¿Quieres ser Feliz o tener Problemas?

Jajajaja, espero que todos hayáis elegido ser felices.

¿Crees que es mejor elegir trabajar durísimo por tus sueños y ser feliz o tener un problema tan grande en tu vida que tengas que trabajar sí o sí durísimo el resto de tu vida?

Cuando quieres lograr algo tienes que aplicar una táctica militar, es decir una disciplina, una constancia y un compromiso total y sin excusas.

Nuestra DISCiPLINA FAMILIAR nos la ha creado el SUFRIMIENTO, y hemos logrado con mucho trabajo salir de ahí y llegar a la FELICIDAD.

Tener un hijo con DISCAPACIDAD es una de las cosas más duras que le puede pasar a una familia. Cero excusas, cero parálisis, cero miedos. La condición no te da la alternativa de dudar o elegir, simplemente tienes que afrontar  la situación.

Entonces ¿qué excusa me vas a poner hoy para no luchar por tu felicidad?

Si yo trabajo desde hace 14 años todos los días, 24 horas,  para ayudar a mejorar la vida a mi hija,  con un estado emocional tocado por las circunstancias físicas y sin poder ponerme enferma, dormir o disfrutar de una vida tradicional…

¿Me vas a decir que tú no puedes hacer lo mismo durante un tiempo determinado para alcanzar tu felicidad?

Muchas veces pienso que las personas que tenemos posibilidades para hacer  grandes cosas o “magia” en esta vida, el Universo ya nos ha puesto en el camino un reto vital.

Y el resto de las personas, es que NO QUIEREN hacer algo importante para este Mundo, porque las Madres Especiales no tenemos unos “Poderes” especiales, solo tenemos la mayor fuerza que mueve el Mundo: el AMOR. Porque si una Madre Especial, en el mayor estado de sufrimiento vital para un ser humano, es capaz de levantarse y LUCHAR ¿qué te impide hacerlo a ti?

Desde mañana LEVÁNTATE Y LUCHA TODOS LOS DÍAS POR TUS SUEÑOS, por que tú lo puedes conseguir, nosotras luchamos todos los días por el nuestro aún sabiendo que no es fácil, LUCHAMOS TODOS LOS DÍAS SIN DESCANSO.

Así que CERO EXCUSAS. Si no eres plenamente feliz todavía, te animo a intentarlo.

Nosotras hacemos todos los días el camino para ser felices a pesar de las circunstancias.

Piensa la suerte que tienes de poder elegir.

¡VEN Y LUCHA COMO NOSOTRAS HACIA LA FELICIDAD DIARIA!!

 

Deuda buena, deuda mala.

Hoy en día, todos estamos endeudados (o casi todos).

Todos hemos comprado una casa y hemos tenido que pedir una hipoteca.

Si no es tu caso:

FELICIDADES – si has podido comprar tu vivienda sin hipotecarte, o FELICIDADES – porque aún estás a tiempo de evitar caer en la carrera de la rata.

Hoy os voy a hablar de la diferencia entre Deuda buena y deuda mala.

Supongo que a estas alturas todo el mundo habrá leído varios de los libros de Robert Kiyosaki o ” El Hombre más rico de Babilonia”.

Si no lo habéis hecho, por favor, ¡hacedlo ya!

 

Definición:

  • Deuda Buena: la que sirve para comprar activos (que ponen dinero en tu bolsillo)
  • Deuda Mala: la que usamos para consumir y gastar (la que saca dinero de tu bolsillo)

 

¿Podéis pensar en ejemplos en vuestra propia vida de lo que sería deuda buena y deuda mala?. Vamos a hablar de algunos:

  •  Hipoteca para comprar la vivienda habitual. Todos la tenemos, la hipoteca de nuestra casa. A tipo fijo, a tipo variable, a 20 o a 35 años,… pero todos debemos dinero al banco. Todos pagamos intereses al banco. Queda claro, la deuda hipotecaria de tu vivienda habitual es una DEUDA MALA.

En muchos casos, no tendremos más remedio, o compramos o alquilamos y … “alquilar es tirar el dinero” o al menos eso nos han dicho, es el “mantra” que repetimos sin pensar y que nuestra madre nos ha repetido desde que nos emancipamos: “hija, a ver si te compras ya una casa, que estás tirando el dinero”

  • Hipoteca para comprar una segunda residencia en la playa, por ejemplo. Un conocido, no lejos de su jubilación, estaba atrapado en un trabajo que odiaba porque en pleno Boom inmobiliario había tenido que hipotecarse para comprar una vivienda en la playa para pasar las vacaciones (actualmente solo 2 – 3 semanas al año).

