AMAMOS LA VERDAD

“La humildad es andar en la verdad. Pues de nosotros depende”. Santa Teresa de Jesús.

Hay mucha mentira en el camino de la vida. Ya no es fácil fiamos. Por eso hay que recuperar el amor a la verdad. Y para eso hace falta mucha humildad.

Todo lo que es verdad es belleza. Es tan fácil de ver, aunque claro, solo los que viven de verdad lo ven. Porque la verdad jamás daña a una causa justa.

Cuando en nuestro sufrimiento previo al despertar interior nos aferramos a la verdad, es cuando comenzamos a andar. Por eso debemos practicar conscientemente la atención plena y aunque cometamos errores, levantarnos, aprender y no alejarnos de la senda. El silencio ayuda mucho a la verdad ya que el ser humano requiere de su conocimiento interior para vivir feliz.

Es tan fácil y bonito vivir de verdad, porque la verdad se nutre a si misma y cada vez nos da más verdad. Al contrario que la exageración y la mentira que no son buenas compañeras.

Pero cuidado, creerse en la verdad absoluta y apegamos a ella, transforma la verdad en un dogma que nos separa de la realidad. Un dogma que se instala fácilmente en nuestro pensar y que implica intolerancia. Que se detecta fácilmente porque piensa que las cosas están bien o mal en función de si están alineadas o no con nuestra visión. Los demás son buenos o malos siempre en función de si se comportan de acuerdo a nuestra conciencia moral.

Por eso es tan importante la Ética en nuestra sociedad, porque implica la predisposición permanente para hacer el bien, nos muestra que hasta lo que pensamos que es el ideal mas puro esta sujeto a nuestra percepción individual y subjetiva que nos conduce a pensar que nuestra opinión es la única verdadera.

Si queremos estar en paz, lo primero es mirar hacia nuestro interior y saber que si buscamos la verdad tenemos que empezar por SER nosotros de VERDAD.

No hay nada nuevo para enseñarle al mundo. Solo podemos experimentar la vida a nuestra manera, y nosotras hemos elegido a la verdad, la belleza y a la no violencia, entre otras, como compañeras para experimentar una vida plena.

#anayany
#amorinfinito
#amamoslaverdad

IR HACIA ATRÁS A VECES ES POSITIVO

“El único gran secreto para una vida sana radica en la práctica de movimiento correcto” Hua Tuo.

Caminar hacia atrás es una práctica muy común en los parques de China y Japón. Ellos saben que si trabajan la zona delantera, yin, y la zona trasera, yang, están ofreciendo un equilibrio a todo el cuerpo.

Caminar hacia atrás tiene muchos beneficios.

Activa zonas que no se activan caminando hacia adelante. Con ello fortalecemos el cuerpo y aumentamos la capacidad de soporte de la rodilla y, al ser diferente la pisada, evitamos el impacto de los talones contra el suelo. También ayuda a corregir las malas posturas, como resultado de caminar hacia adelante, así como evitar ir jorobados.

Además ofrece beneficios cardiovasculares y quema calorías en menor tiempo, ya que caminar de espaldas aumenta la frecuencia cardíaca, más que caminando hacia adelante al mismo ritmo.

También aumenta la concentración. Requiere atención total a los movimientos de nuestro cuerpo. Nos obliga a ser conscientes del presente para evitar caernos. Caminar hacia adelante, resulta tan sencillo que, nos permite seguir pensando en nuestras responsabilidades y problemas todo nuestro camino. Mientras que al caminar hacia atrás debemos mantener el equilibrio y coordinar y equilibrar nuestros movimientos. De igual modo caminando hacia atrás mejoramos la propiocepción.

Ayuda a prevenir el lumbago. Caminar hacia atrás, pisando fuerte con los talones, activa el qi de los meridianos de la zona dorsal del cuerpo y la circulación sanguínea.

