TODOS SOMOS IGUALES

Vivimos en una sociedad en la que, por increíble que parezca, no han desaparecido la discriminación, la xenofobia y otras formas de intolerancia.

El miedo, el temor a lo diferente, el temor del uno al otro, el miedo a la pérdida de la seguridad personal está detrás de esta lacra social. El miedo humano es en sí mismo imposible de erradicar, pero estamos convencidas de que sus consecuencias sí pueden cambiar si crecemos de espíritu.

Todos los seres humanos constituimos una sola familia.

La diversidad de condiciones, razas y culturas nos lleva al enriquecimiento mutuo. Esta diversidad debe de ser tomada como un don en vez de como una fuente de menosprecio y conflicto, de exclusión, discriminación e intolerancia.

Garanticemos entre todos el completo reconocimiento de la dignidad y la igualdad o equidad, y el pleno respeto de los derechos humanos.

Busquemos esa conversión de la mente y del corazón.

Lo que nosotras anhelamos para todo hombre, mujer y niño es una existencia en la cual las características individuales y los derechos personales queden salvaguardados por la solidaridad de nuestra pertenencia a esa sola familia que constituye la humanidad.

Trabajemos por un Mundo de Personas Arcoiris.

#anayany
#tolerancia
#arcoiris

EL AMOR POR NUESTROS HIJOS


“Cada momento que paso sin las personas a las que amo es un momento de tiempo perdido” RR Tolkien.

Nos despertamos todos los días para acompañarlos, amarlos y cubrirles todas sus necesidades. Los educamos a diario en valores como la tolerancia, el respeto, la libertad, el compañerismo…sin darnos cuenta de que nuestro ejemplo es realmente de lo que se impregna su corazón.

Seamos conscientes. Necesitan una atención sin prisas y esas tardes eternas de sonrisas que nunca terminan. Es maravilloso compartir con ellos y regalarles un pedacito de tiempo que les sepa a magia, a besos, a armonía, amor y sonrisas…

El ser humano tiene una necesidad natural por el “tiempo compartido”, con una cercanía tan necesaria como el propio alimento. De piel a piel. Donde a través del contacto físico se transmite mucho más que con las palabras. Tocarnos, acariciarnos, transferir nuestras energías, amarnos e incluso llegar hasta el alma. Una mirada, una caricia, una sensación, nuestro olor o nuestra voz calmada es el mejor regalo que a diario les podemos hacer a nuestros hijos.

Podemos crear una rutina, buscar actividades placenteras para ambos o en familia, donde nuestra cabeza solo esté pendiente de ser felices y disfrutar del momento. ¡Qué se pare el Mundo!

Nuestros hijos son lo primero de la lista y los lazos que unen todos nuestros sueños y esperanzas.

Pero aunque nuestros hijos sean nuestra prioridad esto no implica descuidarnos nosotros, padres y madres, como personas.

Ninguna prioridad puede ser bien atendida si nosotros mismos no aprendemos a cuidarnos también. Invertir en nuestro propio crecimiento personal, en nuestro bienestar y en hacernos antifrágiles es cuidarnos a nosotros para poder cuidarlos mucho mejor. Nuestro bienestar mental, espiritual y la satisfacción emocional confiere un colchón de felicidad, de equilibrio y seguridad para ellos.

Todos los niños entienden, perciben e intuyen muchas más cosas de las que nos podemos imaginar y por supuesto de las que nos pueden comunicar. La calidad y la autenticidad de los momentos compartidos con ellos marcará su crecimiento emocional y en parte su salutogénesis,. No importa la edad o condición que tengan, detectarán el vínculo que nos une desde la atención y el amor en base a los momentos compartidos, a la cercanía, al consuelo, a las miradas, a las risas, al tono de las voces…

Any es mi prioridad, y no basta con que yo lo sepa o lo diga, ella lo deben notar en mis actos, mis palabras, mi mirada y ante todo… en su corazón.

