MUCHAS COSAS NO SON NECESARIAS

Any y yo somos bastante minimalistas. Aunque tenemos cosas como los libros, los juegos, etc. que son como tesoros. Todos tenemos “nuestras cosas” imprescindibles.

Nos gusta lo sencillo, simple, fácil, diáfano, limpio… Y aún así no nos es fácil reducir, estamos inevitablemente rodeadas de cosas, necesarias por ahora, creemos.

Intentamos racionalizar. Fuera complicaciones. Fuera problemas extras. Solo lo necesario.

Una vida sencilla ayuda a una vida feliz. Y para eso tenemos que optimizar muchas cosas, aceptando que las cosas no son perfectas, son como son y hay lo que hay.

Por eso simplificamos nuestra vida al máximo para concentrarnos en lo más productivo. No solo como un término económico, sino que intentamos ser productivas en todos los campos de nuestra vida, desde el amor, hasta la comida pasando por nuestro tiempo libre.

Si jugamos, por ejemplo, lo hacemos para que sea un momento memorable, de calidad, sin interferencias. Si comemos, disfrutamos de cada sabor, de cada textura, de cada color y no queremos distracciones de otro tipo. Si hablamos con alguien le prestamos toda nuestra atención a esa persona, ya nos tocará a nosotros hablar y ser escuchados. Y si abrazamos árboles, abrazamos árboles, respiramos hondo y seguimos.

Vinimos a esta vida sin nada y nos iremos sin nada, aunque nos pasamos la vida acumulando cosas: ropa, experiencias, cursos, etc. Nosotras ahora estamos en un momento de no hacer, de no tener, de neutralizar.

Hemos seleccionado lo más importante en nuestras vidas, tanto en cuanto a los objetos que nos rodean, no necesitamos mucho (poco, práctico y de calidad), como a los pensamientos, ideas, recuerdos y obligaciones que tenemos en nuestra cabeza, y vamos a lo mínimo, a la esencia.

Disfrutamos así de nuestras actividades vitales, esas que nos insuflan vida y apartamos de momento las insustanciales.

No se trata de vivir “sin”, sino de todo lo contrario, vivir mejor con menos.

Hay muchas cosas en una vida que no son necesarias: pensamientos rumiantes, recuerdos tristes, futuros desalentadores… Todo fuera. Hoy, aquí y con esto.

Seamos más sencillos y eso nos acercará a la paz interior.

La felicidad no es la ausencia de problemas, sino la habilidad de seguir adelante a pesar de ellos.

#anayany
#vidafeliz
#pazinterior.

VAMOS A VOTAR

“Tener síndrome de Asperger es un regalo, porque de alguna forma es algo que me ha ayudado. Me hace diferente y ser diferente es un regalo. El asperger me hace pensar y ver las cosas fuera del marco tradicional. Y no me creo mentiras fácilmente, puedo ver a través de esas mentiras. Si hubiera sido como otros no hubiera comenzado la huelga escolar, no creo que me hubiera preocupado tanto por el cambio climático. En el movimiento de las huelgas escolares hay muchos jóvenes en el espectro autista, que han sido diagnosticados”. Greta Thunberg.

Tiene 16 años y ha podido sensibilizar, desde su corazón, a un planeta entero hacia un cambio ambiental real, unir a personas preocupadas realmente por el respeto a la diversidad ambiental, social, etc.

Es de la llamada Generación Z. La última letra del abecedario, quizás la última esperanza.

Nativos digitales que tienen acceso a toda la información, libres por elección y sabedores de los errores cometidos por sus antecesores.

Listos para decir NO, para renunciar a lo material, para crear un mundo mejor a través de la economía colaborativa por ejemplo.

Han visto cómo sus predecesores malgastaban el tiempo acumulando títulos universitarios y másteres para malbaratar entrevistas de trabajo por su sobrecualificación.

Su comunicación es instantánea, su respuesta también. Instantánea y corta. Los razonamientos largos son excusas para ellos.

La solidaridad es un valor importante. Valoran la conciencia social y las actividades de voluntariado.

El espíritu crítico renace. El malestar evoluciona y se sustituye por planteamientos prácticos y concretos.

