BUENOS DESEOS PARA EL 2022

“Recuerde que el Ángel de la Esperanza está trabajando en nuestro mundo. Todos necesitamos tener esperanza, y les pido a todos en este momento que oren por la esperanza y la paz dentro de sus propios hogares, sus propias familias, sus comunidades y el mundo. Que la esperanza brille siempre en sus vidas”. Lorna Byrne en su libro “Ángeles en mi cabello”. Lectura recomendada por anayany.com

Deseamos que este 2022 sea un año de vida maravilloso, en el que podamos crecer desde la esperanza, la generosidad, la humildad, la compasión, el buen humor, el amor, etc. Un camino lleno de magia, felicidad y paz, donde nos miremos, amemos y compartamos de corazón, aceptando como somos y comprendiendo lo que nos rodea.

Con el suficiente amor propio para salir victoriosos frente a posibles batallas, y con la humildad necesaria para saber que hay relaciones, situaciones o cosas que es mejor dejar atrás. 

Que aceptemos que hay realidades que son difíciles, pero que podremos cambiar si despertamos. 

Que sea un año en el que eliminemos los “no puedo” y reconozcamos los “no quiero”. 

Que escuchemos nuestra verdad, y que la digamos, con plena conciencia de que es solo nuestra verdad, no la del otro. 

Que nos expongamos a lo que tememos, porque es la única manera de vencer el miedo. 

Que aprendamos a tolerar los errores de los otros, porque también tenemos los nuestros, y eso anula la posibilidad de reclamo. 

Que no nos condenemos por equivocarnos, no somos todopoderosos.

Que crezcamos, hasta donde y cuando queramos. 

Deseamos que en el 2022 logremos ser aún más felices, cada uno con nuestras circunstancias.

La felicidad es el camino, no la meta…

FELIZ AÑO.

#anayany

#amorinfinito

#vidafeliz

#2022

#feliz2022

#felizañonuevo

@anayany.comweb

SEMBREMOS DE AMOR ESTE MÁGICO MUNDO.

“El amor es mágico. La magia es la capacidad de amar. Cuanto (y cuando) más amamos, más mágicos somos”. Any Pascual.

Creamos nuestro propio pasado, presente y futuro porque amamos toda nuestra vida.

La unión nos conduce al amor, a la armonía. Tener fe en nuestros sueños también nos conduce al amor. Y cuando cultivamos el arte de amar, se crea magia en nuestra vida.

El amor es el aliento de la alegría, por eso al amar nos hacemos mágicos para tener una vida feliz independientemente de las circunstancias, unidos y confiando en nuestras posibilidades.

Aprendizaje: Sembremos amor para cosechar la magia de la vida.

#anayany

#vidafeliz

#amorinfinito

POR UNA SOCIO-ECONOMÍA REALMENTE LIBRE.

Por Any Pascual.

“Libertarismo significa que usted es socialmente tolerante, no molesta a nadie, y cree que el gobierno debe mantenerse al margen de su vida”. Clint Eastwood.

A nosotras nos encanta hablar de economía, relaciones sociales, filosofía, política, etc. Respecto a esto último nosotras vemos que hoy en día planean sobre nuestros pensamientos cuatro ideologías dominantes en el mundo: socialismo, comunismo, capitalismo (que tiene dos vertientes: la oligarquía y capitalismo de libre comercio) y el utópico liberalismo (utilizado por muchos de forma falsa como cuando hablan de ecología, sostenibilidad, etc.) 

Para diferenciar estas corrientes, se puede usar un símil muy simple: un coche. Concretamente, los cinturones de seguridad de los coches.

El comunismo obliga a todos a fabricar y utilizar un coche con cinturón de seguridad, pero un coche horrible, el peor posible, y no hay más que hablar, coches malos para todos. Si alguien ve un fallo, no puede hacer nada para mejorarlo, porque el coche no es suyo sino del Estado. Hay seguridad, pero a costa de la nula eficiencia y nada de libertad.

En el socialismo, se impulsa a todos los que no tienen trabajo a trabajar en las “fábricas”. No se les obliga, pero lo hacen porque saben que, si no, no tendrán acceso a los coches. Y esto es así porque, aunque su salario sea una miseria, a esos trabajadores les pagan con un coche de empresa gratis. Pueden intentar mejorar, pero siguen dependiendo del Estado. Pueden elegir, pero la otra opción es no tener coche. Estos cinturones son lo bastante buenos, funcionan muy bien para la mayoría, pero si tus circunstancias vitales son distintas, te tienes que conformar y ya. No puedes cambiar, solo conformarte con lo que hay.

En un capitalismo oligarca, hay varias marcas de coches con diferentes tipos de cinturones y la persona está sujeta a lo que pueda pagar. Literalmente. Los fabricantes, gente muy rica, deciden quiénes tienen acceso a qué. Hay una aparente abundancia, pero es falsa, porque la brecha entre ricos y pobres es cada vez más grande y, como los precios suben por decisión de los oligarcas, cada poco la población tiene que cambiar de coche porque ya no puede pagar el anterior. Y por lo tanto la calidad de vida no para de bajar. Tienen la opción de prosperar, pero deben hacerlo exactamente como los poderosos quieren, o a escondidas. De otro modo, al final no podrán vivir dignamente. Y sin embargo, incluso la gente pobre cree que es rica, o que al menos están mejor que el vecino, porque hay destellos de glamour por todas partes. La gente vive de ilusiones.

En el capitalismo de libre comercio, impera el determinismo y las teorías anticuadas de la ciencia. En esta situación, el planeta es un almacén de recursos y quien tenga más habilidades se lleva el premio gordo. Hay millones de cinturones y coches diferentes, porque muchas personas se fabrican los suyos propios, y también hay millones de accidentes porque, afrontémoslo, ¡la mayoría no tiene ni idea de coches! Esta situación es como un videojuego. Si eres habilidoso, consigues el objetivo, llegas hasta el final y descubres cómo tener éxito. Si no… bueno. Existe mucha propaganda de los mejores modelos del mercado, porque la gente que tiene coches y cinturones útiles quiere popularizar su idea en concreto. Cualquier cosa está patentada, y los pobres hacen copias con aquello que pueden. Cada uno decide, o al menos eso parece. Y si tienes una buena idea, venderla te catapulta. Hay una libertad de pensamiento sin límite ninguno.