Y ahora, en veranito, recordar a todos los padres de niños con algún tipo de problema en el caminar el gran valor de caminar hacia atrás en la arena. Ya sea que caminen con apoyo o que caminen libremente, ¡caminar hacia atrás es el ejercicio activo perfecto para ellos! Un niño con problemas en la marcha tiende a usar el “árbol que cae” para tomar impulso, debido a que el niño no puede controlar la transferencia de peso a través del pie y el tobillo y simplemente deja que la parte superior del cuerpo caiga hacia adelante y luego mueve los pies. Esta no es la secuencia correcta de activación para caminar. Al caminar hacia atrás, esto no es posible. El niño primero debe levantar el pie, transferir el peso a la pierna, tratar de obtener la separación del pie y la activación simultánea de la columna vertebral del paso y así la coordinación extremidad-tronco va en la secuencia correcta. Si el niño puede caminar hacia atrás solo, o si necesita un poco de apoyo de una o dos manos, caminar descalzo hacia atrás sobre la arena o el césped si no hay playa, es el mejor ejercicio de verano. Para los niños que necesitan apoyo, deberíamos variar el apoyo, a veces de dos manos, a veces de una mano, desde la derecha o la izquierda.

Son actividades fáciles, baratas y pueden fortalecer nuestra salud y ayudarnos a mejorar nuestra vida.

#anayany
#vidasaludable
#caminarhaciaatrás

VIDA SANA

Todos queremos una vida feliz, en la que seamos libres y que de verdad esté alineada con quiénes somos. Pero conseguirlo en la sociedad en la que vivimos no es a veces fácil.

Comprar comida saludable que nos mantenga lo suficientemente sanos para tener una vida de calidad, no es fácil aún, aunque la versión más consumista empieza a aparecer en grandes superficies. Lo del agua de calidad ya es un imposible, aún embotellada.

Desde pequeños nos crean costumbres, «necesidades» de confort, como hacer un viaje en vacaciones o consumir habitualmente “fast food”, cuando podemos ser felices sin salir de nuestro hogar y disfrutando del día a día.

Y qué decir de la disposición de tiempo, creando nuevos conceptos como “libre de niños” en los restaurantes de moda o dedicándonos a un trabajo horas y horas para competir por no ser despedidos.

Nos han enseñado a remediar los síntomas de la enfermedad con fármacos generalistas y a pasar las tardes de ocio en el centro comercial o entretenidos con la televisión, redes sociales, etc.

Y acabamos, sin darnos cuenta, en una espiral, dándole vueltas al coco y viviendo entre la melancolía o la culpa del pasado y el deseo o la ansiedad del futuro.

En definitiva, vivimos para lo externo y sumidos en el hacer, sin cuestionar nada.

Podemos vivir así, pero también podemos elegir otro estilo de vida, una vida más saludable, feliz y sostenible.

Vivir de forma más consciente, tener una alimentación más saludable, sin dañar el medio ambiente… una vida, en general, más acorde a nuestra naturaleza, donde prioricemos utilizar nuestro tiempo en estar con las personas que queremos y disfrutar del contacto con la naturaleza.

Todo es cuestión de prioridades. Lo importante es alinear nuestras prioridades con lo que es verdaderamente importante para nosotros.

Lo que suele pasar frecuentemente es que queremos llevar una vida más saludable y feliz, pero, a pesar de tener cierta información para poder hacer cambios, finalmente no los realizamos y todo sigue igual.

Nosotras te animamos a lanzarte y dar el primer paso, si realmente quieres cambiar las cosas.

Podemos empezar por no exigirnos ser perfectos en todo. Seamos nosotros mismos en los cambios que queramos realizar, sin hacer daño a los demás, pero libres para tener la vida que deseamos.

Pongamos presencia en todo lo que hacemos porque así nos alinearemos con lo que verdaderamente somos y queremos, independientemente de que usemos más o menos plástico, o que seamos o no vegetarianos.

Somos libres de hacer con nuestra vida lo que queramos. Lo que importa es que lo más genuino de nosotros sea lo que esté presente en cada momento.

#anayany
#vidafeliz
#vidasana