El mundo, tal y como se lo dejamos no les parece un lugar habitable.

Por eso son el cambio deseado.

Para nosotras Greta Thunberg representa al tipo de persona a la que queremos votar para que las cosas cambien, nos encanta que sea una persona con capacidades diferentes, que proteja el medio ambiente, que sea tan emocional, que comunique tan bien, que sea tan valiente y nos encantan hasta sus trenzas.

Mientras seguiremos apoyando a quienes nos tienen en cuenta, pero estamos deseando poder ejercer un voto consciente a personas que representen lo que somos.

#anayany
#NobeldelaPaz
#FridaysForFuture

EL PODER DE HACER NADA

Es una de las tareas más complicadas en la sociedad actual. Cualidades como la proactividad y la rapidez son mucho más populares.

Ser paciente, es para muchos una tarea imposible. Resistir el impulso de actuar de nuevo, incluso estar sin hablar, opinar, juzgar o intervenir de alguna manera parece ser mucho más difícil que observar, estar en silencio, reflexionar, interiorizar, meditar…

Solemos asociar la paciencia a una actitud pasiva, cuando realmente estamos trabajando intensamente, despacito, en silencio, casi sin movimiento, en la intimidad…y al final se ven los resultados positivos. Es cuestión de tiempo.

Solo cuando algo no va bien nos percatamos de que, sin la paciencia, el resto de las cualidades pueden ser bastante volubles porque una posibilidad brillante, sin la paciencia necesaria para llevarla adelante, se quedará en el cajón de los proyectos frustrados.

Ser pacientes no implica simplemente esperar, sino ser capaces de usar inteligentemente ese tiempo, para recopilar más información, trabajar en la sombra o crecer como personas, desarrollando las herramientas que necesitamos para hacerle frente al reto que nos hemos planteado.

Practicar la paciencia consiste en notar lo que sucede y, en vez de reaccionar, aguardar el momento oportuno para tomar nuevamente acción. No corremos ni retrocedemos, pero tampoco nos quedamos estáticos.

Al final ahorramos una energía preciosa y respondemos con mayor consciencia a las acciones importantes.

Practiquemos la paciencia para poder ser más eficaces.

#anayany
#vidafeliz
#antifragilidad

OTRAS TERAPIAS

Hace 10 años que somos usuarias de distintas Terapias para mantener nuestra salud: Terapia Fascial, Aromaterapia, Homeopatía, Flores de Bach, Par Biomagnético, Reiki, Qi, etc, etc, etc. Aunque nuestra favorita ya sabéis que es la “Abrazoterapia” 😉😄. Abrazo de OSO para todos.

Ayer fue nuestro primer contacto con la Acupuntura, y la verdad es que a pesar de ser un método a largo plazo, nos ha gustado experimentarlo y ver la tolerancia de Any a las agujas. Todo perfecto. Seguiremos el tratamiento en el tiempo para comprobar sus resultados.

La salud no sólo es sentirse bien, sino cuidarse para estar bien. Los cuidados preventivos y una vida saludable: comer saludable, beber agua de calidad, dormir suficiente… también es importante para tener mayor energía y así poder tener una vida salutogénicamente estable.

La Medicina China es milenaria y holística, y entiende que la salud es un estado de bienestar integral, físico y mental.

La acupuntura, por su parte, es una poderosa herramienta terapéutica que se basa en trabajar para la salud o restablecimiento tras la enfermedad.

Es una terapia eficaz y segura ya reconocida por la OMS y avalada por evidencias científicas, estando su uso cada vez más extendido de modo complementario a las terapias habitualmente utilizadas en la Medicina Occidental.

Nosotras somos unas apasionadas del trabajo de la fascia como ese tejido conectivo que se extiende bajo la piel y en torno a los músculos y órganos internos, y que es el responsable de transmitir los estímulos realizados con las agujas de acupuntura. Por eso nos hemos animado a probarlo.

Se estimulan los llamados acupuntos, zonas que abarcan un área de pocos milímetros en la piel y que forman una compleja red que comunica todas las partes del cuerpo.

El objetivo es regular el flujo energético consiguiendo un estado de equilibrio a través de la estimulación de la fascia. Y cuando se estimula la fascia…¡ya sabemos que surge la “magia”!