Pero en realidad, lo que pasa en esa situación es que la población media se convierte en el activo de los capitalistas. Las ventas lo son todo, el mundo cambia instantáneamente, y la presión acaba por aplastar a quienes no innovan lo suficiente. Realmente, el mercado es el que decide, y no hay límites. Cuánto más alto se sube, más dura es la caída. Además, cualquiera puede elegir arriesgarse y no poner un cinturón de seguridad en sus coches. La mayoría es quien dicta las normas, pero nada es realmente obligatorio. Cada uno vive según le parece, y hay una exaltación del individualismo. Los recursos cambian de manos exageradamente rápido, y el conocimiento auténtico está guardado en cajas fuertes, porque es lo que controla y maneja el poder. Aparentemente todos tienen las mismas oportunidades, pero esto no podría estar más lejos de la verdad. Todo el mundo prospera por sus propios medios… o no.

Y luego está el utópico liberalismo. Según esta perspectiva, por primera vez, el bienestar de los individuos es más importante que la producción. En una situación liberal, habría verdadera democracia, porque todos nos podríamos de acuerdo voluntariamente para elegir a un representante de la sociedad que llevara al conjunto a buen puerto, según una ética y moral común. Todos los coches tendrían los mejores cinturones de seguridad posibles actualmente. ¿Sabéis por qué? Porque los fabricantes tendrían en cuenta a los usuarios, y buscarían ayudarse los unos a los otros para generar prosperidad. Las nuevas ideas serían probadas, y una vez fueran lo mejor disponible, se las presentaría a la sociedad para decidir. Cada uno tendría todos los derechos y toda la responsabilidad, dentro de un marco de respeto mutuo. Los cinturones de último modelo estarían ahí, y también habría los más tradicionales. Pero todos tendrían algo en común: una calidad sobresaliente. En una sociedad libertaria y liberal, las personas no estarían obligadas a trabajar, no tendrían que depender del coche de empresa. Tampoco estarían preocupados por precios injustos, ni deberían esforzarse en exceso para ser abundantes y poder permitirse un mejor coche. No. En una sociedad verdaderamente libre y sana, los conductores solo necesitarían preocuparse por una cosa: ponerse el cinturón.

Aprendizaje: Decide lo que quieres ver en el mundo, y empieza a aplicarlo a tu propia vida.

#anayany

#amorinfinito

#vidafeliz

UNA POESÍA


CARPE DIEM


“No dejes que termine sin haber crecido un poco,
sin haber sido un poco mas feliz,
sin haber alimentado tus sueños.
No te dejes vencer por el desaliento.
No permitas que nadie
te quite el derecho de
expresarte que es casi un deber.
No abandones tus ansias de hacer de tu vida
algo extraordinario…
No dejes de creer que las palabras, la risa y la poesía
sí pueden cambiar el mundo…
Somos seres, humanos, llenos de pasión.
La vida es desierto y también es oasis.
Nos derriba, nos lastima, nos convierte en
protagonistas de nuestra propia historia…
Pero no dejes nunca de soñar,
porque sólo a través de sus sueños
puede ser libre el hombre.
No caigas en el peor error, el silencio.
La mayoría vive en un silencio espantoso.
No te resignes…
No traiciones tus creencias. Todos necesitamos
aceptación, pero no podemos remar en
contra de nosotros mismos.
Eso transforma la vida en un infierno.
Disfruta el pánico que provoca tener
la vida por delante…
Vívela intensamente,
sin mediocridades.
Piensa que en tí está el futuro y en
enfrentar tu tarea con orgullo, impulso
y sin miedo.
Aprende de quienes pueden enseñarte…
No permitas que la vida
te pase por encima
sin que la vivas…”
Walt Whitman

#anayany

#vidafeliz

#amorinfinito

FELICES DÍAS DE CELEBRACIÓN

“Para muchos el árbol de Navidad puede ser un trasto que se saca en diciembre y se guarda en enero, para esperar otro año. Para nosotros cogiendo todo lo que conocemos y su simbolismo, cuando está preparado con consciencia y se transmite estos saberes, no deja de ser un altar a la vida, un altar a la gratitud, un altar a la cosecha, un altar de conexión del cielo y la tierra, un altar a nuestros ancestros”. Pelú Campos.

Nosotras no perdemos ocasión para realizar una celebración, sea la época que sea del año. Independientemente de la educación, cultura y tradiciones, podemos experimentar muchos momentos mágicos. Momentos para reflexionar, agradecer y preparar nuestro camino. Está en nuestras manos elegir qué celebrar y realmente por qué. Aunque a veces los hábitos culturales contemporáneos, o las personas con las que compartimos estos momentos, chocan inevitablemente con nuestro estilo de vida o la tradición simbólica de celebrar, en este caso en Navidad, el amor por la vida y por los demás, la unión y la paz nos unen estos días. 

En Navidad nosotras seguimos con nuestro mantra eterno SÍ SE PUEDE SER FELICES INDEPENDIENTEMENTE DE LAS CIRCUNSTANCIAS. Por eso este es un momento más para celebrar. 

Con la entrada de un Nuevo Año, todos nos planteamos nuevos propósitos saludables y las esperanzas se renuevan. Por desgracia, estas intenciones suelen durar muy poco. 