Acompañémoslos para que aprendan lo que es amar, escuchar, compartir, ayudar, ser felices… con nuestro ejemplo diario.

#anayany
#vidafeliz
#antifragilidad

QUEREMOS MANTENER NUESTRA ENERGÍA, SALUD Y LIBERTAD


Nuestro perfil es el de una mujer del siglo XXI, que trabaja o ha trabajado fuera de casa, muy activa e inquieta a la hora de ayudar a los demás, que nos sentimos bien y seguras de nosotras mismas, con mucha energía y con una sabiduría de la vida que nos permite afrontar las cosas de otra manera y ser menos manipulables y vulnerables a los demás y a las circunstancias del entorno.

Solas, en pareja, con más o menos ingresos y formación…como colectivo, presentamos unos rasgos que no están pasando desapercibidos ni en nuestro entorno ni para los médicos, rehabilitadores y otros profesionales que interactúan con nosotras como últimas responsables de los cuidados de nuestros familiares. 

Un colectivo que cada vez tenemos más peso para la industria, ávida de nichos de negocio: ortopedias, adaptaciones, salud, etc. Ya somos un grupo muy numeroso, grandes consumidoras de todo lo relacionado con la rehabilitación, la nutrición, el cuidado personal, etc. lo que crea oportunidades de negocio y nos da relevancia social. 

Somos mujeres de hoy en día, valientes, lúcidas y comprometidas que rebosamos proyectos, energía y seguridad en nosotras mismas. De ahí que ya nos tienen en cuenta como un grupo muy importante de consumo, apoyo a los profesionales de la salud, y necesarias en la sociedad para el cuidado de parte de la población, tanto de nuestros familiares más jóvenes con necesidades de apoyo en la vida diaria como de nuestros mayores que es una población cada día más representativa.

Somos mujeres que hemos tenido la oportunidad de estudiar una carrera, hemos tenido una juventud de libertad y somos independientes económicamente. Hemos decidido mantener o no nuestro trabajo pero también cuidamos de nuestros hijos, hermanos, padres. Hemos mantenido otras identidades: esposas, amas de casa, estudiantes, profesionales, etc. aunque dedicamos nuestra vida en su mayor parte a ser cuidadoras, porque nos encanta poder hacernos cargo nosotras mismas de nuestros familiares, desde el respeto, el conocimiento de quien aprende por la experiencia y sobre todo desde el amor infinito. Por motivos políticos y económicos, todavía nos vemos obligadas a no tener descanso, formación o suficientes ayudas, sin embargo celebramos la plenitud de ser cuidadoras orgullosas de quien nos necesita para seguir adelante.

Afrontamos nuestra situación con la mirada de mujeres del siglo XXI, orgullosas mujeres que queremos que los profesionales que tratan a nuestros familiares nos hablen de igual a igual, que disfrutamos de lo que hacemos, pero que somos conscientes de que necesitamos ayuda para mantener nuestra energía, salud y libertad.

Sabemos un poco de todo y mucho de mundología porque hemos tratado con mucha gente, hemos vivido muchas experiencias, tanto enriquecedoras como duras, y lo mismo hemos estado horas y horas en las salas de espera de un hospital que hemos ayudado a que nuestros hijos, por ejemplo, logren hitos que ni los profesionales se pueden creer.

Somos mujeres del siglo XXI y como tales ,desarrollamos nuestro crecimiento personal, profesional, emocional y espiritual. Tenemos una vida feliz a pesar de las circunstancias, llena de ilusiones. Podemos estar estupendas a la vez que ayudamos en el día a día. Hemos tomado las riendas de nuestras vidas. Sabemos pedir ayuda si la necesitamos. Aprendemos todos lo días cosas nuevas y aplicamos nuestros cuidados desde el amor incondicional, la generosidad infinita y la esperanza de mejorar la vida de la familia.

