DÍAS EN FAMILIA.

Para que nuestra  familia esté y permanezca unida, creamos momentos que nos ayudan a fortalecer nuestro vínculo familiar. Ninguna unión es fácil, pero nuestro amor incondicional nos mantiene unidos independientemente de las circunstancias, con momentos mejores y peores, pero juntos.

Para nosotras, la familia nos brinda un espacio en el que siempre tenemos compañía, comprensión y amor y es uno de los mejores regalos de la vida. Compartir tiempo de calidad juntos nos ayuda a fortalecer nuestros lazos afectivos, y a construir sentido de pertenencia y seguridad. Creamos unión en familia: compartiendo comidas saludables juntos (para nuestro bienestar físico y mental, reforzar la comunicación y  fortalecer nuestros lazos), organizando actividades culturales o en la naturaleza (teniendo en cuenta todas las edades, circunstancias, etc.), creando una misión específica (para compartir tiempo de calidad juntos pasando un rato agradable y compartiendo algo más fuera de la rutina), fomentando el cariño (los abrazos, los besos y las palabras las utilizamos para demostrarnos amor), etc.

Todos los días trabajamos duro para mantener la unión familiar fuerte creando vínculos para toda la vida, mostrando nuestra ayuda mutua para sentirnos respaldadas en momentos de dificultad y de alegría y utilizando parte de nuestra energía vital en esa unión familiar que nos impulsa a ser la mejor versión de nosotras mismas y en nuestras relaciones sociales. Somos conscientes de que para ello se requiere de nuestro compromiso y dedicación y de que la familia no solo la marcan la unión de sangre, sino también la unión incondicional con las personas que nos acompañan en nuestra vida desde el amor de corazón. 

Os deseamos poder disfrutar de una familia feliz independientemente de las circunstancias. Para nosotras son unos días maravillosos, como ayer el Domingo de Ramos, en la mejor compañía: La Familia.

#anayany

#vidafeliz

#amorinfinito

@anayany.comweb 

FAMILIAS ESPECIALES CONSCIENTES: CRIANZA CON-PASIÓN.

Las Familias Especiales Conscientes del siglo XXI  criamos desde el amor mutuo infinito, la igualdad intergeneracional y el deseo de aprender los unos de los otros. Nos despertamos a diario dando gracias por poder disfrutar de otra mañana al lado de nuestros seres queridos, y vivir a tope, conscientemente y con-pasión un día más. Acompañamos a nuestros hijos en su propio y particular florecer, amándolos como son y aprendiendo día a día a amarnos a nosotros, como mamá y papá, en esta nueva y distinta etapa de la vida. 

Somos Familias Especiales Conscientes, porque uno de nuestros miembros tiene unas condiciones vitales distintas a lo estadísticamente frecuente, pero también porque tenemos una conexión con nuestros hijos desde el amor incondicional, desde el cuidado sensato, desde la presencia amorosa, a través de una relación respetuosa y un acompañamiento emocional mutuo.

Ser una Familia Especial Consciente no se trata de ser perfectos, sino de saber vivir con las circunstancias que nos han tocado, felices y con-pasión.

¡Feliz Día Internacional de la Familia!❤️❤️❤️

#anayany

#vidafeliz

#amorinfinito

#familiasespeciales

#consciencia

#vivirconpasion

#compasion

#madreespecial

#somosespeciales

@anayany.comweb 

AMOR INFINITO.

“Cada momento que paso sin las personas a las que amo es un momento de tiempo perdido”. J. R. R. Tolkien.

Nos despertamos todos los días y juntos elegimos amarnos, cuidarnos y cubrir nuestras necesidades. Eso define para nosotras una Familia: la elección libre de convivencia entre cada uno de sus miembros.

Cuando nos hicimos conscientes del valor de poder amar y ser amado, la vida nos cambió, porque nos dimos cuenta de lo maravilloso de relacionarnos con todo de la misma manera. Por eso para nosotros el amor es infinito.

Compartimos sueños que hacemos realidad desde el amor, el respeto mutuo, la libertad… siendo ejemplo los unos para los otros de lo que es realmente amar desde el corazón. Simplemente nos dedicarnos atención, sin prisas, en esas tardes eternas de sonrisas que nunca terminan. Compartimos vida y nos regalamos continuamente pedacitos de tiempo, de abrazos, besos… ¡Y mañana que salga el sol por donde quiera!, pero los momentos mágicos que elegimos crear juntos los vivimos a tope. Creamos experiencias, actividades placenteras en familia, donde nuestra cabeza solo está pendiente de ser felices y disfrutar del momento. ¡Y que se pare el Mundo! Porque ninguna experiencia puede ser bien atendida si no se crea y disfruta desde el amor, la unidad y el bien común. 