Haced números: intereses, costes de tener la casa (luz, agua, impuestos, comunidad,…)  Podría pagarse 2 semanas en un Hotel de lujo cada año por mucho menos de lo que le suponía esa segunda residencia – y encima podría dormir bien por las noches, todas las noches, sin el stress que le causaba la necesidad de “cumplir al 100%” en un trabajo que odiaba. ES DEUDA MALA

  • Otro caso sangrante, el coche. Que sí, que todos necesitamos un coche y bla bla bla bla… ¿Has pensado realmente si necesitas ese coche? ¿O si vives en Madrid y podrías ir en taxi o metro? ¿Has hecho números de lo que te supone el coche en gastos (quitar dinero de tu bolsillo):  el IVTM (la viñeta), la zona azul, las revisiones, el cambio de aceite, la gasolina, el tener una plaza de garaje…

Nosotros tenemos coche, pero no queremos tenerlo, aunque hemos visto que es imprescindible para nosotros por el tema de la discapacidad y vivir en un “pueblo”.  Pero adquirimos el coche que nos podíamos permitir, eliminando endeudarnos para no tener DEUDA MALA.

 

Pasemos ahora a algunos ejemplos de DEUDA BUENA:

  • Te compras un piso que pones en alquiler,  lo alquilas y el inquilino paga una cantidad suficiente para cubrir el pago de la hipoteca (principal e intereses), la comunidad, los seguros… y encima te queda una pequeña ganancia… ES DEUDA BUENA.

Este es el caso que propone principalmente Robert Kiyosaki en sus series de libros Padre Rico.

Robert Kiyosaki y los Advisors

¡Lo mejor de todo es que FUNCIONA!

  • INICIAR UN NEGOCIO o ampliar un negocio, o mejorar uno existente. Imagínate que eres escritor y necesitas un nuevo equipo informático. No lo vas a usar para jugar al Fornite, sino para ayudarte a generar nuevos o mayores ingresos. Si necesitas ese nuevo equipo y te endeudas para poder comprarlo, eso es DEUDA BUENA.

 

Y vosotros, ¿tenéis deudas que os hacen cada vez más pobres? O ¿habéis entendido cómo funciona el mundo del dinero y estáis utilizando la deuda buena para ser cada vez más ricos?

Una última reflexión: ¿debo endeudarme para invertir en productos financieros de riesgo ( la Bolsa, las criptomonedas)? Mi respuesta es SÍ y NO.

Sí, si eres un Experto en el análisis técnico y fundamental y tu situación financiera es desahogada (y puedes hacer frente a la deuda si la inversión cojea porque tienes capital libre para pagar el préstamo). Por eso, si eres INVERSIONISTA pero no conoces un mercado, es importante estar al día o unirte a un equipo o comunidad que te acorte la línea de aprendizaje.

Para los que no tienen una economía boyante para invertir en los mercados financieros, la inversión debe realizarse con lo que Robert Kiyosaki llama “Págate a ti primero”: de tu total de ingresos aparta una cantidad, un 10 o un 25% cada mes y utilízalo para invertir, pero nunca, NUNCA, arriesgues lo que no tienes (endeudándote) para adquirir un activo en el que no tienes la seguridad de que tu inversión sea capaz de pagar la deuda.

Picos y Palas – Educación Financiera

Te voy a plantear unas preguntas. ¡Tómate unos segundos para pensar la respuesta!

1 – Si dejaras de trabajar hoy mismo (si dejaras de tener un sueldo),  ¿Cuánto tiempo podrías mantener tu estilo de vida actual antes de tener que volver a trabajar (antes de volver a tener ingresos activos – un sueldo)?

2 – ¿Consigues ahorrar una pequeña parte de tus ingresos? Si lo consigues, ¿qué haces con ese ahorro?

3 – ¿Estás invirtiendo para crear fuentes de ingresos (lo que se conoce como activos) que pongan dinero en tu bolsillo cada día o cada mes sin que tengas que trabajar (los conocidos como ingresos pasivos)?

Mi padre me enseño a invertir desde pequeña. Me contó como mi abuelo  era un “apostador” en Bolsa, cada vez que obtenía un 15% de ganancia, se salía del mercado… hasta que hizo alguna mala inversión y perdió de una sola vez el valor de muchos de esos 15% de ganancias individuales.