Las circunstancias vitales de cada una de nosotras es diferente a nivel económico, social, etc. pero lo que nos une es más fuerte que lo que nos diferencia. El AMOR. Sabemos lo que es darlo todo a cambio de nuestra mejor recompensa, una sonrisa. 

No somos ni maestras, ni enfermeras, ni fisioterapeutas, ni logopedas, ni nutricionistas, aunque ejercemos a diario. Somos las mejores alumnas de las formaciones que nosotras mismas nos pagamos o simplemente seguimos adelante sin ayuda a base de ensayo-error. Somos grandes investigadoras buscando lo mejor para la vida de las personas que tenemos a nuestro cargo y aprendemos rápido a buscar soluciones a los problemas que nos surgen por el camino. Esta es la vida y lucha de muchas mujeres que hemos decidido cuidar a nuestros seres queridos.

Solo espero que la próxima vez que alguien se cruce con nosotras (profesionales, personal de la administración, etc) vean a la mujer que somos: bellas por dentro y por fuera, formadas, capacitadas, en continuo crecimiento y orgullosas de nosotras mismas y de nuestras familias. Porque todos somos diferentes, y todos podemos encontrarnos en nuestras vidas con un rol para el que un principio nadie está preparado, como cuidador o como “necesitador” del cuidado.

Lo que si hemos aprendido desde el primer día es que mañana será otro día maravilloso para disfrutar de la compañía de los seres que más nos quieren y a los que más queremos en la vida.

#anayany
#mamaespecialecologica
#antifragilidad
#familia

LA EUDAIMONIA


No todos percibimos la felicidad de la misma forma. Mientras para unos es la obtención de placer, cosas materiales o recibir reconocimientos, para otros ser feliz radica en el aumento del conocimiento intelectual, el amor, compartir…o miles de combinaciones entre ambas opciones.

Para nosotras tener una vida contemplativa, con aprendizaje diario y toma de acción en temas de libertad financiera y salud forma parte de nuestra felicidad. Acciones vinculadas con la antifragilidad, ayudar a los demás, la ecología y la infancia nos conducen a una vida feliz. A esto subyace un actuar desde el amor incondicional, conseguir la autorrealización y ANY (Ayudar a Niños como Yo). Por supuesto, todo esto, nos está llevando un tiempo, seguimos en el camino. 

Hemos aprendido a vivir desde la neutralidad, respetando a los demás y respetando la búsqueda de la felicidad individual de ellos, sin vernos afectadas por las decisiones ajenas ni perjudicar a los demás con nuestras acciones, ya que la felicidad está vinculada con el fin que cada uno busca, depende de cada persona y varía mucho. Respetamos profundamente el camino individual de cada persona hacia su felicidad.

Actuar bien también nos hace ser felices. Nosotras sabemos que cuando vivimos desde el bien y lo hacemos por el bien común, se equilibra la buena vida, la buena vibra y los buenos resultados. 

Vivir una vida frugal también es un tipo de felicidad que nos gusta, basada en una vida sin miserias ni opulencias (nos encanta la educación financiera), con salud (salutogénesis) y de aprendizaje continuo (antifragilidad).

Nuestra felicidad es el conjunto de todo y la recompensa de un largo camino por todos estos temas que aprendemos, interiorizamos y aplicamos siguiendo la maestría de quienes tienen experiencias y resultados fantásticos en estos campos. No de “vende humos”, sino de personas de carne y hueso que nos han enseñado desde el amor como han logrado ellos sus resultados demostrables.

Ser feliz no es tener una vida perfecta ni de ensueño. Somos conscientes de que los problemas forman parte de la vida y cuando son soportados con nobleza y grandeza desde el alma, pueden no interferir o dominar una vida maravillosa y feliz a pesar de las circunstancias.

Según nuestra experiencia la felicidad viene de vivir una vida de acuerdo con el sentir del corazón, el amor incondicional y la búsqueda de la paz interior, para encontrarse a uno mismo, sentirse completo y autosuficiente. 