A diario creamos nuestro estilo de vida para que las dificultades no pesen más que el amor. Sabemos que no hay recetas ni atajos para la felicidad, solo desde el amor infinito se disfruta plenamente de la vida. Cuando surgen las dificultades, los problemas, las discusiones, la enfermedad, etc., el motor para ayudarnos a seguir adelante surge naturalmente del aprendizaje diario del corazón. Por eso cultivamos y cuidamos en cada momento el amor familiar, por un bien común mayor, y así, si aparece la cara menos favorable de la vida, afrontamos ese momento presente desde los frutos del amor.

Aprendizaje: Uno solo llega antes, pero juntos elegimos llegar más lejos.

#anayany

#vidafeliz

#amorinfinito

#antifragilidad

#EquipoAny

#familia

CUIDADORAS PRINCIPALES.

«El regalo más preciado que podemos dar a otros es nuestra presencia. Cuando nuestra atención plena abraza a los que amamos, florecen como flores’ Thich Nhat Hanh.

Todos podemos encontrarnos en nuestras vidas con un rol para el que en un principio nadie está preparado: cuidador o “necesitador” del cuidado 24 horas al día. Si lo pensamos, tener a alguien al lado que nos cuide, es simplemente la materialización del Amor en una de sus formas. Cuidar es Amar. Por eso cuando la vida nos acerca a un cuidado más consciente debido a una circunstancias especiales, reconocemos enseguida este binomio inseparable.

Y en ese papel estamos muchas mujeres del siglo XXI, que elegimos trabajar o no fuera de casa, muy activas e inquietas a la hora de ayudar a los demás, que nos sentimos bien y seguras de nosotras mismas, con mucha energía, con la sabiduría suficiente de la vida para  permitirnos afrontar las cosas con fuerza y que aceptamos, además, el rol de ayudar a nuestros seres queridos acompañándolos en su camino desde el Amor Infinito, libremente. 

Damos y recibimos los cuidados de quienes nos necesitan, nuestros hijos.

UNA CUIDADORA, DOS VIDAS

Solas, en pareja, con más o menos ingresos y formación… como colectivo, presentamos unos rasgos que no tienen que pasar desapercibidos, ni en nuestro entorno cercano, ni para los médicos, rehabilitadores u otros profesionales que interactúan con nosotras.

Cada vez tenemos más peso para la industria, ávida de nichos de negocio: ortopedias, adaptaciones, salud, etc. Ya somos un grupo muy numeroso, grandes consumidoras de todo lo relacionado con la rehabilitación, la nutrición, el cuidado personal, etc., lo que crea oportunidades de negocio y nos da relevancia social. De ahí que ya nos pueden ver como un grupo muy importante de consumo y de apoyo a los profesionales de la salud, y solo queda que la administración y la sociedad en general nos consideren necesarias para el cuidado de parte de la población, tanto de nuestros hijos pequeños con necesidad total de apoyo como menores con gran discapacidad como de nuestros hijos jóvenes adultos grandes dependientes, que forman una población cada día más representativa gracias a nuestros cuidados.

Somos mujeres de hoy en día, valientes, lúcidas y comprometidas que rebosamos proyectos, energía y seguridad en nosotras mismas. 

Pero tenemos que reconocer que con los años y el transcurrir de la vida nos pesa estar solas. Es hora de pedir ayuda para cuidar nuestra salud física, emocional, mental y financiera. Es hora de Cuidar al Cuidador.

UNA CUIDADORA, DOS VIDAS

Además de Cuidadoras Principales tenemos también otras identidades: esposas, trabajadoras en casa, estudiantes, profesionales… entre otras, aunque nos dedicamos en alma y corazón a ser Cuidadoras Principales de nuestros hijos, haciéndonos cargo de nosotras mismas y de quienes más nos necesitan, desde el respeto, el conocimiento de quien aprende de la experiencia y, sobre todo, desde el Amor Infinito. 

Por motivos políticos y económicos, todavía nos vemos obligadas a no tener descanso, formación al alcance de todas o suficientes ayudas, sin embargo celebramos la plenitud de ser orgullosas cuidadoras de quienes nos necesitan y ayudan para seguir adelante, a la vez que cultivamos nuestro crecimiento en todas las áreas de la vida.

Afrontamos nuestra situación con la mirada de las personas del siglo XXI, aportando nuestro granito de arena para que los profesionales que nos rodean nos hablen de igual a igual, y lo más importante, los y nos respeten y traten con humanidad. 

Somos personas que disfrutamos de lo que hacemos, pero somos conscientes de que necesitamos ayuda para mantener nuestra energía, salud y libertad. La ayuda de TODOS: familiares, profesionales, Estado…

POR NUESTRA SALUD FÍSICA, MENTAL, EMOCIONAL Y FINANCIERA.

