LITHA Y EL SOLSTICIO DE VERANO.

Por Any Pascual.

El mundo mágico de los Celtas se rige por la rueda del tiempo, que marca ocho momentos, ocho festividades, fundamentales para el desarrollo natural de la vida y de todo lo que existe. Estos rituales ancestrales llamados Sabbats (palabra que significa descansos, fiestas, y de la cual proviene el nombre del día Sábado) se relacionaban estrechamente con los cambios estacionales: los solsticios, equinoccios, las épocas de cosecha y siembra, de luz y oscuridad, de nacimiento y muerte, el crecimiento, la decadencia y el reposo de la naturaleza.  

Estos días, nosotras disfrutamos de Litha, la celebración del verano, que coincide con el solsticio. Representa el ciclo agrario centrado en los cereales, y es un momento de prosperidad y descanso. Por fin ha llegado el tiempo de recoger el fruto de lo que hemos sembrado a lo largo de nuestra existencia por eso estos días han sido festejados durante miles de años por diferentes culturas y civilizaciones. Y es que al conectar una vez más con la Madre Tierra nos damos cuenta de que estos días no solo son los más largos del año, sino que también son un regalo del Sol para nuestro planeta.

Durante el solsticio de verano, el Sol llega a su punto álgido en el cielo, y descansa por un rato (Solsticio quiere decir “Sol quieto”) para así renovar su luz y abundancia, su calidez y energía. En estos días, podemos experimentar sincronías, brotes de inspiración y creatividad, cambios y descubrimientos… Es la ocasión perfecta para alegrarnos al empezar a ver asomar los frutos de todo aquello que llevamos trabajando, tanto a nivel material, como emocional, como espiritual, como físico, desde el solsticio de invierno. 

Por eso, para permitir que la energía solar de esta enorme estrella impregne cada una de nuestras células, nos convertimos en receptoras limpias y equilibradas, en un canal armónico y bien preparado, a través de los baños de Sol y de una alimentación que, como siempre, limpia nuestro cuerpo de toxinas y la mente de energía negativa, depura los órganos y también pone a punto nuestros canales energéticos. Damos gracias al Sol por los alimentos que con su luz nos dan energía, pues nuestro cuerpo es el resultado de lo que comemos, de cómo lo comemos y de qué pensamos sobre lo que comemos. Celebramos el culto a la vida, a la exuberancia de lo que ahora crece y la alegría del fuego. 

Durante la festividad celta de Litha es el momento de compartir, de salir, de bendecir al sol, de disfrutar con los seres queridos, de la naturaleza. Los días son luminosos, la fuerza y belleza del Sol que lleva prosperidad a todo lo que existe. Representa el fin de la oscuridad, de la esterilidad y el comienzo de la época más fértil y luminosa, cuando se empieza de nuevo. Todo lo que evoque el poder de la naturaleza y el del Sol nos da energía positiva, la energía de Litha. 

Durante Litha, la diosa de la tierra se expresa y comparte, igual que las tierras y sus cosechas.  

Saludos también al Dios del Sol que se hace protagonista pues ha llegado el momento de su mayor fortaleza.

#anayany

#vidafeliz

#amorinfinito

#verano

#solsticiodeverano

#solsticio

#sol

#madretierra

#Naturaleza

#flores

#anypascual

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial

Si te gusta anayany.com, ¿por qué no te suscribes?

YouTube
Instagram
Twitter
Visit Us
SOCIALICON
Subscríbete