LEER

por Any Pascual

 “Aprender a leer es lo más importante que me ha pasado en la vida”. Mario Vargas Llosa.

Leer es más que pasar las hojas de un árbol, más que deslizar la vista por las páginas, más que descifrar los signos impresos en negro sobre blanco.

Leer es más que escribir un resumen para el colegio, más que recitar pasajes líricos de memoria para que el mundo se dé cuenta de cuán cultos somos.

Leer cambia la vida. Si no fuera así, ¿para qué habría tantas novelas en el mercado? ¿Por qué, entonces, existirían cientos, miles de escritores noveles cada año? ¿Por qué alguien leería?

Desde las cartas de amor de tu pareja del instituto, hasta un currículum de un empleado, pasando por la poesía (y la prosa poética), los libros de vocabulario para aprender idiomas, la autoayuda y las novelas de ciencia ficción o las históricas, cada frase que leemos nos influye, aunque no lo parezca.

En los tiempos actuales, con los nuevos medios de comunicación, la forma en la que leemos cambia. Y aun así, se sigue leyendo mucho. Seguro que si juntáramos los 140 caracteres de cada tweet que leemos a lo largo del año, nos daríamos cuenta de que para muchos de nosotros suman más que “La regenta”.

Pero hay algo que nunca va a cambiar, como no cambia la pintura o la danza. La lectura va a seguir ahí, por muchos audiolibros que se creen, por muchos vídeos de Youtube que se graben alrededor.

Y eso es porque leer no es algo mecánico, no es un procedimiento lógico. Leer es una experiencia. Leer es creativo. Leer es un modo de crear magia, de conectar con el Universo a través del enlace que se genera entre quien escribe y quien lo recibe.

Gracias a la lectura, incluso a la de libros de no ficción, nuestra mente se abre a nuevas perspectivas, a otras posibilidades, a opiniones distintas, a conexiones. A cambios, internos.

Cuando nos sentimos encerrados, leer nos hace ver el mundo desde una mentalidad diferente.

Por ejemplo, especialmente en esta situación global, el libro “Tú puedes sanar tu vida”, si le damos una oportunidad y estamos abiertos a sus mensajes, puede mejorarlo todo. Quizá no cambie lo que sale en las noticias…, lo que cambia es cómo nos afecta eso, y la forma en la que nos comportamos.

Para explicar el efecto que causa el libro preciso, la frase exacta, se necesitarían más palabras de las que cabrían en todas las páginas del mundo. 

Para empezar, la magia de un libro tiene su aliado en la imaginación. ¿Qué te viene a la mente cuando lees “te amo, amor”? Tiene nueve letras y una coma, pero en el momento correcto puede incluso salvar una vida.

Un libro puede necesitar más ayuda para enraizarse en tu ser, para ayudarte. Por eso, la clave es:

repite, repite, repite. No para memorizarlo, sino para recordar (“volver a pasarlo por el corazón”).

Cuando comprendes de verdad el alcance de lo que un libro puede hacer por ti, lo que tú puedes crear en ti mismo gracias a un libro, lo que puedes descubrir leyendo, de ti y/o del mundo, siempre encuentras tiempo para leer, por muy apretada que esté tu agenda. Y te das cuenta de que, incluso esa única página que lees antes de acostarte o por la mañana, te resulta casi indispensable.

Lo sé porque me ocurre.

Tal vez un libro no te cambie significativamente si lo lees una vez y luego lo abandonas, a él y a todos los demás parecidos. ¿Has pensado qué te ocurriría si leyeras un libro de ese género a la semana, o dos, o ese mismo libro más de veinte veces? Sería un cambio exponencial, mayor del que puedas pensar. 

Una vez más, lo sé, porque me ocurre. 

Lo integras, descubres, cambias, hay magia.