Sabemos poco de todo y mucho de «mundología» porque tratamos con mucha gente en el entorno del cuidado familiar, hemos vivido muchas experiencias (tanto enriquecedoras como duras) y lo mismo hemos estado horas y horas en las salas de espera de un hospital que hemos ayudado a que nuestros hijos, por ejemplo, logren hitos que ni los profesionales se pueden creer.

Somos mujeres del siglo XXI y como tales desarrollamos nuestro crecimiento personal, profesional, emocional y espiritual. Tenemos una vida feliz con nuestras circunstancias y estamos llenas de ilusiones. Hemos tomado las riendas de nuestras vidas, sabemos pedir ayuda si la necesitamos y aprendemos todos los días cosas nuevas mientras aplicamos nuestros cuidados desde el Amor Incondicional, la Generosidad Infinita y la Esperanza de mejorar la vida de la familia.

Las circunstancias vitales de cada una de nosotras es diferente a todos los niveles (económico, social, etcétera) pero lo que nos une es más fuerte que lo que nos diferencia. El AMOR. Sabemos que es darlo todo a cambio de nuestra mejor recompensa, una sonrisa, una mirada o un abrazo inesperado entre los que nos cuidamos a diario.

UNA CUIDADORA, DOS VIDAS

No somos ni maestras, ni enfermeras, ni fisioterapeutas, ni logopedas, ni nutricionistas… aunque ejercemos de todo ello a diario. Somos las mejores alumnas de las formaciones que nosotras mismas nos pagamos o simplemente seguimos adelante sin ayuda a base de ensayo-error. Somos grandes investigadoras buscando lo mejor para la vida de las personas que tenemos a nuestro cargo, y aprendemos rápido a buscar soluciones a los problemas que nos surgen por el camino. 

Esta es la vida, llena de felicidad y de lucha, de muchas mujeres que hemos decidido cuidar a nuestros seres queridos, las Cuidadoras Principales.

Solo espero que la próxima vez que alguien se cruce con nosotras (conocidos, familiares, profesionales, personal de la administración, etc.) vean a las mujeres que somos: bellas por dentro y por fuera, formadas, capacitadas, en continuo crecimiento y orgullosas de nosotras mismas y de nuestras familias, pero sobre todo espero que se den cuenta de que necesitamos ayuda.

POR NUESTRA SALUD FÍSICA, MENTAL, EMOCIONAL Y FINANCIERA.

UNA CUIDADORA, DOS VIDAS 

GRACIAS.

#anayany

#mamaespecialecologica

#amorinfinito

#vidafeliz

#antifragilidad

#familia

FAMILIAS CRIADORAS

“Los sentimientos de valor sólo pueden florecer en un ambiente donde se aprecien las diferencias individuales, se toleren los errores, donde la comunicación sea abierta y las reglas sean flexibles, el tipo de ambiente que se encuentra en una familia cariñosa.” Virginia Satir.

En la Familia, estar disponibles los unos para los otros es maravilloso. Porque criar implica a toda la Familia, no solo a la Madre.

Demos a la Familia Presente y Consciente el valor que tiene. Al estar presente los conflictos, problemas y soluciones, que surgen en el camino de la vida, son comunes y se resuelven pronto y siempre desde el amor.

Compartamos en Familia tiempo, espacio, mente y espíritu desde la calma de estar aquí y ahora, acompañándonos y cuidándonos mutuamente.

Digamos a nuestros hijos que los amamos. Digámonos todos a todos que nos amamos.

Sin juicios, ni prejucios expresemos todas nuestras emociones familiarmente. Las emociones son energía que percibimos en nuestro cuerpo y que hay que liberar al exterior, desde el respeto, cuando estamos juntos. Todas, no solo las “bien vistas” como la alegría. Todas. Sacar y compartir para equilibrar, desde el mejor rollo posible. Escuchemos las señales de los demás, apliquemos la empatía y evitemos llegar a los extremos. No nos guardemos nuestros “no” dentro. Además un “si” para nosotros mismos, siempre implica un “no” para los demás, así que ahí debe de surgir la aceptación en el Equilibrio Familiar, teniendo en cuenta que todas nuestras necesidades básicas estén cubiertas.

Compartamos una convivencia amorosa priorizando la atención mutua, en vez esperar a que surjan las crisis desde la atención negativa de quien sufre y se revela o queja teniendo conductas disruptivas.

Los valores se aprende con el ejemplo en la Familia mientras compartimos tiempo: trabajo en Equipo, empatía, compasión, libertad, felicidad, salud física, emocional y mental, ayuda, equilibrio, orden, responsabilidad, verdad, amor, etc.

Por eso la presencia es un maravilloso regalo para los nuestros, seamos conscientes y criemos en Familia.

#anayany
#amorinfinito
#vidafeliz

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial

Si te gusta anayany.com, ¿por qué no te suscribes?

YouTube
Instagram
Twitter
Visit Us
SOCIALICON
Subscríbete