Ajenas al circo navideño consumista, nosotras elegimos ser conscientes de esta celebración, estar juntas y visualizar nuestra propia utopía a través de anayany.com, un sueño que vamos creando día a día y año tras año. Seguimos imaginando nuestro propio Mundo para vivir felices, libres, con bienestar y en paz, y el amor es la energía que nos da fuerzas y nos une para lograr nuestros sueños. Por eso, para nosotras, las Navidades son un poco distintas. Elegimos celebrar el verdadero significado de la Navidad desde el Espíritu Navideño unido a nuestro amor y tradiciones. Las nuestras son unas navidades de vida con sentido, al estilo anayany.com. Relacionar la Navidad solo con todos los preparativos que implica (las luces, los productos navideños, los precios prohibitivos de muchos alimentos en estas fechas, las compras navideñas, los festivales escolares, la lotería, las comidas y cenas de empresa, la paga extra, la cesta navideña, etc.) no tiene sentido en nuestro estilo de vida. Pero sí hacemos algunas cosas tradicionales y otras quizás diferentes. Eso sí, elegimos hacerlas todas con Amor y desde la Felicidad, para representar también en estas fechas nuestro amor infinito y respeto mutuo. Por ello, nos ha encantado crear juntas este larguísimo post para reconocer el origen histórico de nuestras celebraciones en estas fechas, desde los ritos paganos hasta el mismísimo Imperio Romano o las costumbres cristianas. Somos una mezcla de todo.  

Esperamos que esta lectura pueda ayudar a alguien a vivir y celebrar el auténtico Espíritu Navideño y sus tradiciones antiguas, muy lejos de su lado comercial moderno.

Nuestros antepasados y cultura proceden del norte de España, con muchas reminiscencias celtas e influencias de los pueblos del norte de Europa que llegaban a nuestras costas y nos dejaban su cultura. Por eso para nosotras la Navidad es una mezcla de influencias que siguen vivas en nuestras costumbres. Celebramos la Nochebuena con un banquete (ecológico, por supuesto), que simboliza la abundancia, y el día de Navidad nos intercambiamos regalos, para manifestarnos nuestro cariño, como en la Antigua Roma, en la cual se ofrecían obsequios a los niños durante una fiesta llamada Saturnalia o Saturnales. Llegaremos a eso después. 

Hace años, el reencuentro familiar era el centro de estas celebraciones, hasta que el trabajo, la distancia, nuestro estilo de vida y por último las circunstancias han desplazado esta tradición desde una reunión de la familia cercana, a nuestro hogar. Lo aceptamos y actualmente, desde hace ya unos años, lo celebramos los tres juntos, y felices de que toda la familia se encuentre bien. 

La conmemoración de la Navidad cristiana nos ha llegado a través de los abuelos. Ellos nos han transmitido que desde el 24 de diciembre hasta el domingo siguiente a la fiesta de la Epifanía (6 de enero) se celebran el nacimiento de Jesús, el Adviento, la Navidad, la fiesta de los Reyes Magos, etcétera. Por tradición cristiana, el 25 de diciembre celebran el nacimiento de Jesús, aunque realmente no se conoce la fecha exacta. Se sabe que Jesús nació durante el reinado de Herodes, puede que en abril, mayo… Otros dicen que en septiembre y otros en pleno agosto (según se analice desde los textos bíblicos o desde el cielo y la situación de los astros en aquella época, o las actividades campestres con las ovejas que también se mencionan en los textos sagrados). La cuestión es que, como Cristo había venido al mundo para librar a la humanidad de la oscuridad, parece lógico que se decidiera poner una fecha tan señalada en el solsticio de invierno, en el que la vida triunfa sobre la muerte. La primera vez que la Navidad cristiana, tal y como la conocemos hoy, se celebró el 25 de diciembre fue cuando el Papa Julio I la implantó, cuatro siglos después del nacimiento de Jesús, para que los fieles cristianos se apartaran de las fiestas paganas del solsticio de invierno. La Iglesia eligió el 25 de diciembre para conmemorar el nacimiento de Jesús, de modo que la Navidad ocupó el lugar de esas fiestas, entre las cuales estaban las Saturnales, en el invierno de Roma. Se trataba de celebrar el nacimiento del Salvador y al mismo tiempo tapar, por su coincidencia, la celebración romana del Natalis Solis Invicti, el nacimiento del sol invicto (el sol, en inglés “sun”, fue sustituido por el Hijo, en inglés “son”, de Dios). Y nosotras hemos dicho: ¡¿Por qué no celebrar los dos acontecimientos?! En Oriente el 6 de enero se celebraba la Epifanía, las manifestaciones de Cristo (nacimiento, adoración de los Reyes Magos y bautismo), y en Occidente únicamente estaba la fiesta del nacimiento, el 25 de diciembre, así que con los años se decidió que Occidente adoptaría la Epifanía y Oriente incluiría la Navidad, y así toda la cristiandad estaría unificada. Según la tradición popular, tres magos, reyes de Oriente, le llevaron regalos a Jesús, recién nacido en Belén. Por este motivo, existe la costumbre cristiana de obsequiar a los niños con juguetes en recuerdo del oro, incienso y mirra ofrecido por los magos a Jesús. Aunque, como ocurre con la Navidad, la fecha actual de la Epifanía (el 6 de enero) se debe muy probablemente a cálculos relacionados con el solsticio de invierno y las fases de la Luna, además de estar influenciada por los muchos cambios de calendario que ha habido en la historia.

Por otro lado, para los cristianos San Nicolás realmente sí existió. Fue obispo de Mira, la actual Turquía, en el siglo IV. Se narra que una noche, cuando trataba de transportar tres bolsas de oro hasta las tres hijas de un mercader arruinado, una de las bolsas cayó dentro de los calcetines que colgaban de la chimenea para secarse y que por eso desde entonces se cuelgan los calcetines en espera de regalos. Su fiesta se celebraba el 6 de diciembre. San Nicolás es patrón de Rusia, además de ser muy popular en Grecia, el norte de Europa, Alemania e Inglaterra, donde ha sido asimilado y refundido junto a  Papá Noel y a Santa Claus, denominación anglosajona de San Nicolás, con funciones de protector y patrón de los niños. Lo de la barba blanca y el color rojo llegó bastante después, gracias a la publicidad de esa famosa marca de refrescos implantada en todo el mundo. 