Es lograr la eudaimonia, que no es más que la autorrealización y llevar al máximo las propias capacidades, desde el respeto al prójimo.

El camino es largo, pero la felicidad ya nos acompaña en cada uno de nuestros pasos.

#anayany
#salutogenesis
#antifragilidad
#libertadfinanciera

ESCUCHEMOS LAS EXPERIENCIAS DE LOS DEMÁS


“Hay alguien tan inteligente que aprende de la experiencia de los demás”. Voltaire.

Es verdad que aprendemos de nuestra experiencia, siendo el grado de aprendizaje proporcional no al tiempo sino a la propia experiencia, al contexto en el que se ha desarrollado, a lo implicado que hayamos estado, a nuestra capacidad de observación, de escuchar a los demás y a la capacidad de analizar nuestros propios errores.

Pero pensar que siempre se tiene la razón o que nuestra opinión pesa más que ninguna, lo único que hace es limitarnos. Más sabio es el que aprende de los errores de los demás que el que necesita cometer los mismos errores para experimentarlo por si mismo. No sólo hay que aprender de las cosas que vivimos, sino que es mejor incluso aprender de las cosas que experimentan los demás ( de las que salen bien y también de las que salen mal).

Todos aportamos a todos, lo único que hay que hacer es dar la oportunidad y no cerrarnos en prejuicios de si tienen más o menos experiencia, de si creemos tener de base más conocimiento, de si la formación ha sido una u otra o si se encuentran o no dentro de nuestro círculo de confianza.

Alguien que ya recorrió el camino (y encontró atajos, otros caminos, o hasta callejones sin salida) nos puede contar lo que experimentó, cómo fue el viaje, pensamientos, y recorridos. Y nosotras viajamos más fácil (y rápido) hasta ese punto, para empezar a generar nuevos caminos a partir de ahí.

Nos encanta aprender de la experiencia personal de los demás, personas que comparten nuestra situación vital y tienen más información, datos que nos ayudan a crecer. Agradecemos la generosidad de todas aquellas personas que en algún momento pensaron en compartir con nosotras o con el Mundo sus vidas, porque gracias a ellas nosotras hemos llegado hasta aquí.

Hoy en día a través de a internet podemos acelerar muchísimo los procesos. Aprovechemos la tecnología para evitar cometer errores comunes y para incrementar nuestra maestría a través del ejemplo de los demás. Solo necesitamos querer y saber escuchar, nos llevaremos gratis un montón de regalos para nuestras vidas.

#anayany
#experienciascomunes
#antifragilidad
#punset

¿SABEMOS COMUNICARNOS CON LOS DEMÁS?


“Se necesitan dos años para aprender a hablar y sesenta para aprender a callar”. Ernest Hemingway

Tan importante es saber hablar como saber escuchar y callar en ocasiones.

Hablar con conocimiento, de lo que se sabe, hablar cuando se debe, contar hasta diez antes de hablar cuando estemos irascibles, hablar con sinceridad, con educación y respeto, hablar con el corazón y con razonamiento. Hablar para que nos escuchen, hablar para desahogarse, hablar para que nos entiendan, hablar para ayudar. Hablar para agradecer, hablar para valorar a las personas.

No privemos a nadie de la palabra, porque estamos coartando su libertad. Hablando se entiende la gente, cerrando el vehículo de comunicación solo aumentamos los problemas. 

Las palabras son un arma poderosa, según el tono, la forma con que se digan, en el momento que se digan pueden motivarnos y ayudarnos, o todo lo contrario.

Orador viene de oración, orar. Quién habla bien invita al otro a orar, a conectarse consigo mismo, a escuchar también su propia voz. De ahí la importancia de saber hablar. Pero para ello, antes es esencial saber escuchar. Escuchar para hablar bien y llegar al alma del otro.