Mi abuelo no utilizaba el Análisis Fundamental. Mi padre tampoco lo usaba al principio. A mi abuelo no le importaba si la empresa hacía pizzas, si producía papel o si era una central de reservas de vuelos comerciales… Se movía por “instinto” y salía del mercado al conseguir el 15% de ganancias. Eso si las cosas iban bien, si iban mal… las acciones se quedaban para siempre hasta que valían cero!

Mi padre también pasó por esa época. Invirtió, me cuenta, en Telefónica Móviles, en Codere, en Duro Felguera, Fluidra… fueron malas (muy malas) inversiones. De Terra.com mejor ni hablamos (aunque aquí al menos salió sin perder dinero).

Por eso es recomendable formarse antes de invertir. Yo cuento con la experiencia de mi abuelo y mi padre, así que no cometeré sus errores, e intento formarme y hacer un Análisis Fundamental de todas mis inversiones.

Tengo un amigo que dice “formarse para forrarse”.

No llegaremos a forrarnos, pero evitaremos caer en el próximo GOWEX de turno.

Y al formarnos en la inversión en Bolsa, llegamos a los Picos y las Palas.

Os cuento brevemente la historia, para los que no la conozcáis.

Conocer la “Historia” (con mayúscula) nos sirve para no repetir los mismos errores que se cometieron en el pasado, para aprender de errores de otras personas sin tener que cometerlos nosotros mismos.

Pues bien, la historia sobre la Historia.

En el Siglo XIX y principios del XX, se dió en USA la conocida como “Fiebre del Oro”. Miles de personas se desplazaban principalmente a California desde todos los rincones del país (y desde Europa). Esas personas tenían una extraña enfermedad: solo pensaban en encontrar pepitas de oro, tenían la “fiebre del oro”.

La mayoría de los buscadores de oro nunca consiguió encontrar una pepita, o si lo conseguía solo le servía para pagar los gastos que le suponía vivir en el oeste americano: alojamiento, desplazamiento, comida, material de trabajo, ropa…

¿Conocéis la historia de Levi Strauss & Co?. ¿Sabéis cómo nació la empresa? – No os voy a resolver todo – echad un vistazo a la wikipedia!

https://es.wikipedia.org/wiki/Levi_Strauss_%26_Co.

Pues bien, la realidad es que todos tenemos en la cabeza la imagen de esos buscadores saltanto de alegría al encontrar una pepita de oro (gracias a las películas de Hollywood), pero los que realmente saltaban de alegría eran… los vendedores de picos y palas, los vendedores de ropa (Levi’s), los proveedores de alojamiento…

Todos estos tenían las herramientas que se necesitaban para que los buscadores hicieran su trabajo, tenían una especia de “peaje de paso”: si quieres batear necesitas una batea, ropa adecuada… necesitas “picos y palas”

Y lo más importante es que la Historia se repite. Hoy en día también existen vendedores de picos y palas. ¡Y nosotros podemos ser dueños de esas empresas!. Por ejemplo:

  • ¿Quieres comprar acciones en la Bolsa de Madrid?.  ¿Quieres comprar acciones de Inditex o del BBVA?. ¿Sabes quién tiene el sistema para que puedas hacerlo?. Pues BME (Bolsas y Mercados Españoles). Cada vez que compras una acción, de la empresa que sea, BME se lleva su parte!
  • ¿Enciendes la luz en casa? ¿Tienes aire acondicionado? ¿cocinas? ¿Pasas la aspiradora? ¿pones a cargar tu móvil?. ¡Seguro que sí! Quizás tienes contratada la luz con Iberdrola, o con Naturgy, o con EDP, o con… da igual. La realidad es que toda la electricidad que llega a tu casa pasa por las torres y los cables que vemos por todo el país. Y ¿sabéis quién es el propietario de esas torres? Pues REE (Red Eléctrica Española). Podéis pensarlo así: cada vez que enciendo la luz, no solo gana mi compañía distribuidora de la luz (Iberdrola) sino también la compañía dueña de las “canalizaciones” de la electricidad.
  • Y ahora que estáis empezando a entenderlo y hablamos de canalizaciones… ¿Tenéis cocina o calentador de gas natural?. Puede que en casa no, pero ese Hotel o ese Restaurante al que vas, tiene sus cocinas con gas natural. Y tachán tachán, también hay un dueño de todas esas tuberías de gas que van por todo el país. Y no, no es Gas Natural (ahora Naturgy), sino que es ENAGAS!

Tenemos muchos más ejemplos, y se dan en todos los paises. En todos los paises existe la empresa equivalente a BME, a ENAGAS, a REE…

Y lo fantástico es que podemos comprarlas – !sólo hay que pagar a BME o al equivalente en cada país, por el pico y la pala!