El belén o pesebre representa el nacimiento de Jesús en Belén por medio de figuras. Fue San Francisco de Asís quien realizó la primera representación. Durante la Edad Media y el Renacimiento era costumbre realizar escenas de Navidad en las iglesias. De ambas tradiciones viene la de los belenes actuales.

Por último en cuanto a la tradición cristiana, el árbol de Navidad data del siglo I d.C., cuando San Bonifacio viajó a la Baja Sajonia. Allí una comunidad de paganos, basándose en el mito del Árbol del Mundo de la mitología nórdica, que simboliza la unión, realizaban un sacrificio en honor a Thor (el Dios del Trueno) en la base de un roble al que consideraban sagrado y que era conocido como “El Roble del Trueno”. San Bonifacio quiso cambiarlo, llegando a la aldea en la víspera de Navidad. Derribó ese roble y lo reemplazó por un abeto, el símbolo del amor eterno de Dios. Este árbol fue adornado con manzanas, que para los cristianos representan las tentaciones según el texto bíblico sobre Adán y Eva, y velas, que simbolizaban la luz del mundo y la gracia divina. Al ser una especie perenne, el árbol es también un símbolo de la vida eterna. Además, su forma de triángulo representa a la Santísima Trinidad. En la Edad Media esta costumbre se extendió, y luego llegó a América. 

Y resumidamente así vemos nosotras las tradiciones cristianas más populares que perduran hasta nuestros días y que nos han transmitido, a su forma, nuestros ancestros.

Aunque por otro lado, la Navidad puede celebrarse como la fiesta pagana de Yule, que, como ocurrió con muchas otras celebraciones paganas (el solsticio de verano-San Juan, el equinoccio de primavera-Pascua, Samhain-La noche de todos los Santos), la iglesia cristiana asumió como propias para celebrar los ritos cristianos. Así que nosotras respetamos ambas formas de celebración, que coinciden en fechas y simbólicamente, pero que se fundamentan en principios distintos. O a veces no tan distintos.

Veamos cómo unimos nosotras estas distintas tradiciones, remontándonos a muchos siglos atrás.

Las celebraciones paganas se realizaban durante Yule (en las tierras de los ‘bárbaros’). La festividad de Yule duraba varias semanas, entre doce y trece días con sus noches, comenzando en la víspera del solsticio de invierno y acabando el día de Año Nuevo. Tradicionalmente se colocaba bajo el techo un árbol que recordaba a Yggdrasil, el Gran Fresno de cuyas ramas, según los antiguos nórdicos, penden los Nueve Mundos, incluyendo el de los hombres. De aquí heredamos la tradición del Árbol de Navidad de la que derivó la ya explicada versión cristiana.

También se sacrificaba una cabra en honor a Thor, el cual conducía un carro tirado por dos machos cabríos de los que podía alimentarse permanentemente, porque siempre volvían a la vida. La cabra era culturalmente una ofrenda, y así terminó convirtiéndose en un símbolo de esta fiesta pagana como “la que portaba las ofrendas”. En las tierras de Finlandia, esta cabra se cambió por un trineo de renos con un anciano que traía regalos llamado Joulupukki (cabra de Yule), más conocido por todos nosotros como Santa Claus o Papá Noel.

Los griegos también celebraban esta época con una cabra. Lo hacían en honor al dios del vino y la fiesta, Dioniso. De hecho, en una región, se le llamaba Egóbolo, “matador de cabras”. Las sacerdotisas de Dioniso liberaban una cabra en el bosque, y luego la perseguían hasta atraparla, ofreciéndola como sacrificio al dios para asegurar que el Sol volviera a salir y brillar con fuerza.

Actualmente, en Grecia es tradición que los niños vayan de casa en casa cantando kalanda, o cálanda, villancicos, en las vísperas de las fiestas más importantes del Dodekaímero (los Doce Días de Navidad). Esta costumbre también tiene sus raíces paganas, pues los cálanda son la versión moderna de los iresioni (cánticos) de la Antigua Grecia. En la antigüedad, al cantar los iresioni, los niños llevaban ramas de olivo o de laurel decoradas con hilos (en los cuales ataban aquello que les ofrecían los dueños de esas casas que visitaban) y además pequeñas maquetas de barcos. Estos últimos también representaban a Dioniso, más concretamente su llegada a las costas griegas.

¿Y por qué se le daba tanta atención a Dioniso en las fiestas invernales? Es fácil; se trata de un dios relativamente libre, muy asociado con la naturaleza y sus ciclos. Y por otro lado, a Dioniso se le veneraba en Delfos, el templo de Apolo (y uno de los templos más importantes de la Antigua Grecia), especialmente durante el invierno, cuando tomaba el lugar de dios patrón del templo mientras Apolo estaba descansando en los cielos. Otra celebración más del ciclo del sol, su desvanecimiento del plano terrenal y posterior renacimiento. 

En los países escandinavos e incluso en Gran Bretaña se han conservado algunas tradiciones originales de Yule, como quemar un gran tronco (cuenta también su versión en bizcocho de chocolate), el Wassailing o Yulesinging, que es lo que nosotros conocemos como “pedir el aguinaldo” e ir por las casas cantando villancicos en grupo, o colgar la cabra de paja que simbolizaba el sacrificio de la cabra a Thor, que más tarde se uniría a la tradición del muérdago (que era sagrado para los druidas, los cuales lo consideraban mágico porque permanecía verde todo el año). Los escandinavos creían que era una planta que otorgaba la paz, ya que bajo ella los combatientes podían declarar una tregua en la batalla o celebrar un matrimonio. También lo relacionaban con la fecundidad, y con numerosas propiedades curativas y místicas. Posteriormente fue sustituido por el acebo. De ahí nació la tradición de besarse bajo el muérdago, colgado en el umbral de una puerta. Esta creencia surge de la mitología nórdica, en concreto del mito de la muerte de Balder, dios del amor, la paz y el perdón. Balder era el segundo hijo de Odín y su esposa Frigga, y hermanastro de los dioses Thor y Loki. Era el más bello y querido de entre todos los dioses del reino de Asgard. Era tan hermoso y brillante que la luz se proyectaba desde él. Además, tenía un hermano ciego llamado Hod, que tuvo una papel importante en la relación de Balder con el muérdago. Pero esta es otra larga historia solo apta para amantes de la Mitología como Any.