A toda persona que habla le gusta ser escuchada. Pero escuchar es un arte. No todas las personas saben escuchar. Si escuchamos nos enriquecemos, podemos aportar cosas a la conversación, podemos ayudar a quien escuchamos y a la vez nos ayudarán a nosotras. Todos aprendemos de todos y cada uno de nosotros nos encargaremos de incorporarlo de manera adecuada a nuestra vida.

No es lo mismo oír que escuchar. Si oímos estamos pensando a la vez en nuestras cosas y si escuchamos estamos pensando en lo que nos transmite el interlocutor. Es muy importante, que haya generosidad por ambas partes. Que el locutor aprenda a callar para no aburrir al que escucha, y que el que escucha esté atento, sino la comunicación es defectuosa.

Si escuchamos sabremos hablar y callar. Observemos, escuchemos y hablemos con propiedad y seguridad. También es importante que nos callemos a tiempo (es una muestra de control y neutralidad).

Nos enseñan a leer y a escribir, pero no se nos enseña a escuchar. Si no hay una habilidad en la escucha ni en el habla, la cosa se complica mucho.

El arte de la oratoria y el arte de la escucha activa son esenciales para cualquier comunicación correcta. Saber escuchar es una maestría. Y también lo es saber expresarnos. No son dones. Son habilidades que requieren una ejercitación constante, consciente y activa.

Escuchemos, hablemos con criterio y mejoremos en lo posible la comunicación con los demás. Así todos seremos mucho más felices.

#anayany
#sabercallarhablaryescuchar
#antifragilidad

POESÍA


Cuando Any era muy pequeña, 3 años, a la Visa (con “v” que es como llamamos a la bisabuela por su generosidad) le encantaba comprarle libros a Any. Ahora ha cumplido justo hace un mes 98 años, y la demencia senil la ha privado de una de sus pasiones en la vida: la lectura. La Visa a penas pudo ir al colegio, tenía que cuidar de sus 12 hermanos, pero ella aprendió muchísimas cosas de forma autodidacta años después. Le encantaba ayudar a su hijo en el colegio y llevarle a la Biblioteca Pública muy a menudo. Al final, acabó ella apuntándose e iba a diario a buscar libros de todos los estilos, desde Corín Tellado a La Historia de España. Any es la cuarta generación de usuarios de la Biblioteca Pública de mi ciudad.

La cuestión es que para la Visa era un placer ir a la librería bajo su casa y comprarle a Any libros. 

Un buen día apareció con unos pequeños librillos.

En principio no parecían gran cosa comparados con esos maravillosos libros que hay hoy en día con enormes ilustraciones de fantasía (y muy poca letra por cierto). Pero fue empezar a leer y… se hizo la magia.

“LOS MESES.
En enero cae la nieve,
en febrero, el carnaval,
en marzo, la primavera
y en abril lluvias caerán.
Mayo es el mes de las flores,
en junio el cole se va,
en julio, de vacaciones,
y en agosto, sol y mar.
En septiembre entra el otoño, 
en octubre el frío está,
en noviembre, las castañas,
y en diciembre, Navidad”.

Poesía para niños de Rafael Cruz-Contarini. “Cuatro Estaciones”. Colección Pequeño Mundo. Everest.

Any se quedó impactada. Aquella musicalidad. Aquellos conocimientos ordenados. Aquel aprendizaje significativo.

Primero se aprendió de memoria la primera poesía tras leérsela nosotros un par de veces. Y después “jugaba” a leer con su maravillosa vocecita y entonación poética que parecía gloria en vez de palabras. Ella no sabía transcribir aquellas letras del papel, pero su cerebro ya empezaba a relacionar los grafismos con sus palabras.Tan pequeña y tan feliz… ¡qué la Visa le compró la colección completa al día siguiente!

