VIVIR DE CORAZÓN.

UN CUENTO por Any Pascual.

«Diamante».

«–La verdad de la vida, Tail, es que muchas personas van a usarte. Solo te quieren por el interés, y si quieres sobrevivir vas a tener que acostumbrarte. Si no lo entiendes y no sabes ver lo que pretenden, pueden manipularte. Aprovéchate de ello si puedes, pues hay mucho más que eso… Déjame expresarlo de otro modo. ¿Ves estas paredes, esta mina en la que todos crecimos? No solo las piedras son carbón, nosotros también lo somos. También somos parte de la tierra. Si alguien piensa que le vamos a beneficiar, agarra sus herramientas y los pica, nos hace daño, nos causa grietas y nos destroza. Después, utiliza nuestros trozos sobrantes para calentarse en las noches frías. Lo que no sabe es que nosotros también tenemos herramientas y podemos picar, formar, romper y utilizar a nuestro propio beneficio. Muchas relaciones son así, somos los carbones de alguien que nos utiliza.

Así es como funciona el mundo.

Pero, al igual que con el carbón, a veces puede haber algo más debajo de todo eso.

Cuando el carbón soporta condiciones adversas, se transforma. Cambia.Mejora.

Algunas veces, debajo de todo ese carbón que deja de ser útil en cuanto se consume en llamas, hay algo que no cede. Algo que permanece, algo que brilla y se ilumina gracias a las llamas en vez de dejarse consumir por ellas. Ese algo es fuerte, y puede doblegar a otros sin romperse, pero no lo necesita porque es más resistente que todo lo demás alrededor. Ese algo es poderoso, y por lo tanto muy ansiado y tremendamente protegido. Pero tampoco lo necesita, porque es puro, y por mucho que lo moldeen las circunstancias, jamás dejará de ser como es. A veces se esconde en los lugares más insospechados, a veces se esconde y se cubre con varias capas oscuras para mezclarse con sus compañeros carbones. Pero al final siempre acaba mostrando su fortaleza.

¿Sabes por qué? Porque no se doblega ante los picos y las palas de la vida.

Porque al arrancarle esas capas superficiales le están haciendo un favor. Están dejando que su verdadero ser reciba luz. Están ayudándole a ser sincero consigo mismo y con los demás. De vez en cuando, ello tiene que romper las herramientas para que eso ocurra, pero normalmente su belleza habla por sí misma y todos en la mina reconocen que han encontrado algo valioso. Y agradece a los picos y las palas por ayudarle a ser quien es y por ayudarles a ellos a entender, porque saben que sin esos retos, sin esos obstáculos, incluso sin esos problemas, sin esas relaciones, razones o circunstancias, nadie, ni siquiera ese algo, hubiera descubierto su verdadero valor.

Y luego, con el paso de los años, eso puede ser pulido y perfeccionado según los estándares de los picos y las palas. Incluso puede ser adorado y valorado. Quizá incluso sea una joya, reconocida y respetada, que puede mostrarse de muchas maneras, siempre iluminando y embelleciendo su entorno. Pero lo más importante es que eso nunca pierde la perspectiva, y se acuerda de los picos y las palas que ya no pueden hacerle daño, y se acuerda de cuando era más pequeño y menos exitoso que ahora, y se acuerda de cuando ni siquiera pudo pensar que volvería a brillar entre todas esas capas negras, y se acuerda de cuando la naturaleza todavía no le había dado la resistencia de la que ahora goza. Se acuerda de todo, y lo agradece todo, y no cambiaría nada de esas experiencias ni aunque pudiese, porque gracias a todo lo que ha pasado ha formado su gran, gran belleza y ese valor que se fomenta más en el amor propio que en lo que piensen los otros, esa fuerza que ya es innegable e inherente, esa resiliencia tan suya. Ese brillo propio que nadie le quitará jamás porque es quien es.

Esas, Tail, son las personas que merecen la pena y por las cuales estamos vivos: las personas diamante. ¿Y sabes lo mejor de todo esto? Toda pieza de carbón tiene esa posibilidad. Cualquier persona puede ser un diamante. Todos tenemos ese espíritu dentro, en lo más profundo.Simplemente, como el carbón, la mayoría de nosotros necesitamos vernos espoleados por las más duras de nuestras circunstancias para saber que somos diamantes, y un poco de humildad para ser amables con todos.

Y todos, incluso los que son diamantes desde el principio de los tiempos, necesitamos impulso para compartir nuestro verdadero ser con los demás. Al fin y al cabo, para eso se inventaron nuestros picos y las palas… ¿No crees?».

Any Pascual.

Aprendizaje: Descubre tu brillo interior.

PARA NOSOTRAS VIVIR ES CRECER

“Cada vida y experiencia personal es un microuniverso“. Richard Buckminster Fuller.

LA DEMOCRACIA DEL CORAZÓN.

“El que mira hacia fuera sueña, el que mira hacia dentro despierta del sueño”.

Carl Gustav Jung.

Para nosotras saber cómo relacionarnos con el resto de la naturaleza y sociedad es básico para ser felices independientemente de las circunstancias.