Si te abres a cambiar y das con las lecturas adecuadas para ti en cada momento de tu vida, si atiendes a tu intuición y te guías por ella, si te permites experimentar todo lo que un libro tiene para ofrecer, y plantas más y más semillas en el campo fértil de tu mente, si creas amor y paz a través de tu imaginación, si riegas las plantitas con paciencia y regularidad, si las abres a la luz y les proporcionas sombra de vez en cuando, si las diriges gracias a tutores, a maestros verdaderos para que crezcan rectas y fuertes, y si permites que se arraiguen al suelo con raíces poderosas para que puedan recibir el alimento de tu atención e interés…, al final dará fruto y podrás disfrutar de la magnífica, jugosa y brillante vida que está a tu alcance.

Eso, muchas veces, también ocurre con las novelas, si estamos receptivos y leemos entre líneas.

Un ejemplo muy conocido es “El Alquimista” de Paulo Coelho. Pero también puede pasarnos con un cómic de Marvel…

Y ¿quién sabe?, es posible que esa semilla evolucione hasta ser un poderoso árbol robusto y maravilloso, un árbol del que quizá en algún momento podamos extraer madera suficiente para crear nuestro propio libro.

Any Pascual.

Aprendizaje: Crear el hábito de la lectura cambiará tu mundo.

#anayany

#amorinfinito

#vidafeliz

LIBERTAD SALUTOGÉNICA

“En mi opinión, el enfoque de la Parálisis Cerebral ‘centrado en el cerebro’, que trata la ‘lesión cerebral’, en otras palabras el daño en una parte del cerebro, y ‘parálisis cerebral’ (un desorden de postura y movimiento que falla en alcanzar grandes hitos del desarrollo biomecánico) como sinónimos intercambiables es el obstáculo más importantes que estanca el progreso de la rehabilitación física y mantiene congelado el abismante status quo actual”. Leonid Blyum.

Nunca me dejará de sorprender ver cuántas personas renuncian a su propio instinto único (aquel que tienen por experiencia propia o ajena, por aplicación de la lógica y el sentido común) para abrazar sin reparos relatos llenos de afirmaciones contrarias a la actualidad científica, pero que son más cómodos de creer.

Nosotras sabemos que existe otro camino, dado que lo recorremos todos los días: el camino de la libertad salutogénica.

Con información, formación y constancia, sí se pueden conseguir buenos resultados duraderos en el tiempo en trastornos asociados a desórdenes del movimiento y en enfermedades poco frecuentes. No es lo más sencillo ni cómodo del mundo, requiere mucha dedicación, atención y constancia. Pero sí se puede. Y los resultados son maravillosos, tanto en funciones y capacidades como en calidad de vida de toda la familia.

Si los médicos que trataron a Any de pequeña desde el anticuado sistema de rehabilitación público la vieran ahora, seguramente llamarían “milagro” o “magia” a sus muchas mejoras. Para nosotras, lo que otros llaman magia es simplemente un hecho cuya causa no puede explicar la medicina alopática. Lo llaman “milagroso” porque desconocen que hay muchas otras formas de conseguir resultados, que de hecho van más allá de lo que ellos consideran posible.

Nos pasó cuando empezamos ABR (con sus técnicas de rehabilitación salutogénicas) y un “afamado” doctor, que hace muchos años le pinchaba toxina botulínica a Any por todas sus extremidades inferiores en el Hospital de La Paz en Madrid, nos dijo en una revisión: “no sé lo que estáis haciendo ni me importa, pero no necesita más toxina”. 

Cuando los médicos del sistema (rehabilitador, respiratorio, digestivo, etc.) se quedaban asombrados en las revisiones por la evolución de Any, ninguno se interesaba en saber por qué se había producido esa mejora. Entonces nos dimos cuenta de que estudiar medicina no capacita ”per se” a nadie. Descubrimos que el verdadero médico es el que se preocupa por ayudar a que el paciente esté mejor. Muchas personas sacan una plaza pública en un sistema médico alopático y se quedan allí mientras ven cómo el sistema se vuelve cada vez más obsoleto, sometidos a su mandato sin atreverse a evolucionar por inercia, desconocimiento o apego a lo establecido.