Que maravilloso encontrar estos tesoros. Educación, Amor y Poesía concentrado todo en unas pequeñas líneas. Pedagogía de la buena y pasión por un buen trabajo, así describiría yo los libros de Rafael que siguieron inundando nuestra casa durante años. Además de acercar la poesía a edades tan tempranas, la didáctica aplicada para compartir valores universales a los niños de tan corta edad es maravillosa. Sus palabras delatan su vocación educativa. 

Títulos como:

“SOMOS DIFERENTES” Acerca conceptos como “Diversidad, Ayuda, Culturas diferentes, Sin ver, Caminar sentado, Un sueño”…

“EN TODOS LOS SENTIDOS”. “Cinco sentidos, Mirar al cielo, Eco, Gustos”…

“EN FAMILIA”. “Mamá, Cada cosa en su lugar, Hijo del sol”…

Y así hasta 16 títulos de esta colección maravillosa. Los recitábamos en el coche, mientras esperábamos en la Consulta del Médico de turno o tumbados en un manta en el Parque del Retiro un buen día de primavera.

No creo que seamos capaces de transmitiros con palabras lo que nos gustan estos tesoros llenos de palabras.

Hoy los hemos “rescatado” de la librería, y nos han trasladado al pasado, recordando que no todo era difícil, enfermizo y con barreras, también hubo mucha estimulación, amor infinito y trabajo duro pero precioso: con libros escritos por papá y mamá para Any, con lecturas cargadas de conocimiento y con librillos maravillosos que nos hacían ser felices, a pesar de las circunstancias.

En el camino de la felicidad también hemos descubierto un millón de libros que han pasado por nuestra vida.

#anayany
#vidafeliz
#lectulandia

¡USAMOS A DIARIO TERAPIAS ALTERNATIVAS!


Así mostramos nuestro apoyo y ayudamos a que este tipo de Terapias se instalen definitivamente en la sociedad. Y esperamos que algún día lleguemos a poder disfrutar de estos servicios en la sanidad pública, como lo hacen en otros países de Europa, en vez de tener que recurrir a centros privados de Medicina Integrativa. No es un tema político, es un tema de mejora de la salud pública y de educación para la salud.

“Tenemos que entender la salud, antes de intentar la curación de las enfermedades” Dr.Wilhelm Reich.

La denominación Terapias Alternativas abarca un amplio conjunto de técnicas, metodologías y procedimientos orientados a mejorar la salud de las personas y que, debido a su novedad, naturaleza u origen, no se ha incorporado todavía en España de forma global como parte de la praxis médica convencional, aunque ya en Hospitales Públicos se utiliza Reiki, Terapias Alternativas Motrices, etc. La propia OMS (Organización Mundial de la Salud) ya ha realizado infinidad de estudios sobre su eficacia y ya se cuentan por centenares los artículos publicados por esta institución internacional apoyando el tema. Su valor es incuestionable. Y nuestra experiencia y la de millones de usuarios lo ratifica.

Las Terapias Alternativas proponen una visión global, holística, del individuo en la que todos los elementos: físico, intelectual, emocional, espiritual, social, afectivo…de la vida están relacionados. Un movimiento en cualquiera de estas áreas tiene repercusión en los demás aspectos.

Estas Terapias Naturales, son el conjunto de técnicas y metodologías orientadas a ayudarnos a aprender como recuperar nuestro equilibrio natural. 

Las personas somos responsables de nuestro estado de salud así como de nuestro proceso de sanación. El terapeuta no cura al paciente sino que nos ayuda para que tomemos las riendas de nuestra vida. De nada sirve comer muy sano, sino no existe una situación emocional o psicológica saludable.

Hay muchos tipos de Terapias Alternativas:

Alimentarias: se centran en la relación de la persona con su alimentación, nutrición y hábitos de vida (ayunos, limpieza hepática, grupo sanguíneo).

Fitoterapias: se basan en las propiedades físico-químicas y energéticas de ciertas plantas y sustancias, principalmente derivadas del mundo vegetal (Fitoterapia China, Aromaterapia).