 

 

 

Cómo como saludable

Comer bien es COMER de TODO.

El problema es cuando confundimos Alimentación o Nutrición con cosas Comestibles o Ingeribles.

¿Sabes como distinguir fácilmente lo bueno de lo malo?

Si tu bisabuela lo cocinaba es bueno, si no, pregúntate por qué.

Evita las cosas envasadas, piensa en tu bisabuela.

Come cosas que te nutran, te ayuden a pensar y a realizar las funciones vitales que necesita tu cuerpo.

Evita beber alcohol y fumar.

Come cosas que te sacien, no te quedes con hambre para no tener que picar entre horas. La digestión lleva su tiempo e interrumpirla es hacer un mal trabajo.

Tu cuerpo es una máquina perfecta, sólo tienes que escucharlo.

Come productos de proximidad. El ser humano ha evolucionado para adaptarse a vivir en el clima  en el que habita y con la alimentación que nace en nuestras tierras. La soja y la fruta tropical, no se acomodan a la dieta Mediterránea.

Haz una dieta equilibrada y completa, busca el equilibrio y la salud. ¿Cuàntas veces comía tu bisabuela carne a la semana?

No caigas en el error de confundir grasas con carne, o proteína completa con proteína animal o abusar de la cantidad.

Si realizas dietas como la cetogénica o la Paleo, Macrobiótica o Crudivegana, ponte en manos de un profesional que te eviten cometer errores por desconocimiento.

Recuerda que si tú no le das en forma de ingesta a tu cuerpo lo que necesita, éste lo obtendrá de la forma que sea para poder mantener el equilibrio y por tanto la vida. No le robes a tus huesos el calcio, ni a tu cerebro la grasa, ni transformes los azúcares en grasa para sobrevivir. No te comas por dentro, alimenta tu vida.

La enfermedad surge por la falta de equilibrio.

La Caca-cola, el azúcar o los derivados lácteos industrializados no son comida. Así de fácil. Evita los lácteos, el gluten y el azúcar si tienes problemas con el peso.

El cuerpo se defiende con procesos inflamatorios para poder sobrevivir. Es un mecanismo de defensa hacia una agresión externa.

Prueba durante un mes a comer ecológico y evitar alérgenos. Hablamos en un mes.

Evita los alimentos hormonados que alteran tu metabolismo. Piensa en tus hijas, y compra carne eco.

Y es que no se puede confundir un estilo de vida saludable, con una dieta restrictiva o disociada.

¿Qué tal una  Hamburguesa Ecológica  de Ternera con pan de Arroz, patatas y boniato, ensalada y un gazpachito? Todo ecológico y claro.

 

¿Y qué te parece la pinta de esta hamburguesa de coliflor? No serías capaz de reconocer un sabor diferente si no te dicen que es vegetariana.  Ser vegano no significa renunciar a nada.

 

 

Si no llevas una vida ZEN, cuida tu comida y verás las cosas de otra forma. ¡Por algo hay que comenzar!

Que aproveche.
Y… pon tus manos sobre tu comida y bebida y ¡vibraaaa!
Energiza tus alimentos en la mesa.

P.D:  Consulta con tu nutricionista , estos consejos son generales  basados en la experiencia.

 

Seamos auténticos por Any Pascual

Voy a ser honesta en esto que voy a decir: Vivimos en una sociedad que, en su mayoría y en muy diversos aspectos, está enferma. Es tóxica para la gente que, como yo, queremos aportar cosas que están fuera del statu quo del establishment (es decir, literalmente, “‘el estado en que’ [statu quo] está el ‘conjunto de personas, instituciones y entidades, que procuran mantener y controlar el orden establecido’ [establishment]”).

Es, también, una sociedad que valora más a la gente que es capaz de ponerse una máscara para conseguir lo que quieren (ocultando lo que les apasiona sinceramente y quienes son en verdad). La sociedad, si estas personas interpretan eficazmente papeles que a ella (la sociedad) le beneficie de acuerdo a los intereses del establishment, las premia con “éxito”: más dinero, un coche más grande, invitaciones a reuniones sociales en las que hay más personas que tienen ese mismo tipo de “éxito”, reconocimiento por parte del mismo establishment… 