Recuperemos el sentido de la responsabilidad, porque sí podemos hacer cosas para mejorar, aunque nos digan que no hay salida. Simplemente se trata de convertirnos en “hacientes” en vez de en pacientes y hacer lo necesario para tener una vida feliz.

Respeto para todos, necesitamos a los médicos de familia y de urgencia, pero quizás la especialización desmesurada de la medicina y la desconexión con los últimos avances de la ciencia nos hayan perjudicado como pacientes. Las indomables madres de hijos con problemas de salud lo sabemos muy bien.

Pero siempre hay que seguir adelante. Tarde o temprano encontraremos la salida, una alternativa que mejorará la calidad de vida de nuestros hijos, y también la nuestra. 

Por ahora se trata de un proceso gradual, en espiral, y tener soluciones fáciles nos llevará algún tiempo. Nosotras hemos decidido dar continuamente pasos pequeños, para que nuestro objetivo se vaya acercando un poco más cada día, y al mismo tiempo disfrutemos del camino.

Las madres más veteranas también sabemos que ni las terapias obsoletas, ni los “milagros”, ni la ciencia a corto plazo nos solucionarán con una “curación” real los trastornos del desarrollo y  de las “enfermedades raras”. Por ahora las soluciones no las encontraremos fuera, al menos en las próximas décadas. Nadie nos va a dar la “pastilla” perfecta, así que nos toca a nosotras lidiar con los tiempos difíciles y apreciar los buenos momentos, sabiendo que nuestros hijos son fuentes de amor incondicional y que vamos a hacer todo lo que podamos por ayudarles. Nosotras somos sus cuidadoras, así que tenemos que empoderarnos y hacer uso de ese poder para decidir vivir en libertad salutogénica con la ayuda de quien quiera acompañarnos en el camino de recuperación de la salud.

Nosotras tomamos acción a diario, porque sabemos lo que queremos y actuamos de forma constante, informándonos y formándonos con los mejores, los Maestros Reales, los que han conseguido los resultados a los que aspiramos. Elegimos desde el conocimiento y la experiencia siendo indomables ante las circunstancias externas.

Como un ejemplo, hace años que a través de la ciencia se obtuvo el medicamento que “cura” la enfermedad rara de Any (FQ), pero aun así las familias y los pacientes no podemos tener acceso a esa medicina, por su elevado precio, con lo cual todos los estudios y experimentos por los que han pasado nuestros hijos para que esas farmaceúticas tuvieran “conejillos de indias” humanos no nos abre las puertas a la supuesta “curación” creada en laboratorio. En fin. Nosotras, en vez de reivindicarlo, hacernos las víctimas o rogar por ello, decidimos utilizar esas energías para aceptar aquello que no podemos cambiar (en este caso, el acceso al medicamento) y para actuar mejorando aquello en lo que sí podemos hacer cambios (nuestro estilo de vida, nuestras emociones y pensamientos, nuestra consciencia y sabiduría, etcétera). Así creamos la vida que queremos, y aparte también conseguimos apreciar la vida que creamos, las circunstancias que tenemos, viviendo en el presente con una actitud positiva hacia lo que hay.

La esperanza es que en algún momento de la evolución humana, aunque nosotras ya no lo veamos, el ser humano responsable del acceso de la ciencia a la sociedad tome la decisión de salvar vidas humanas. Mientras tanto, seguiremos siendo las “raras”, las que decidimos nuestra propia forma de vivir, y ayudaremos con nuestra propia experiencia a todos los que nos escuchen, diciendo que SÍ SE PUEDE a cientos de madres que seguirán intentándolo porque es ley de vida querer lo mejor para nuestros hijos.

Como madres podemos hacer muchas cosas que se han demostrado útiles para que nuestros hijos mejoren en movimiento, calidad de vida, sistema respiratorio, digestivo, etc., aunque no exista aún una solución definitiva que resuelva todos los problemas. Si en algún momento eso llega a suceder, pues genial, porque ya estamos en el camino de darles lo mejor a nuestros hijos y ya habremos conseguido muchas mejoras por nosotras mismas.