Somos conscientes de que la mayor parte de nuestras costumbres son el resultado de normas sociales que hemos adoptado más o menos conscientemente. De que cuando un grupo de personas nos ponemos de acuerdo con respecto a una opinión o una actitud, o también sobre una manera de actuar o manera de comportarnos, se manifiesta un consenso que dicta una norma. Pero también somos conscientes de que algunas de las normas sociales no rigen por un bien amoroso común, sino que tienen la función de preservar la armonía y supervivencia de la sociedad en general, no de los individuos en particular. Son el resultado de un consenso y por eso las aceptamos cuando nos relacionamos o vivimos en sociedad, ya que el estilo de vida actual, y nosotros individualmente como sus componentes, no asumimos la responsabilidad individual. Mientras que el ser humano no sea humano (espiritual, mental, emocional y físicamente) y no seamos capaces de ejercer un control propio sobre nosotros mismos y nuestra relación con los demás, alguien más vendrá y establecerá normas y leyes para todos según su criterio.

Para nosotras existen Leyes Universales, no creadas por poderes sino por el hombre, que son las que realmente nos enseñan cómo vivir como seres sociales, desde el amor, la empatía, la solidaridad, la compasión, la felicidad, el bien común, etc. Y por ellas nor regimos.

Nosotras no seguimos a la mayoría, no por rebeldía, sino porque nos hacemos responsables de nuestras vidas. La seguridad que a otros les da el seguir a la mayoría, a nosotras no nos aporta nada por nuestro estilo de vida. No seguimos a líderes de una dualidad u otra, decretamos que somos libres y así podemos rodearnos de felicidad independientemente de las circunstancias. Respetamos, entendemos, y seguimos nuestro camino aceptando, pero conscientes, despiertas. Escuchamos nuestra voz interior, que es para nosotras donde reside la verdadera sabiduría, y desde el amor disfrutamos de ser libres en nuestro estilo de vida diario y nos adaptamos cuando nos relacionamos socialmente. No jugamos a ser diosas, sino que nos empoderamos para vivir como humanas que somos, felices independientemente de las circunstancias.

Si camináramos desconectadas de nosotras mismas, sin darnos cuenta nos estarían desempoderando, como pasa con la mayor parte de la sociedad que no ve como ser felices con su realidad.

A todos nos educaron en la dualidad del bien y del mal. Todos hemos sido educados en el desencuentro de la sociedad, en la dualidad competitiva y en el falso empoderamiento de lo bueno es lo mío. Nos han educado según los criterios de lo que es correcto por el principio de autoridad con el que nos relacionamos: partido político, equipo de fútbol, religión, salud… Nos han entrenado para que confiemos más en lo que dice la autoridad que en nosotros mismos. Pero el principio de autoridad es de por sí dictatorial: el de los gobiernos, centros escolares, la economía, etc. Por eso es muy importante darse cuenta de que cuando lo oficial choca con la alternativa, son las autoridades en verdad las que chocan, no la realidad.

Nosotras valoramos más ser librepensadoras y aprendemos de las experiencias vivenciadas. La democracia interna del corazón consiste en ver que el otro te complementa. Por eso valoramos lo diferente y “la visión del águila” para ver todo desde una perspectiva más amplia. Nosotras no competimos por tener la razón, la verdad o lo material, colaboramos con la naturaleza por un bien común. Los seres humanos somos simplemente seres vivos, no dioses.

En un mundo ideal en el que las personas mirásemos empáticamente hacia los demás, día a día, respetando que todos somos diferentes, no sería necesario tratar a las masas como seres irracionales. Por supuesto que para convivir hace falta unos mínimos ineludibles, pero cada individuo sería responsable de su vida y de la de los demás como parte de un sistema comunitario. No se trata de defender una utopía, sino de despertar para dejar de vivir en la distopía actual. No serían necesarias tantas leyes, sino que cada individuo se responsabilizara de sus acciones diarias a favor de un crecimiento y bien común.

Estamos en el siglo XXI, ya es hora de darnos cuenta de que la especie humana puede abarcar muy diversas situaciones de muy diferentes maneras.

Nosotras elegimos ser libres viviendo desde la democracia de corazón.

Por eso una de nuestras herramientas básica para poder disfrutar de todo tipo de relaciones humanas es el Eneagrama.

ENEAGRAMA

Nos encanta ver a la gente medrar, y ver que cada vez somos más los que despertamos y vemos la vida desde la CONSCIENCIA. Por eso nos parece tan interesante el AUTOCONOCIMIENTO a través del ENEAGRAMA.

ENEAGRAMA por ANA&ANY

“Encantado de conocerme” de Borja Vilaseca

Una vez que sabemos quienes somos, nos conocemos suficiente a nosotros mismos y  somos conscientes de que en la neutralidad está la esencia, podemos profundizar más en el campo espiritual.

ENEAGRAMA ESPIRITUAL

INTELIGENCIA EMOCIONAL

“Educar las emociones es una llave de libertad para las personas” Elsa Punset

Ahora sabemos que cada emoción deja una huella en el cuerpo, que nuestra salud depende de una buena integración del cuerpo con la mente y que la felicidad tiene un impacto fortísimo en nuestra salud física, emocional y mental, en nuestra inteligencia, en nuestra creatividad…

¡Hay que ponerse manos a la obra para ser más felices!

Y en eso se basa la Inteligencia emocional.

NUESTROS POST SOBRE CRECIMIENTO PERSONAL