Esta red de comunicación se divide en diversos meridianos y cada uno de ellos se encarga de nutrir energéticamente a un órgano en concreto de nuestro organismo.

Y cuando hablamos de energía, no hablamos de una creencia o un acto de fe, hablamos de Física. De electricidad, electrones, protones, impulsos, magnetismo.

Todos sabemos que el cuerpo humano funciona bajo impulsos eléctricos: desde la comunicación neuronal a la propia fisiología celular. Al fin y al cabo somos un compendio de átomos. El objetivo de la acupuntura es hacer circular libremente esos impulsos por los diversos meridianos. Evitar la parálisis por activación del movimiento interno. Esta energía que circula no es simplemente eléctrica, sino que abarca también una sustancia aún más sutil: el Qi, o la energía vital. Aunque la trabajamos a diario en casa, es agradable conocer formas de energetizar ese soplo de vida que nos mantiene sanos.

El estudio actual de las fascias ha conseguido explicar buena parte de cómo se producen los efectos de la acupuntura, por ejemplo se sabe qué gracias a la fascia se consigue que la puntura de un área logre resultados en un área distinta del cuerpo, lejana de la manipulada.

Seguiremos contando nuestra experiencia y estudiando a fondo sobre el tema💗💗💗

#anayany
#terapiasalternativas
#acupuntura

REDUZCAMOS NUESTRA CARGA DE RESPONSABILIDAD

“Quien busca culpables fuera, encontrará sosiego momentáneo pero jamás será dueño de su destino”. Filosofía Budista.

Somos los máximos responsables de nuestra vida ya que, de una forma u otra, todas las decisiones que hemos tomado nos han llevado al punto en el que nos encontramos.

Habremos tomado decisiones acertadas y menos acertadas pero todas ellas han estado interconectadas para dejar pasar el flujo de la vida. Un camino que no siempre es fácil.

Pero no podemos llevar la pesada mochila de que todo pasa por nuestra culpa, que ha sido responsabilidad nuestra no tomar las decisiones correctas. Entonces caeremos en el victimismo.

Pensar que todo depende de nosotros exclusivamente es una interpretación simplista y debemos abrir los ojos y ver todo el escenario. Sencillamente no somos los únicos responsable de todo lo que sucede a nuestro alrededor.

El ego nos acercará a regodearnos en las cosas que pensamos que hemos hecho bien y la depresión hará presencia cuando pensemos que hemos hecho cosas mal.

Busquemos el equilibrio en nuestra responsabilidad vital y en nuestras decisiones. Seamos neutros en vez de pragmáticos. Los acontecimientos pasan sin más. Llamémoslo karma o destino.

Seamos racionales y pensemos que hacernos responsables y no culpables nos ayuda a aprender de las experiencias y a no cometer los mismos errores.

En algunas circunstancias ser el responsable de una parte muy pequeña de lo que pasa puede resultar abrumador. Mantengámonos firmes, esto nos ayudará más tarde a tener una enorme sensación de empoderamiento porque seremos conscientes de que tenemos el poder de cambiar nuestras vidas si queremos.

Somos una pieza importante de nuestro destino y nuestras acciones nos abrirán muchas puertas, pero tenemos que prepararnos para afrontar la vida en los días buenos y en los días malos.

En el equilibrio está la paz, la felicidad y el amor a la vida.

#anayany
#antifragilidad
#vidafeliz

SOCIALIZACIÓN IMPUESTA O CONVIVIR DESDE EL AMOR

Nosotras entendemos la socialización como el “ser” y no como el “estar”o “pertenecer”.

Dar y recibir los unos de los otros en cualquier sitio que nos agrade y cada uno desde su condición o estado personal, independientemente de la edad. Si alguna de las partes no está cómoda, entonces es imposición. Cuando somos adultos tenemos la libertad de levantarnos e irnos, los niños corren peor suerte, son los adultos normalmente los que les imponemos dónde y con quién tienen que “socializarse”.