Hay muchas personas estudiando el cuerpo humano y quizás nosotras no conozcamos cientos de técnicas, métodos, etc., pero lo que sí tenemos claro es que ya ni ortopedias, ni “profesionales” obsoletos del sistema, ni “charlatanes” nos pueden vender su verdad, porque desde hace años nosotras vamos haciendo crecer la nuestra a través del conocimiento, la experiencia propia y ajena, y cientos de procesos de prueba y error en estos 17 años que llevamos juntas.

Ojalá pronto todo avance más rápidamente que ahora gracias a la aplicación de la inteligencia artificial a la medicina, ojalá el sistema de salud lo aplique todo aún más rápidamente, pero lo fundamental es, y siempre será, el Cuidado y Amor diario.

Nosotras creamos anayany.com para ayudar a través de nuestra experiencia a mejorar las condiciones, no solo físicas, sino emocionales, económicas y también espirituales de las familias con algún miembro con problemas en el desarrollo, y ofrecemos nuestra ayuda y experiencia propia para que las generaciones venideras no pierdan su dinero, paciencia y tiempo sino que apliquen esos recursos en técnicas y hábitos que sí funcionan, siempre desde la compasión y la empatía. 

Aplicando los últimos avances en ciencia y consciencia en estos campos sí se puede ser felices independientemente de las circunstancias.

Aprendizaje: El amor mueve montañas, por eso seguimos gritando que sí se puede.

#anayany

#amorinfinito

#vidafeliz

ORDEN: TIEMPO Y CLARIDAD

“El tiempo es vida. Si te organizas, recuperas un tiempo precioso que podrás usar para lo que de verdad es importante”. Lucía Terol.

Para ser consciente es necesario poner nuestra vida en orden. Como es adentro es afuera. El reflejo de un desorden interior se manifiesta en desorden exterior.

Orden implica claridad, y ayuda a apagar el ruido visual y mental. También nos ayuda a decidir conscientemente qué nos acompaña en cada ámbito vital y que debemos dejar ir, si ya no nos aporta valor.

El orden en nuestra vida manifiesta el grado de paz en nuestro corazón. 

No se trata de irnos a los extremos y convertirnos en unos fanáticos obsesivos del orden, pero sí en ser conscientes de que el orden nos proporciona tiempo y claridad vital.

Además, cuando se vive en familia, el orden es fundamental para mejorar la convivencia.

Aprendizaje: Seamos ordenados para reconocer y priorizar quienes somos y qué nos motiva.

#anayany

#amorinfinito

#vidafeliz

UNO MISMO PRIMERO

por Any Pascual

“El mejor regalo que se le puede hacer a un hijo es ver a sus padres felices”. Erich Fromm.

Hemos oído hablar mucho del concepto de “pagarse a uno mismo primero” que aparece en varios libros de Robert Kiyosaki y que tan maravillosamente está explicado en “El hombre más rico de Babilonia”, escrito por George S. Clason.

Este concepto de “uno mismo primero, los otros después” es muy importante. Y es importante precisamente porque no solo se aplica a las finanzas. Ni mucho menos.

Está bien no querer poner límites, está bien querer darlo todo por los demás. La diferencia está en que muchas veces esta actitud está gobernada por el ego con personalidad (es decir, “persona”, máscara) de mártir. Cuando te domina el ego, te pones en último lugar porque así piensas que tienes superioridad ética y moral, que los demás te deben algo y que tienen que corresponder con la actitud que tú consideras adecuada. Al final, es solo un engaño más, porque das esperando recibir, aunque sea de manera encubierta.

Dar desde la esencia, desde el espíritu, desde el alma, es otra cosa. Cuando das verdaderamente, eres indomable.

Y por otro lado, para otras personas, requiere fuerza de voluntad y consciencia evitar que la autoestima y el “uno mismo primero” se transforme en algo derivado del ego (ego-ísmo y/o ego-centrismo). 