Energéticas: se actúa de manera directa sobre el campo energético de la persona (Reiki).

Funcionales: parten del principio de la interacción energética y resonante de sustancias en dosis infinitesimales con el campo energético y funcional de la persona (Homeopatía).

Manuales: utilizan las manos de la persona entrenada en la técnica como instrumento básico de trabajo con el cuerpo físico (ABR).

Psicofísicas: proponen una aproximación global que busca el equilibrio de la persona a través de la armonía entre su estado interno y externo (Shiatsu)

Sensorial: trabajan principalmente en base a estímulos controlados y pautados en los diversos canales sensorial (DanzaTerapia, Músicoterapia).

Semiológicas: en este grupo se encuentran las técnicas que sirven de apoyo general (Osteopatía, Kinesiología).

Las facultades de medicina suelen centrarse en la patogénesis y en el origen de la enfermedad, olvidando el estudio de la “salutogénesis”, de los factores que favorecen la salud. Tampoco en ellas se aprende mucho sobre nutrición saludable, ejercicio, respiración, contacto con la naturaleza (tierra, agua, aire, sol), gestión del estrés, expresión emocional, relajación, meditación, etc.

Agradecemos vivir en un momento en el que tenemos total acceso a la Medicina de Urgencia siempre que sea necesario, pero valoramos igualmente poder trabajar a diario sobre el mantenimiento o restablecimiento de la Salud a través de Terapias Naturales.

Desde que comenzamos a preocuparnos por mejorar nuestra salud hemos dejado de ser pacientes para ser “hacientes”.

¡Nos cuidamos con Terapias Naturales como método curativo y preventivo! 

Libres para elegir.

#anayany
#libertad
#salutogénesis

HABLEMOS DE NO DESINTEGRAR EL TODO

Ni Any ni yo hemos entendido nunca el concepto de integración. Para nosotras TODO forma parte de TODO. TODOS formamos parte de un TODO. La diversidad es tan antigua como la Tierra, el Universo… Todos somos iguales pero todos somos diferentes. Diversidad de seres vivos, de género, de especie, de raza, de idioma, de cultura…bajo un mismo SOL. Si el TODO está formado por muchas cosas diferentes, no hace falta integrar nada, porque TODO forma parte de ese TODO.

Mantener esta unidad, esta totalidad, no requiere de cambios estructurales porque es simplemente una actitud, una forma de sentir, una manera de vivir, y de ver a los demás desde el respeto, el amor y la compasión. Es la forma en la que elegimos nosotras libremente vivir, desde un compromiso personal con todos los seres y con la naturaleza.

Ayudemos cada uno de nosotros a extender esta forma de convivir. Enseñemos a nuestros niños el valor de estos principios, así se darán cuenta de que todos formamos parte de la Igualdad de los Diferentes y se irá extendiendo poco a poco como una gran red ya que un cambio en una persona provoca cambios en otras, y de éstas a otras, y a medida que se extienda llegará incluso a los gobernantes. Por lo tanto, es nuestra responsabilidad formar parte de la puesta en práctica del TODOS, porque las grandes declaraciones no sirven de nada si no se practican. TODOS somos diferentes, TODOS somos iguales.

La desintegración es un acto que surge al mismo tiempo que la deshumanización y que solo puede ser vencido por la manifestación de respeto que cada uno de nosotros tenga por todos los demás. Interpretemos correctamente la ley del karma que nos dice que si privamos a otras personas de sus necesidades básicas el sufrimiento se encargará de compensar la dualidad para equilibrarla. La noche nunca se impondrá sobre el día, así que es el momento de aceptar la diversidad para poder disfrutar JUNTOS de TODO.

“Si puedes, ayuda a los demás, y si no puedes ayudarles, al menos no les hieras” Dalai Lama.

Ningún poder está por encima del amor al otro. Nadie le puede poner puertas al campo, hacer que un río cambie el sentido de sus aguas, o doblegar al amor. 