En Escocia aún se practica una curiosa tradición, llamada first-footing, que se traduce como “la primera pisada”. Consiste en que, en Nochevieja, los hombres de cada casa salen al frío, con una vela, y no entran hasta después de la medianoche, cuando ya es el Día de Año Nuevo. Entonces, si la primera persona que entra a la casa ese día (no tiene por qué ser de esa familia; de hecho, se promueve la hospitalidad con los vecinos y con extraños), la persona que hace esa “primera pisada”, es un hombre de pelo negro, eso traerá la suerte a la casa y a sus habitantes. Es tradicional también que ese hombre lleve una cesta con pan, sal, carbón para la chimenea y alguna bebida.

En Macedonia, existe una costumbre según la cual en Año Nuevo las personas mayores van de casa en casa, disfrazadas, y reciben ofrendas de comida, las cuales utilizan después para reunirse y celebrar un banquete. 

Otras culturas mencionan en sus rituales astrológicos a algún dios sol. En Grecia y Roma, se veneraba a Helios y Apolo. Para los persas, y en parte también para los indios y los romanos, el dios solar era Mitra, que nacía cada año entre el 24 y el 25 de diciembre, la fecha del solsticio de invierno para los persas. Este dios, además, es el mediador entre las fuerzas del bien y las del mal. Es quien mantiene el equilibrio. En este sentido, Mitra es un dios que se asemeja a la figura de Cristo. Estas culturas creían que el Dios del Sol nacía durante el solsticio de invierno, el día más corto del año, y que los días se hacían más largos a medida que el dios se hacía más viejo.

Para los romanos, el 17 de diciembre era considerado como el día de comienzo de las fiestas invernales, y a la principal fiesta la llamaron Saturnalia, en honor a Saturno (la contraparte romana del griego Cronos, divinidad del tiempo). Durante esta celebración, que técnicamente duraba hasta el 23 de diciembre, los romanos posponían todos los negocios y guerras, había intercambio de regalos, y liberaban temporalmente a sus esclavos. En esa fecha, y durante la Saturnalia en general, los papeles sociales se revertían, de modo que las clases más privilegiadas prestaban ayuda y alimento a los más pobres. Es decir, los señores eran los que servían a los sirvientes, al contrario que normalmente, y les daban vacaciones, de modo que muchas veces los señores adinerados tenían que cocinarse su propia comida en estas fechas, o resignarse a comer un plato sencillo y frío. Había jolgorio, y la gente se reunía. Para hacer más fácil que los romanos pudiesen convertirse al cristianismo sin abandonar el ambiente festivo, se decretó que las Saturnales (otro nombre para estas fiestas) serían sustituidas por las celebraciones del nacimiento de Jesús de Nazaret.

Según el folklore de los Países Bajos, la figura que trae regalos a los niños se llama Sinterklaas (el equivalente a nuestro San Nicolás) y viaja hasta esa región en un barco de vapor. Luego, al llegar a tierra firme, se baja del barco y monta en un caballo llamado Amerigo, un caballo blanco como el invierno. Y así, montado en su caballo, y junto con sus pajes (llamados Pedritos, los cuales lanzan galletas a la gente al pasar) se pasea por la ciudad, hasta que el alcalde le recibe. Este podría ser el origen pagano de la cabalgata de los Reyes Magos, o al menos una tradición relacionada. ¿Y sabéis de dónde se dice que parte cada año el barco de Sinterklaas? ¡De España! Concretamente, de Alicante. ¡Le encanta el Sol de nuestra costa!

También en los Países Bajos, existía la tradición de dejar un zapato en la iglesia, y la gente ponía sus dádivas en ese zapato, las cuales se repartían luego entre los más pobres en el día en el que se celebra la muerte de San Nicolás. Y por otra parte, los niños ponían sus zapatos junto a la chimenea, tal y como ahora es costumbre poner los calcetines, y el ayudante de San Nicolás (Pedrito) los llenaba de regalos.

La primera mención de un banquete de Navidad, como el que se celebra en Nochebuena se realizó en Constantinopla, y data de 379. ¡Fantástica tradición, ¿verdad?!

También nos gustan las celebraciones que otras culturas, más alejadas de nosotras, celebran en estas fechas. 

Durante el invierno, los aztecas celebraban el advenimiento de Huitzilopochtli, dios del Sol y de la guerra, en el mes Panquetzaliztli, que equivaldría aproximadamente al período del 7 al 26 de diciembre de nuestro calendario. Aprovechando la coincidencia de fechas, los primeros evangelizadores, los religiosos agustinos, promovieron la celebración de la Navidad y así (casi) desapareció el Dios prehispánico y mantuvieron la celebración, dándole características cristianas.

Los incas celebraban el renacimiento de Inti, su Dios Sol. El nombre del festejo era Cápac Raymi o “Fiesta del sol poderoso”, que duraba tanto que también abarcaba y daba nombre al mes, y por lo tanto con Cápac Raymi comenzaba el primer mes del Calendario Inca, el equivalente a nuestro Enero. Esta fiesta era la contraparte del Inti Raymi de junio, pues el 21 de diciembre es el solsticio de verano en el hemisferio sur, y el Inti Raymi sucede en el solsticio de invierno austral. En el solsticio de verano inca, el Sol alcanza su mayor poder (es viejo) y muere, pero vuelve a nacer para llegar a su madurez en junio, luego declina hasta diciembre, y así se completa el ciclo de vida del Sol. Esta fiesta incluía una ceremonia de iniciación en la vida adulta de los hombres jóvenes del imperio, dicha iniciación era conocida como Warachikuy.