Hay que tener en cuenta a los demás. Somos seres que crecemos con la compañía y el cariño de los demás, sin perder de vista que parte de lo que somos se ve en nuestras relaciones, y que cómo tratamos a los demás es cómo nos tratamos a nosotros mismos.

El “a uno mismo primero” incluye a todos. 

Ponerme “a mí primero” significa tener en cuenta las opiniones, las circunstancias y el ser de las personas, siempre de acuerdo con nuestros valores, y nunca actuar en contra de nuestro corazón. Ponernos a nosotros mismos primero y ocuparnos de que nuestros propios deseos y necesidades estén (y por lo tanto nos sintamos) satisfechos es importante. Porque solo podemos dar lo que tenemos, y necesitamos estar bien antes de intentar mejorar el bienestar de otros. Y además, nosotros somos los que mejor sabemos cuidarnos, porque si nos damos el tiempo y atención que normalmente dedicamos a otros, podemos descubrir cosas de nosotros mismos que nos demostrarán la maravillosa persona que somos. 

Además, y como añadido opcional, quizá ponernos a nosotros mismos primero haga que las personas a las que solemos dedicarle nuestras energías estén bien porque aprenderán a pasar tiempo solos y a cuidarse a sí mismos, con el incremento de la autoestima, auto-responsabilidad y autosuficiencia que eso supone. E incluso puede ser una buena oportunidad para conectar con nuestra alma y los mensajes de nuestra intuición.

Así, ponerse a uno mismo primero tiene un sentido espiritual, además del financiero. 

Como toda sabiduría que vale la pena, se puede relacionar con, y aplicar en, varios aspectos de la vida.

Aprendizaje: La inteligencia financiera también brinda sabiduría espiritual.

#anayany

#amorinfinito

#vidafeliz

¿RIESGO? por Any Pascual

“El problema con un trabajo es que confiar en otros para darte una vida es el mayor riesgo de todos”. Kim Kiyosaki.

Cada persona tiene su propia definición de lo que es el riesgo. Al igual que ocurre con “alegría”, “amor” o “tragedia”, el riesgo es algo diferente para cada persona.

Y sin embargo, no todos estamos de acuerdo en si algo es arriesgado o no. Hay múltiples opiniones sobre un mismo sentido del riesgo, y no todas las definiciones personales se aplican en todos los casos.

Para la mayoría de la gente, conducir un vehículo a gran velocidad es arriesgado, por ejemplo. Y sin embargo, los pilotos de carreras de coches lo hacen continuamente, con un cierto grado de seguridad.

Para esos mismos pilotos, la inversión puede ser algo que conlleve mucho riesgo. Y aun así existen inversionistas profesionales que saben manejarlo y utilizar las mejores estrategias disponibles.

Lo que quiero decir con estos ejemplos es que una actividad normalmente no es arriesgada de por sí. Es arriesgada para algunos.

Todos sabemos que el riesgo, que es una de las formas en las que se expresa lo que llamamos incertidumbre, da mucho miedo. Sobre todo cuando algo importante para nosotros está en juego. Y a pesar de eso no podemos dejar que el miedo a arriesgarnos controle nuestra vida.

Hay muchas formas de gestionar lo que consideramos arriesgado.

Se puede empezar por hacernos algunas preguntas: “¿Qué me aterra tanto de esto?”, “¿De qué tengo miedo?”, “Siendo realistas, ¿Qué posibilidades hay de que ocurra?” “¿Cómo puedo hacer para estar lo mejor posible en esta situación?” “¿Puedo tener una actitud positiva y constructiva ante esto?”.

Pasar tiempo con uno mismo respondiendo a estas cuestiones honestamente y sin medias tintas, descubriendo quiénes somos y qué nos importa, es una manera muy constructiva de afrontar el riesgo.