Para nosotras siempre ha sido un tema de calidad de las relaciones, más que de cantidad de horas con iguales o con cualquier tipo de persona. Any ha pasado, por su condición de “especial” para el sistema, por psicólogos, terapeutas, pedagogos, logopedas…Muy curioso observar como alguien que no quiere mentir y habla desde el amor infinito por los demás, Any, pone en serios conflictos a los profesionales hablando de socialización. Anecdótico simplemente.

En fin, lo que está claro es que nos necesitamos los unos a los otros en un camino común, por un bien común. La empatía, confianza y seguridad acompañan siempre a las relaciones sanas. Vivimos en un constante ida y vuelta entre el dar y recibir.

Pero no todos los espacios, momentos, ni personas son los adecuados en el camino de nuestras vidas. Así que desde el respeto, hablemos de elegir nuestro camino y no imponer el que debe de seguir otro. No limitemos nuestra libertad de elección.

Somos libres de pensamientos, palabras, obras, emociones…para relacionarnos desde el amor con todos los demás, o con quien decidamos, siempre desde el amor que nace de nosotros, desde nuestro corazón, hacia los demás. Sin pedir nada a cambio. Tras compartir con alguien, seremos capaces de elegir libremente si continuar cerca de ese grupo o no. Pero somos libres de decir NO. Es un aprendizaje fundamental. Las relaciones humanas se eligen, no se imponen.

En todo caso es un proceso de intercambio, no importa si lo que se da es algo físico o si es una caricia, una mirada o algo tan simple como escuchar a alguien en un determinado momento. Como seres humanos nos debemos un respeto siempre, compasión, caridad, ayuda…pero eso no significa que tengamos que ser el basurero de ego, emocional o físico de alguien, o de un grupo no elegido por nosotros.

Todo dar y recibir produce un intercambio emocional. Y para ser felices tenderemos al equilibrio. Por eso las relaciones descompensadas no funcionan y la socialización no se da en todas partes y con todo el mundo, porque realmente no todo el mundo buscamos lo mismo.

Realmente nosotras pensamos que toda persona tiene que tener el derecho de ser escuchada para elegir con libertad sus relaciones. Libertad para desde pequeños cortar las tóxicas y ser capaces de generar relaciones saludables.

Por ejemplo, si alguien nos impusiera a nosotras que tenemos que socializar en un bar lleno de humo y tomando Caca-Cola, pensaríamos que esa persona está loca o que la humanidad ha llegado a su fin.

¿Por qué socializarse en un espacio concreto? A algunos nos gusta compartir con la familia, en un lugar seguro, donde el amor es parte de relaciones interpersonales. Otros prefieren viajar y conocer personas de diferentes culturas y condiciones. Otros estar con el grupo de amigos de siempre y jugar en el parque o al Cash Flow. Cada persona es diferente y cada forma de socializarse debe de respetarse como diferente.

El modo en el que nos damos a los otros y en el que recibimos de los demás genera dinámicas que caracterizan la calidad de la relación y nosotras entendemos la verdadera socialización como un deseo de estar con los demás, siendo inteligentemente selectivos según nuestra sensibilidad, para no interrumpir el crecimiento de quien empieza el camino.

“Socializar” a un niño es una redundancia en si misma. El problema está cuando intentamos imponer un criterio para una socialización obligada en vez de dejar actuar a la naturaleza.

Como somos humanos, somos sociales, pero cuanto más “somos”, más seleccionamos las relaciones que queremos establecer en el día a día.

Por la libertad de elección desde pequeños, para tener relaciones sanas de mayores.

#anayany
#vidafeliz
#amorinfinito

LO QUE REALMENTE IMPORTA

Disfrutemos de la rutina diaria habitual.

De hacer solo una cosa a la vez: una sola tarea. Al caminar, caminar. Cuando comer, comer .

De hacerlo despacio y deliberadamente. Tomémonos nuestro tiempo, lentamente.

De hacerlo por completo. Pongamos nuestra mente totalmente en una sola tarea hasta que la hayamos terminado.

De hacer menos. No tengamos una interminable lista de tareas. Estar muy ocupado es estar preocupado por lo que va a venir.

De dejar espacio entre tarea y tarea. Administremos nuestro horario para que siempre tengamos tiempo para completar lo que estamos haciendo. No programemos las cosas juntas. Y descansemos unos minutos entre actividades.