Por todo esto para nosotras tiene sentido desearos: ¡Feliz Yule a todos! ¡Feliz Navidad! ¡Feliz Vida!

Conocer las tradiciones y festejarlas con el simbolismo y desde el amor, compartiendo con nuestra familia conscientemente lo que representan verdaderamente estas fechas, nos ayuda a respetar y valorar cada acto que realizamos estos días.

Para nosotras poner el Árbol de Navidad, como símbolo de unión entre la Tierra y el Cielo; cenar juntos, como agradecimiento por los alimentos de todo el año; tener presentes, como símbolo de Amor a quienes nos acompañan; etc., forma parte del ritual en el que agradecemos conscientemente lo que somos, pensamos y hacemos en estas fechas para celebrar el Amor por la Vida.

Y que no falten las nuevas tradiciones familiares, como el maratón de pelis de Navidad, los jerseys navideños, decoración individualizada hecha a mano, canciones de navidad, villancicos a todas horas, etc. 

Festejar es manifestar nuestro amor por la vida y expresar nuestra alegría por estar juntos un año más, así que… ¡A disfrutar de estas Fiestas!

¡Felices Fiestas! ¡Feliz Vida llena de Paz, Amor y Libertad!

#anayany

#vidafeliz

#amorinfinito

UNA DE CUENTOS

EL PROFESOR.

Un día un profesor se puso a escribir en la pizarra:

9×1 = 09

9×2 = 18

9×3 = 27

9×4 = 36

9×5 = 45

9×6 = 54

9×7 = 63

9×8 = 72

9×9 = 81

9×10 = 91

En en salón se hicieron muchas burlas porque el profesor se había equivocado. Ya que la respuesta correcta de 9×10 es 90. Todos sus alumnos se rieron de él.

Entonces el profesor esperó a que todos se callaran, y dijo:

«A pesar de haber acertado las 9 primeras cuestiones, nadie me felicitó. Sin embargo por haber fallado sólo una, todos se empezaron a reír; eso significa que, a pesar de ser brillante, la mayoría de la sociedad solo se fijará en tus pequeños errores y se burlará de ello. No dejes que una simple crítica destruya tus sueños».

Aprendizaje: La única persona que no se equivoca es la que no hace nada.

#anayany

#amorinfinito

#vidafeliz

¿JUEGAS A LA LOTERÍA?

 “La lotería es un impuesto para las personas que no saben matemáticas”. Roger Jones.

Un año más, como todos los años, ¡llegó el día de la lotería!: un impuesto voluntario, porque gran parte del dinero va al Estado, se supone que hacia un interés general. 

Muchos ven La Lotería de Navidad como una tradición, costumbre o, simplemente un acto de socialización en el trabajo, o como regalo, o incluso a veces como un compromiso. Pero realmente, si te toca la lotería, estás pagando un impuesto sobre un impuesto. Son 72.000 euros en impuestos por cada décimo premiado con el primer premio, conocido como El Gordo, de 400.000 euros. Así que cada ganador del primer premio de la Lotería de Navidad recibirá por su décimo 328.000 euros. Y a los que hayan comprado varios décimos y no les haya tocado nada… ¡SALUD! y a inflar las arcas del Estado.

El propio Estado, sabedor del “chollo” de la Navidad, vende ilusiones, esperanzas, incluso toca la fibra sensible con anuncios en TV, con un marketing brutal, y más en los años de crisis, en los que la sociedad se alimenta de ilusiones y el juego siempre genera expectativas de éxito. 

Pero el anhelo de obtener algún premio, un trozo de esperanza, grande o pequeño que pueda solucionar nuestras vidas o al menos aliviarlas en la parte económica, es algo ilusorio. En época de vacas flacas, las ilusiones aumentan ante la expectativa de ganar y salir del pozo. Pero, como comentaba un ganador de años atrás, él solo se compró un cortacésped… eso sí, el mejor del mercado.

Cuando alguien compra un boleto de lotería, realmente está aceptando el pago tácito de un impuesto. Las loterías son, en sí mismas, un impuesto que grava la falta de educación financiera. Lo curioso es que la lotería es un juego de azar, como las máquinas tragaperras, el casino, etcétera, pero ocurre que estos últimos no están tan bien vistos, y sin embargo, con la lotería a veces lo que está mal visto es no jugar.

¿Por qué no educarse financieramente en vez de jugar con nuestro dinero? El azar obviamente no es fácil, si no todo el mundo sería millonario. Matemáticamente es infinitamente más fácil obtener ingresos pasivos a través de pasivos, tras una buena educación financiera, que ganar la lotería.

Como inversoras, nosotras no apostamos a juegos de azar, ni tampoco los practicamos. No solo las loterías, sino casinos,  bingos, máquinas recreativas, apuestas online, apuestas deportivas, etc. Tampoco participamos en esos juegos de azar encubiertos bajo el eslogan de “una maravillosa inversión» que ofrecen los vende-humos con infinitas rentabilidades irreales, opciones binarias u otro tipo de “apalancamientos” que ya nos han hecho perder parte de nuestros ahorros en el pasado, y lo único que obtuvimos fue experiencia para no volver a caer.

Si nos fijamos en los últimos meses, nos daremos cuenta de que a consecuencia de haber cambiado hábitos familiares, laborales, etc., realmente muchas personas se han dado cuenta de cosas importantes en la vida, como tener dinero ahorrado, un colchón financiero y por supuesto, más que nunca, una buena educación financiera, para no tener que llegar a extremos y, sobre todo, no depender del Estado.

