación difícil.

Si potenciamos todas nuestras capacidades podemos enfrentarnos directamente a nuestras circunstancias con confianza y creatividad.

Esto libera nuestras cualidades innatas de valentía, sabiduría y compasión, lo que nos permite encauzar la situación hacia el camino de la felicidad.

Los deseos, impulsos e ilusiones que surgen en ausencia del conocimiento conducen al sufrimiento. Y el deseo de escapar del sufrimiento hace erráticas nuestras acciones. Porque cuando esas acciones solo se basan en ilusiones y no en la realidad, podemos tomar decisiones equivocadas y agravar aún más nuestros problemas.

Convertir el veneno en medicina comienza por enfrentamos a las dificultades con la confianza que poseemos en nuestro interior, porque ahí está la fuente para empezar a superar los problemas.

Los problemas son problemas precisamente porque dudamos de nuestra capacidad para superarlos, pero cuando nos enfrentamos a los desafíos, cambiamos nuestro estado de vida y entonces transformamos nuestra forma de respuesta.

De esta confianza surge la capacidad para percibir claramente nuestras circunstancias y el coraje para enfrentar y luchar en medio de las dificultades.

Transformemos nuestras circunstancias de manera concreta y experimentemos una creciente sensación de libertad.

Transformemos hasta el peor de los males en un bien. No se trata simplemente de volver al punto de partida, sino de aprender de la experiencia que una vez pareció tan dolorosa.

Entonces podremos hablar de Empoderamiento.

Convirtamos las experiencias difíciles en oportunidades para profundizar en nuestra auto-comprensión, fortalecer y desarrollar nuestro coraje y compasión, crecer en vitalidad y sabiduría y, finalmente, lograr un estado de vida PLENO.

#anayany
#libertad
#empoderamiento

LA DUALIDAD DEL TODO

«Acepta tu lado oscuro, entendiendo que te ayudará a moverte con la luz. Conocer ambos lados de nuestras almas, nos ayuda a todos a avanzar en la vida y comprender que la perfección no existe »Martin R. Lemieux.

Todo lo que nos rodea se compone de dos fuerzas opuestas que se unifican equilibradamente para generar el movimiento necesario para el cambio.

Podemos resumirlo en el famoso Yin y Yang. El Yin simboliza lo oscuro, el agua, lo intuitivo y la capacidad de nutrir la vida, el Yang constituye el ímpetu, lo luminoso, la expansión y el fuego.

Y esta filosofía dualista puede aplicarse a todos los conceptos existentes: el día y la noche, lo masculino y lo femenino, la tierra y el cielo… lo opuesto se complementa y fluye para dar dinamismo y sentido a la vida.

A pesar de que todos lleguemos completos a este mundo, nuestra educación, el contexto y nosotros mismos decidimos elegir consciente o inconscientemente qué partes exponer a la luz y qué esconder, aunque todo puede cambiar en un momento dado.

El gran trabajo diario es buscar el equilibrio por mantener la armonía entre todas las fuerzas que confluyen en nosotros.

Para amar con madurez, por ejemplo, hay que amar también los claroscuros del otro, así nos complementamos como núcleo familiar, respetando a la otra parte, incluido lo que quizá nos guste menos. Bonita dualidad para practicar el equilibrio.

Lo que está claro es que para poder andar el camino de la felicidad debemos hallar ese punto donde lo emocional y lo racional se encuentren, un espacio propio de autoconocimiento, de aceptación y expansión.

Intentemos por tanto trabajar esas energías opuestas para crear un todo vital más equilibrado.

#anayany
#dualidad
#yinyyang