De desarrollar hábitos. Para comer, dormir…

De marcar horarios. Un tiempo para para bañarse, un tiempo de trabajo, un tiempo para la limpieza, un tiempo para descansar…

De dedicarnos tiempo para nosotros mismos. Podemos dedicar tiempo a lo que más nos gusta, a hacer ejercicio, descansar, estar presentes…

De sonreír y ayudar a otros. Con humildad, sin egoísmos. En nuestra propia casa, primordial, y también fuera de casa. Ser amables y sonreír puede ser una gran manera de mejorar la vida de los demás. Hagamos si podemos voluntariado o trabajo social siempre siempre con una sonrisa.

De hacer la limpieza y la cocina con amor. Son grandes maneras de conciencia práctica, y pueden ser grandes rituales realizados cada día. Poner toda la mente en las tareas domésticas diarias, concentrarse y hacerlas despacio y completamente puede cambiar todo el día.

De pensar en lo que es necesario. Seamos frugales, hay muchas cosas en nuestras vidas que no son necesarias.

De simplemente vivir y vivir simplemente. Para nosotros: nuestra familia, nuestros cuidados, nuestra lectura, nuestras cosas…es esencial. Y para con otros: pasar tiempo con amigos, escuchar, hacer recogida de libros, plásticos o cuidar la naturaleza.¡Feliz día de La Tierra!

Dejemos espacio para disfrutar de nuestra vida diaria mediante la eliminación de las cosas que no son esenciales, porque todos tenemos 24 horas al día. Elijamos que hacer con ese tiempo de forma consciente y siempre con amor.

Volver hoy a la rutina, tras varios días de fiesta, es un placer para nosotras. No hay nada mejor que volver a lo que te hace feliz a diario .

Apreciemos lo que realmente importa.

#anayany
#vidafeliz
#rutinas

CONOCER POR PLACER PARA CRECER.

Conocer cosas nuevas nos hace ser más creativos. Y compartir esos conocimientos con los demás es un acto de generosidad, inteligencia y deseo de crecimiento común.

Por eso nos encanta la gente que tiene algo que enseñarnos. Juntos entramos en esa espiral virtuosa de quien comparte y conoce cosas nuevas o nuevas visiones, generando críticas constructivas, opinión, pensamientos y la posibilidad de aplicarlos a la práctica y generar nuevos conocimientos.

Pero tener conocimientos por acumulación, es como tener dinero ahorrado, siempre puedes acumular más, pero no estará trabajando, y es solo para ti . Si invertimos parte de nuestros ahorros, entonces ese dinero estará trabajando por sí mismo y nos dará más dinero, a la vez que contribuimos con aspectos relacionados con el crecimiento económico, como la posibilidad de que se creen más puestos de trabajo, generando un movimiento en espiral. Pues lo mismo pasa con el conocimiento.

El conocimiento forma parte del desarrollo humano y pertenece a todos. Así evolucionamos, al compartir diversas ideas con otros y aportar nuestro granito de arena a esa idea con nuestras experiencias al respecto.

Quien disponga de mayor conocimiento por práctica, estudio o causalidad debe actuar en consonancia con la responsabilidad social que ello significa y compartirlo con el mundo para que todos podamos crecer. Uno solo, llega más deprisa, pero todos juntos llegaremos más lejos.

Utilicemos, compartamos el conocimiento para hacer evolucionar a la humanidad.

Negar la posibilidad de contribuir o experimentar el avance en cualquier campo, y quedarnos estancados en las viejas escuelas, es frenar la evolución y las posibilidades de desarrollo.

No nos aferremos en teorías pasadas y aprovechemos esos conocimientos para generar nuevos campos de actuación que nos ayuden a ser mejores, más eficaces y más justos dentro de la diversidad humana.

Creemos entre todos un futuro común mejor, más ecológico, más eficiente y más sustentable que el presente.

Abramos nuestras mentes y pongamos nuestro granito de arena para cambiar el Mundo.