En fin… Si ya has comprado lotería, esperamos que seas un afortunado inteligente e inviertas parte del premio en mejorar tu educación financiera, así sabrás crear activos que te generen continuamente flujo de efectivo y no te quedará el amargo recuerdo de haber adquirido simplemente un cortacésped.

Aprendizaje: Cambiar el azar por la educación nos empodera en muchos ámbitos.

#anayany

#amorinfinito

#vidafeliz

101

“Pueblo que no mira atrás hacia sus antecesores, tampoco mirará hacia su posteridad”. Edmund Burke.

Tal día como hoy, hace 101 años nacía Natividad en un pequeño pueblecito del norte de España, Arlós. Ella es una de las mujeres que más han marcado mi vida: «Güelita», la Bisabuela, o la «Visa» (como a nosotras nos gusta llamarla por su generosidad).

¡Felicidades! ¡101 años no se cumplen todos los días! 🎂🍾🥂 !

Este año tampoco podemos estar juntas, pero lo celebraremos un poco más adelante, sea en la fecha que sea, disfrutando de verte y apapacharte. Me encanta comerte a besos y meterme contigo en tu cama. Me encanta la ilusión con la que me miras. Me encanta tu eterna piel rugosa, pero fina, tu chaqueta de punto y tus manos «separadoras» pidiendo espacio de tantos arrumacos que te doy y a los que nunca tuviste acceso por distintos motivos. Aunque ya no me reconozcas con los ojos, sé que me sientes con el corazón. “Eres muy buena”, es el regalo que me llevo de nuestro último encuentro, eso y la gran satisfacción de verte comer esas pastas que tanto te gustan. Volveremos a crear pronto otro momento así, de almas que se encuentran y vibran en la misma frecuencia del amor. Aunque tu cerebro no me reconozca, no importa,  el amor no tiene que recordarse, sino sentirse mientras estemos juntas .

Gracias por todo lo que me has dado a lo largo de mi vida: un rincón a tu lado para hablar y escuchar, una silla en la cocina mientras me hacías arroz con leche, un corazón donde refugiarme y… tantas cosas más. Eres para mí el mejor ejemplo de que “SÍ SE PUEDE” independientemente de las circunstancias y un ejemplo de lo que es perdonar, dar, cuidar y tirar hacia delante. 

Siempre te siento a mi lado, porque te tengo presente a diario, como el regalo de mi vida que eres; en mi corazón y en mucho de lo que soy. Gracias por ser mi abuelita. Eres la mejor.

Tú me “malcriaste” hasta jovencita con tus tortillas francesas con azúcar, tu regazo consolador de una niña perdida y tu paga de los domingos que mantenía no solo mis caprichos sino los de todos mis amigos. 

Eres la mejor abuela que una nieta pueda tener porque me has enseñado lo que no se enseña en las escuelas, cosas que me han acompañado toda la vida: el amor incondicional, el cuidado, la compasión, la humildad, el arrojo, etc., y que los sueños se hacen realidad, solo hay que ser buena persona, compartir y dar y las cosas vuelven a uno sin más.

Es un regalo saber que estás saludable, feliz y cuidada. Papá te llevará una gran tarta y ya me imagino a todo el personal de la Residencia armando la gran fiesta, como siempre que tienen la oportunidad, cantando y bailando y tú mandándoles parar de tanto jaleo. Estoy viendo la imagen en mis pensamientos, porque te conozco, te acepto y te quiero. ¡La mujer más longeva del lugar! Gracias a todos por cuidarte, quererte y abrazarte por mí a diario durante estos años❤❤❤

Tener una abuela como tú, y que estés aquí con nosotros, con 101 años, pudiendo disfrutar de ti tanto en mi vida ¡y lo que me queda!, sí que es que me toque la lotería.

Te amo, te valoro, te respeto y sé que hoy tendrás un día maravilloso, y eso es lo que importa.

¡Felices 101 años, güela! 🎂🎂🎂 Amor Infinito❤❤❤

#anayany

#amorinfinito

#vidafeliz

VIVIR CON LA NATURALEZA

 “El conocimiento nos permite poder escoger de una forma plenamente consciente cuando decidimos comprar un nuevo producto”. Radical Natural.

El greenwashing es una práctica de marketing verde destinada a crear una imagen ilusoria de responsabilidad ecológica. Hoy en día se han puesto de moda las organizaciones que se preocupan por el medio ambiente, cuando realmente sus actividades globales siguen siendo perjudiciales en gran medida para la naturaleza. Sin juzgar y respetando sus por qué, nosotras no compartimos ese ecologismo interesado.

Ser ecologista y naturista, para nosotras, es buscar la armonía con el mundo. Y no somos nosotras un ejemplo total de naturismo, seguimos aprendiendo y despertando día a día, pero sí nos sentimos implicadas desde el alma y lo reflejamos con nuestros actos diarios. Verdes de corazón.

Por eso para nosotras es muy importante estar en armonía con el Universo, conectadas con los ritmos de la naturaleza, percibiendo los cambios y los ciclos, en el macrocosmos y en el microcosmos de nuestro interior y sintiendo cómo se manifiestan el transcurrir de los días y noches y las estaciones. Y simplemente participamos y disfrutamos de esos cambios armónicos en la vida, ​​sin perturbarla. Así de simple.

Vemos la Madre Tierra como un regalo donde practicar la vida. Un lugar para despertar y buscar el equilibrio físico, moral, mental y espiritual. Ahora, por ejemplo, somos conscientes de estar en dojo, ese  período de transición entre estaciones, así que nos relacionamos con este ciclo de la naturaleza de una forma diferente, a la vez que inevitablemente también estamos en tránsito. Nuestra energía como la de la estación que abandonamos se va desvaneciendo mientras comenzamos  a sentir la de la siguiente. 