Todos somos diferentes, todos somos iguales, deseando convivir en este todo infinito en el que cada ser tiene su lugar y función vital.

#anayanay
#todossomosdiferentestodossomsoiguales
#amorinfinito

¡NO CREEMOS EN EL PERDÓN!!


Los conceptos de lealtad, justicia, perdón… y todos los valores nacidos a raíz de la socialización suelen ser una de las necesidades inventadas que más daño hacen al ser humano. 

Nos decimos locamente: “¡Necesito que todo el mundo me… (respete, sea fiel, valore…) todo el tiempo!”, lo cual es imposible.

Cada una de esas ocasiones en que “nos creemos agraviados” por los demás, tenemos una oportunidad más de dejar pasar la cosa para hacernos más fuertes y crecer. Por eso no creemos en el perdón, no hay nada que perdonar, porque nosotras realmente no dejamos que nos agravien. Y si alguien lo logra en alguna ocasión, porque somos humanas, la respuesta es amarlos igualmente, aunque sea DESDE LA DISTANCIA con compasión.

Ningún insulto, robo o traición tienen suficiente entidad como para hacernos infelices. Simplemente porque somos abundantes, no en el significado ignorante de presumir de cosas materiales que no se tienen, sino en el sentido de estar comprometidas en compartir con los demás todo lo que somos desde nuestro amor y felicidad.

Si que nos encontramos a veces en la vida con personas tóxicas que se hieren a sí mismos con sus actos reprobables. Entonces nuestra posición ante ellos se limita a darles la oportunidad de rectificar y cambiar. Nos distanciamos y observamos. Todos tenemos derecho a equivocarnos y volver a intentarlo. Si siguen igual, desde el respeto nos mantenemos al margen.

Estamos de acuerdo con la Aceptación Incondicional de los Demás que supone comprender que todas las personas tenemos la capacidad de ser maravillosas aunque a veces nos equivoquemos. Por eso creemos que las personas que hoy son tóxicas, pueden cambiar, y que es solo una mala racha de la vida. Los principales perjudicados son ellos mismos porque se alejan del amor, la confianza y la honradez, requisitos para una vida feliz. Así que bastante tienen con aguantarse a ellos mismos como para tener que aguantar a nadie más. 

Por otro lado, nosotras controlamos nuestros pensamientos e intentamos no exagerar en las adversidades, así tenemos más espacio para pensar. No nos alarmamos fácilmente y así no desperdiciamos el tiempo ni el esfuerzo en broncas y problemas. Hemos aprendido a coger ese tiempo maravilloso y dedicarlo a la lectura y al descanso. ¡Probadlo, es maravilloso recuperar tanto tiempo vital!! El día tiene 24 horas para todos, y nosotras no queremos perder nuestro tiempo en discutir, por eso tenemos tanto tiempo disponible para lo que nos gusta.

Enfadarse es siempre una forma de neurosis, una falta de aceptación de la vida y un estado emocional poco constructivo. Es mucho mejor entender que no todo en la vida va a ser “como tiene que ser” y evitar quejarse una y otra vez porque algunas personas no cumplen nuestras expectativas.

Esquivamos los ataques, buscamos reparaciones y así tenemos una vida feliz y tranquila en todo momento. 

Un estratégico mutis es la solución que más nos gusta. Optar por la reparación y no por hiperreacciones que no sirven de nada. Sólo para desanimarnos y hundirnos. En cambio, la reparación es constructiva y creadora. 

No olvidemos que los pensamientos son los productores de las emociones y los valores sociales solo fueron creados para garantizar la convivencia en casos de falta de honradez. Por eso debemos cambiar el diálogo interno y darnos cuenta de que necesitamos muy poco para ser felices y está sólo en nuestro interior.

Nosotras elegimos ser felices a pesar de las circunstancias.

#anayany
#vidafeliz
#antifragilidad