Otro modo, que para mí va después de lo que acabo de explicar, es formarse e informarse continuamente, lo máximo posible, y con información reciente, actualizada y verdadera, sobre aquello que consideramos arriesgado.

Con el paso del tiempo he llegado a descubrir que la realidad, normalmente, puede ser más tranquilizadora que nuestros propios pensamientos e ideas sobre algo. La mente siempre intenta conocer lo desconocido y crear una falsa certidumbre en medio de lo incierto, obsesionándose, saltando a conclusiones precipitadas, imaginando relaciones de causa y efecto que no tienen por qué ser ciertas, generando expectativas y suposiciones. Y si todo eso falla, se dirige automáticamente al peor escenario que puede concebir, sin ninguna indicación de si esa circunstancia es verdaderamente posible o no, y sin darle importancia a la situación real.

Por eso, para ponerle la señal de “Ceda el paso” a la neurosis y dejar entrar a la consciencia coherente, es importante aprender de Maestros reales que ya han pasado por esa situación arriesgada. A veces lo que más se necesita no es un manual de instrucciones, sino un guía compasivo que sepa perfectamente ponerse en esa circunstancia porque ya la ha vivido, ya le ha sucedido en carne propia.

Así que sí, el conocimiento es poder. Aprender e incorporar a nuestros conocimientos todo aquello que podamos sobre lo que nos parece un riesgo nos empodera y ayuda a mantener un diálogo con el miedo, en vez de dejar que nos arrastre.

Y luego, después de entender verdaderamente los riesgos gracias a la formación e información y al ejemplo de Maestros reales, se trata de hacer. No dejemos que algo nos arrebate una posible experiencia maravillosa simplemente porque nos tenemos que arriesgar. Hay muchas maravillas fuera de nuestra zona de confort habitual.

Aprendemos más de la vida mediante actos que simplemente escuchando sermones bienintencionados y advertencias “realistas”. Y quizá nos encontremos con que somos mejores después de enfrentarnos a nuestros temores. Para eso es muy buena idea contar con gente que te apoye y aprecie, cuyo amor sea incondicional y que te pueda ayudar tanto en los buenos como en los malos momentos. La gente que brilla de verdad ilumina nuestra oscuridad y nos permite encender nuestras propias vidas con la luz que viene de adentro. Esas personas son nuestro sostén para empezar a actuar.

Y por último (y sin duda lo más importante, ¿no creéis? Jajajaja), para afrontar el riesgo y superar los miedos es necesario confiar aún más en la Vida. El Universo nunca nos pone delante algo que no podamos afrontar. El problema está en creer que para llegar a nuestros objetivos hay que escalar un árbol siendo peces, sin ver que un poco más allá hay un río, nuestro hábitat natural, el espacio en el que podemos vivir según nuestros dones y talentos innatos y disfrutar de un camino que nos llevará al mismo sitio al que queremos llegar (o a uno mucho mejor que antes no sabíamos que existía), de un modo más significativo, más natural e incluso más placentero para nosotros y los que nos rodean. Simplemente se trata de ser conscientes de que el Amor es la base de todo, de que nuestros valores son lo más importante (aunque nunca más importantes que los valores de otras personas, porque todos somos iguales) y saber que todo nos puede enseñar algo si estamos dispuestos a abrirnos y recibir con el corazón.

Y si se cierra una puerta, en algún momento se abrirá una ventana.

La lluvia acaba horadando la piedra de las prisiones más fuertes, y la vida nos pone riesgos, riesgos que podemos asumir, para que aprendamos a dejarnos fluir, confiar, y descubramos nuestro verdadero ser, ese espíritu magnífico que ha venido aquí a ayudar a los demás.

Cuando has pasado por todo esto, al final descubres que lo que antes considerabas riesgo, en realidad es simplemente una posibilidad que se te ofrece, y tú decides, desde tu forma de pensar y haciendo uso de ese libre albedrío tan genial que todos tenemos, si aceptas o no.

Así puedes crear tu propio estilo de vida, haciendo las paces con lo que cada uno considere arriesgado.