La metamorfosis del Mundo nos cambia también a nosotras. Con el paso de las estaciones no solamente cambia la naturaleza que nos rodea, también se transforma nuestra existencia, que sintoniza con nuevos ritmos de luz y oscuridad, de calor y frío, cambios en la humedad y en los vientos que renuevan el aire, cambios de actividad en los ciclos del agua, flora, fauna y cielos. Por eso las personas sensibles nos sentimos revueltas y necesitamos realizar una limpieza. Días de conclusión, de quietud y de preparación para el cambio. Soltamos lo que ya no sirve, reforzamos nuestro interior y nos preparamos para renacer a un nuevo momento, para la transformación.

Formar parte de lo natural es la mejor forma de respetar todo lo que nos rodea, y el resto, para nosotras, es simplemente propaganda manipulativa sobre el buenismo de ser sostenible o ecologista. Despertemos.

Aprendizaje: Confundir naturismo, ecologismo o bondad con tramas macroeconómicas absurdas sobre la sostenibilidad es seguir dormidos. 

#anayany

#dojo

#salutogénesis

#vidafeliz

#amorinfinito

DE NATURALEZA ESPIRITUAL

“No somos seres humanos atravesando una experiencia espiritual; somos seres espirituales viviendo una experiencia humana.” Teilhard de Chardin.

Ser espiritual, para nosotras, es pensar, sentir, hacer y vivir de forma orgánica y armónica con todo lo natural que nos rodea, creando así un equilibrio imperturbable entre lo que hacemos, sentimos y pensamos. Es ser conscientes y “hacientes”para crear, pensar y sentir desde nuestro corazón estando en armonía con el infinito. Es ser libres para evitar ser pacientes, consumistas o sirvientes. Así conseguimos vivir, hacer, pensar y sentir en concordancia y armonía con el Universo, felices independientemente de las circunstancias. Nos sentimos en paz, y esto nos ayuda a estar relajadas y a ver la vida desde el amor infinito. Nuestro estilo de vida nos ayuda a estar en equilibrio y esto a su vez a actuar desde nuestro corazón, convirtiendo lo que elegimos crear en una espiral infinita de amor.

Aprendizaje: Hacer, pensar y sentir paz, amor y felicidad hace que se cree equilibrio de una forma natural ayudándonos a vivir como parte de un todo en el que todos somos igual de importantes para el Mundo al que aportamos y del que recibimos.

#anayany

#amorinfinito

#vidafeliz

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial

Notice: Undefined index: sfsi_plus_icons_AddNoopener in /var/www/vhosts/anayany.com/httpdocs/wp-content/plugins/ultimate-social-media-plus/libs/sfsi_widget.php on line 1614

Notice: Undefined index: sfsi_plus_icons_AddNoopener in /var/www/vhosts/anayany.com/httpdocs/wp-content/plugins/ultimate-social-media-plus/libs/sfsi_widget.php on line 1614

Notice: Undefined index: sfsi_plus_icons_AddNoopener in /var/www/vhosts/anayany.com/httpdocs/wp-content/plugins/ultimate-social-media-plus/libs/sfsi_widget.php on line 1614

Notice: Undefined index: sfsi_plus_icons_AddNoopener in /var/www/vhosts/anayany.com/httpdocs/wp-content/plugins/ultimate-social-media-plus/libs/sfsi_widget.php on line 1614

Notice: Undefined index: sfsi_plus_icons_AddNoopener in /var/www/vhosts/anayany.com/httpdocs/wp-content/plugins/ultimate-social-media-plus/libs/sfsi_widget.php on line 1614

Notice: Undefined index: sfsi_plus_icons_AddNoopener in /var/www/vhosts/anayany.com/httpdocs/wp-content/plugins/ultimate-social-media-plus/libs/sfsi_widget.php on line 1614

Notice: Undefined index: sfsi_plus_icons_AddNoopener in /var/www/vhosts/anayany.com/httpdocs/wp-content/plugins/ultimate-social-media-plus/libs/sfsi_widget.php on line 1614

Notice: Undefined index: sfsi_plus_icons_AddNoopener in /var/www/vhosts/anayany.com/httpdocs/wp-content/plugins/ultimate-social-media-plus/libs/sfsi_widget.php on line 1614

Si te gusta anayany.com, ¿por qué no te suscribes?


Notice: Undefined index: sfsi_plus_icons_AddNoopener in /var/www/vhosts/anayany.com/httpdocs/wp-content/plugins/ultimate-social-media-plus/libs/sfsi_widget.php on line 1614

Notice: Undefined index: sfsi_plus_icons_AddNoopener in /var/www/vhosts/anayany.com/httpdocs/wp-content/plugins/ultimate-social-media-plus/libs/sfsi_widget.php on line 1614

Notice: Undefined index: sfsi_plus_icons_AddNoopener in /var/www/vhosts/anayany.com/httpdocs/wp-content/plugins/ultimate-social-media-plus/libs/sfsi_widget.php on line 1614

Notice: Undefined index: sfsi_plus_icons_AddNoopener in /var/www/vhosts/anayany.com/httpdocs/wp-content/plugins/ultimate-social-media-plus/libs/sfsi_widget.php on line 1614

Notice: Undefined index: sfsi_plus_icons_AddNoopener in /var/www/vhosts/anayany.com/httpdocs/wp-content/plugins/ultimate-social-media-plus/libs/sfsi_widget.php on line 1614

Notice: Undefined index: sfsi_plus_icons_AddNoopener in /var/www/vhosts/anayany.com/httpdocs/wp-content/plugins/ultimate-social-media-plus/libs/sfsi_widget.php on line 1614

Notice: Undefined index: sfsi_plus_icons_AddNoopener in /var/www/vhosts/anayany.com/httpdocs/wp-content/plugins/ultimate-social-media-plus/libs/sfsi_widget.php on line 1614

Notice: Undefined index: sfsi_plus_icons_AddNoopener in /var/www/vhosts/anayany.com/httpdocs/wp-content/plugins/ultimate-social-media-plus/libs/sfsi_widget.php on line 1614
YouTube
Instagram
Twitter
Visit Us
SOCIALICON
Subscríbete