#anayany
#conocimientocomún
#compartir

SER FELICES A PESAR DE LAS CIRCUNSTANCIAS

“Cada vida y experiencia personal es un microuniverso“. Richard Buckminster Fuller

Muchos piensan que aceptar la vida como viene es sinónimo de pasividad y resignación.

Nosotras lo hemos visto siempre como el primer paso del cambio y por lo tanto el primer paso en nuestro propio camino de la felicidad.

Si queremos cambiar algo que no nos gusta, primero aceptamos que existe una situación que queremos mejorar y tomamos acción para mejorarla.

Negar la realidad o conformarse con lo que hay, no es nuestro estilo, ya que implica parálisis y bloqueo en situaciones que nos pueden generar malestar y todavía nos queda muchísimo por vivir, aprender y mejorar.

Para poder ser felices nosotras empezamos siempre por aprender a aceptar todo lo que nos ocurre y luego decidimos conscientemente qué podemos hacer.

Hay situaciones que podemos cambiar o mejorar y otras sobre las que prácticamente no tenemos ningún control. En este caso lo que hacemos es cambiar nuestra actitud.

Asumir una condición vital compleja, por ejemplo, parte de que hay cosas que no nos agradan en el día a día, pero aún así lidiamos con ellas y seguimos adelante sumando positivos.

Nosotras trabajamos a diario para ser felices a pesar de las circunstancias, porque hacemos que las cosas positivas pasen, y que pesen más que las negativas, siendo nosotras las actrices principales de nuestra propia vida, tomando el control y buscando siempre un plus de “buenrollismo”, conocimientos y amor .

#anayany
#serfelicesapesardelascircunstancias
#vidafeliz

EL CAMINO DE LA EVASIÓN

Es el camino más peligroso.

Admitir la adversidad es difícil. Por eso elegimos muchas veces retardar, evadir u ocultar los problemas. Pero tarde o temprano terminarán alcanzándonos, esta vez por sorpresa, cuando menos lo esperemos, si no lo afrontamos de forma valiente lo antes posible y nos molestamos en conocer las herramientas para hacerles frente y reponernos cuanto antes.

Para eso tenemos la memoria. Nos recuerda nuestras experiencias pasadas y nos iluminan el camino presente.

Si nos refugiamos en la evasión, y no afrontamos los nuevos retos y aprendemos de nuestras experiencias pasadas y de las experiencias de los demás, nos alejaremos de nuestra capacidad para crear nuevas alternativas e intentar aportar una luz de esperanza para que otra situación vital sea posible.

Hoy en día elegimos, a veces sin darnos cuenta, un estilo de vida en el que estamos anestesiados. Miramos hacia otro lado para alejarnos del dolor, viviendo como si fuéramos autómatas, buscando continuamente nuevas experiencias cada vez más intensas y al límite, que le den un sentido a nuestra vida y nos alejen de la cotidianidad.

El problema es que, al intentar protegernos del sufrimiento, caemos en lo que pretendemos evitar y nos causamos un dolor más profundo al evadirnos de nuestras responsabilidades reales y de la toma de decisiones presentes.

Dejemos de pensar en términos antagónicos, bueno o malo, positivo o negativo. Ese es la base del sufrimiento. Flexibilicemos nuestros pensamientos y abramos nuestro corazón a las posibilidades.

Pensemos en el famoso yin y yang. No son antagonistas sino dos fuerzas complementarias que se necesitan mutuamente. Todas las experiencias encierran una parte positiva y otra negativa. Somos nosotros quienes le damos más importancia a una u otra.

Por evadirnos no va a mejorar nada, simplemente caminaremos por el sufrimiento de ese momento.

Incluso las experiencias aparentemente negativas encierran siempre una oportunidad o una enseñanza que puede convertirnos en personas más sabias o resilientes.

Tomemos el toro por los cuernos y afrontemos las posibilidades cuando pasen por nuestra puerta. Retrasar las decisiones solo nos genera más sufrimiento y no soluciones.

Seamos nosotros los dueños de nuestra vida y no nos pongamos excusas vacías para evadirnos del esfuerzo y trabajo que supone un avance en el camino.

Crecer consiste en afrontar la vida, no en evadirnos de los problemas.

#anayany
#vidafeliz
#creciendoenelcamino