Aprendizaje: ¿Riesgo? Realmente es una oportunidad que la Vida te muestra para aprender que se puede ser feliz independientemente de las circunstancias. En todas ellas. Incluso en las que más se arriesga.

#anayany

#amorinfinito

#vidafeliz

CREAR NUESTRA PROPIA FELICIDAD por Any Pascual

“Cuando eres capaz de mantener tus más altos estándares de integridad, independientemente de lo que otros puedan hacer, estás destinado a la grandeza”. Napoleon Hill. 

La felicidad continua no es dependiente de la realidad objetiva. La felicidad depende de la realidad, sí. De la realidad subjetiva de nuestras mentes.

Nosotras creamos nuestra propia realidad independientemente de las circunstancias.

Para nuestros egos todo puede ser horrible, pero siempre hay otra alternativa.

La gente tiende a decir “Tienes pájaros en la cabeza”, “Vives en las nubes”, “Ves la vida de color de rosa”. La cuestión es que todos nosotros podemos elegir.

¿Sabéis que hago yo cuando me dicen que “estoy loca”? Respondo: “Gracias. Claro que sí. Y a mucha honra”.

Podemos escoger.

Quizá tener un temperamento que innatamente vea todo de modo idealista no sea lo más práctico para la vida diaria. El positivismo inconsciente puede tener su lado oscuro.

Transformar nuestra personalidad única en algo consciente es maravilloso.

Así, sabemos que podemos ver la vida con las gafas que queramos. Podemos elegir si ser serias o ser magas. Porque ponernos las gafas de color de rosa y mudarnos a los castillos en el aire, como elección personal para afrontar una situación, es magia. Y no se trata de no ver la realidad. Se trata de filtrarla para no reaccionar, sino darnos tiempo para responder desde nuestro verdadero ser.

Ser felices con nuestras circunstancias y decidir ver la vida con el vaso medio lleno conscientemente hace que podamos elegir de qué queremos llenarlo, sin ilusiones vanas, simplemente siendo nosotras mismas. Juntas, creando la realidad propia en la que hemos elegido vivir, gracias al poder de nuestra actitud. Y así la magia no es una mentira, sino un estilo de vida.

Aprendizaje: Consciencia y voluntad nos muestran el camino para que podamos hacer que la vida se vuelva mágica. Sí se puede. 

#anayany

#amorinfinito

#vidafeliz

UNA DE CUENTOS

LAS 7 REGLAS DE PARACELSO. 

1. Lo primero es mejorar la salud. Para ello hay que respirar profunda y rítmicamente al aire libre, llenando bien el abdomen. Beber diariamente en pequeños sorbos, comer muchas frutas, masticar los alimentos del modo más completo posible, evitar el alcohol, el tabaco y la automedicación, así como bañarse diariamente.

2. Desterrar absolutamente del estado de ánimo, por más motivos que existan, toda idea de pesimismo, rencor, odio, tedio, tristeza, venganza y pobreza. Huir de toda ocasión de tratar a personas maldicientes, viciosas, ruines, murmuradoras, indolentes, chismosas, vanidosas, vulgares, o que la base de sus ocupaciones y conversaciones sean tópicos no éticos ni morales. Esta regla es de importancia decisiva, por cuanto se trata de cambiar la contextura espiritual del alma. La suerte no existe y el destino depende de los propios actos y pensamientos.

3. Hacer todo el bien posible. Esto es, auxiliar a toda persona que lo necesite siempre que se pueda, pero jamás tener debilidades por ninguna persona. Cuidar las propias energías y huir de todo sentimentalismo hueco.

4. Olvidar toda ofensa, más aún: esforzarse por pensar bien siempre. Todos los grandes seres se han dejado guiar por esa suave voz interior. Hay que destruir todas las capas superpuestas de viejos hábitos, pensamientos y errores que enmascaran la profunda esencia del ser, que es perfecta.