A cambio, esas “personas enmascaradas” no pueden soltarse nunca del agarre de las apariencias, viviendo con miedo de ser “descubiertas”. En otras palabras, que las otras personas sepan que no son quienes aparentan ser (y que, al descubrirlo, les quiten ese falso éxito que habían conseguido, ese respeto ficticio, ese estatus…). La sociedad les ha “lavado el cerebro” (resáltense las comillas) para hacerles creer que las posesiones materiales, y el éxito profesional, son lo más importante. Para que crean que tienen que ser camaleones, cambiando cómo se comportan (y hasta quiénes son) dependiendo de la persona que tienen delante. Para que quieran volcarse en su actividad profesional (dejando de lado absolutamente todo lo que no ayude a tener mejor rendimiento). Para que tengan un miedo al fracaso que les aterrorice en las muy numerosas noches de insomnio. Para que intenten evitar cualquier referencia a su vida personal siempre que están trabajando (lo cual hacen todas las horas que pueden, pues la sociedad les ha dicho que esa es la manera de sentirse bien consigo mismos y con los demás). Para que busquen desesperadamente fuera la admiración y el respeto que no han aprendido (ni tenido la oportunidad, ni podido) a darse a sí mismos. Para conseguir cuidar más la apariencia física que la salud (incluso llegando a que esta última no les importe)…

A todas estas personas, yo les quiero enviar un mensaje desde aquí: Sed auténticos. No penséis tanto en vuestro omnipresente “qué pensarán los demás de mí“. Despertad vuestros talentos. ¿Qué os apasiona hacer? Descubridlo y ¡hacedlo!, aunque sea en vuestro tiempo libre. Vosotros tenéis mucho coraje interior ¡exteriorizadlo!

Sois muy valiosos, podéis hacer mucho bien a este mundo. Podéis motivar, estimular…

Solo tenéis que tener confianza en quienes sois, y ser fieles a lo que realmente sentís y pensáis. No es difícil, preguntaos (y pensad): ¿Qué haría si tuviera garantizada la aceptación y admiración de los demás, el éxito y todas las posesiones materiales que necesite para hacerlo? ¿En qué soy bueno, se me da bien? ¿Qué me apasiona de verdad? ¿Tan malo es estar sin hacer nada, relajándome, solamente conmigo mismo/a? ¿Cómo me hace sentir hacer lo que sea por conseguir el éxito y el reconocimiento de los demás? ¿Cuáles son mis verdaderos valores? ¿Tengo mucha confianza en mí y en mis capacidades? ¿Descanso todo lo que mi cuerpo necesita? ¿Puedo sentir lo que siento, en todo momento, situación y lugar? ¿Pongo el corazón en todo lo que hago? ¿Me siento bien trabajando como parte de un equipo, confiando y delegando en personas en las que confío? ¿Cuáles son mis debilidades? ¿Conozco a personas que me ayuden a darme cuenta de ellas, y a superarlas? ¿Me siento frustrado/a, y si es así, qué hace que me sienta de esa manera? ¿Mi opinión sobre mí es lo más importante, o, por el contrario, lo que piensan los demás es lo que me importa y a lo que me amoldo? ¿Me relaciono con los demás desde las apariencias o desde la transparencia, mostrándome tal y como soy?…

La autenticidad es una virtud que escasea en los tiempos y en los lugares en los que vivimos.

Aunque no seamos unos “enmascarados” (que dan todo lo que son en su interior por ese falso “éxito” que les parece que da la sociedad), podemos practicar la autenticidad todos los días, a todas horas. Desde la decisión de si queremos bolsa de plástico en un supermercado, a la ropa que compramos (que debería de ser con la que nosotros nos sintamos a gusto, y la que no nos deje cargos de conciencia por tenerla), la casa donde decidamos vivir, etc. Hasta algo tan trascendental como de qué manera quieres que se trate a tu cuerpo después de morir (si quieres donar los órganos o no, si quieres que sea incinerado o enterrado…) podemos tomárnoslo con autenticidad, pensándolo el tiempo necesario y decidiendo nosotros, siempre nosotros, al final (teniendo la humildad de aceptar consejos y tenerlos en cuenta, pero también el auto-conocimiento de saber qué queremos realmente y la valentía de llevarlo a cabo).

Si somos auténticos, vivimos mejor porque tenemos la certeza de que todo lo que hacemos, decimos, sentimos y pensamos viene de quienes somos realmente, de lo que algunos denominan alma pero yo prefiero llamar Esencia.

Así pues ¡seamos todos auténticos! El universo, nuestro planeta y las otras casi 7.621.999 se beneficiarán de ello.

Y tú también, por supuesto.

 

Publicado Originalmente en https://steemit.com/spanish/@anypascual/seamos-autenticos