5. Recogerse todos los días, por lo menos media hora, en donde nadie pueda perturbarnos.

Eso fortifica enérgicamente el cerebro y lo pone en contacto con las buenas energías. En ese estado de recogimiento y silencio, suelen surgir a veces ideas luminosas, que con el tiempo uno se llega a percatar de que fueron un elemento fundamental para la solución de problemas. Y es que ellas brotan de esa dimensión profunda y honda del ser humano a la que Sócrates llamaba Daimon.

6. Abstenerse, como si se hubiese hecho un juramento solemne, de referir a los demás, todo cuanto se piense, se oiga o se descubra, hasta tanto se verifique, compruebe o se tenga la completa certidumbre.

7. Jamás temer a los seres humanos, ni dejar que nos inspire sobresalto la palabra “mañana”. Cuando el alma está fuerte y limpia, todo sale bien. No creernos solos, ni débiles. El único enemigo a quien se debe temer es a uno mismo. El miedo y la desconfianza en el futuro son madres funestas de todos los fracasos, atraen las malas energías y con ellas el desastre. 

Aprendizaje: Escoger bien a nuestros Maestros nos ayuda a recorrer más fácilmente nuestro propio camino vital.

#anayany

#amorinfinito

#vidafeliz

INTUICIÓN

“No permitas que el ruido de las opiniones ajenas silencie tu voz interior. Y, lo que es más importante, ten el coraje de hacer lo que te dicten tu corazón y tu intuición. De algún modo, ya sabes aquello en lo que realmente quieres convertirte”. Daniel Goleman.

Nosotras creamos a diario nuestra realidad, prestamos mucha atención a nuestros sentimientos, seguimos a nuestro corazón y escuchamos nuestras emociones. Todos forman parte de nuestra guía para alinear nuestras acciones y propósitos de vida.

Para ello escuchamos a nuestra intuición, no como un conjunto de sensaciones que nos den pistas sobre algo, ni como procesos mágicos o  percepciones sensoriales, sino como percepciones cognitivas. Las personas intuitivas podemos anticiparnos a ciertos eventos o situaciones usando nuestro propio material inconsciente resultado de todo lo que somos, de todo lo vivido, visto y experimentado. 

Ser fieles a nuestra propia esencia y confiar en nuestra intuición forma parte de nuestra vida plena. Porque al confiar en nuestras intuiciones nos permitimos estar más ajustadas a nuestra realidad, vivir en ella de forma efectiva, anticipar riesgos y dar forma a una vida más conectada y satisfactoria.

Nosotras vibramos o no con lo que nos rodea, pero siempre escuchamos nuestra intuición, que forma parte de nosotras y utilizamos a nuestro favor. No se trata de magia, sino de potencial humano.

Aprendizaje: La intuición no es un don exclusivo de algunas personas, todos podemos utilizarla a nuestro favor.

#anayany

#amorinfinito

#vidafeliz

EVOLUCIONAMOS EN MOVIMIENTO

“El elefante no tiene prisa sino que camina seguro por la jungla, paso a paso. Los elefantes van por ahí sin dudar, nunca caen y no cometen errores, porque cada uno de sus pasos son decididos y firmes”. Dicho popular hindú.

Prestemos total atención al momento presente, a lo que hacemos, pensamos y a los cambios que nos rodean, internos y externos. El destino es llegar a la mejor versión de nosotros mismos con una inmensa confianza en la vida. Todo está en continuo movimiento y nosotros también. Avancemos sin resistencia, desde la felicidad.

Nosotras estamos preparadas para movernos con los cambios y evolucionar, prestando más atención, y centradas. Ponemos atención en todo lo que hacemos, pensamos y creamos. Viviendo en el presente y prediciendo el futuro para evolucionar hacia la autoconsciencia y hacia la consciencia colectiva. No paramos de crecer, evolucionar y movernos.

Aprendizaje: Si vivimos el momento con atención, este se vuelve pleno y seremos felices independientemente de las circunstancias.

#anayany

#amorinfinito

#vidafeliz