CUIDADORAS

«El regalo más preciado que podemos dar a otros es nuestra presencia. Cuando nuestra atención plena abraza a los que amamos, florecen como flores’ Thich Nhat Hanh.

Todos podemos encontrarnos en nuestras vidas con un rol para el que en un principio nadie está preparado: cuidador o “necesitador” del cuidado 24 horas al día. Si lo pensamos, tener a alguien al lado que nos cuide, es simplemente la materialización del Amor en una de sus formas. Cuidar es Amar. Por eso cuando la vida nos acercan a un cuidado más consciente debido a una circunstancias especiales, reconocemos enseguida este binomio inseparable.

Y en ese papel estamos muchas mujeres del siglo XXI, que elegimos trabajar o no fuera de casa, muy activas e inquietas a la hora de ayudar a los demás, que nos sentimos bien y seguras de nosotras mismas, con mucha energía, con la sabiduría suficiente de la vida para  permitirnos afrontar las cosas con fuerza y que aceptamos, además, el rol de ayudar a nuestros seres queridos acompañándolos en su camino desde el Amor Infinito, libremente. 

Elegimos aceptar este rol, que nos ha dado el destino, de dar y recibir los cuidados de quienes nos rodean

Solas, en pareja, con más o menos ingresos y formación… como colectivo, presentamos unos rasgos que no están pasando desapercibidos, ni en nuestro entorno ni para los médicos, rehabilitadores u otros profesionales que interactúan con nosotras. Cada vez tenemos más peso para la industria, ávida de nichos de negocio: ortopedias, adaptaciones, salud, etc. Ya somos un grupo muy numeroso, grandes consumidoras de todo lo relacionado con la rehabilitación, la nutrición, el cuidado personal, etc., lo que crea oportunidades de negocio y nos da relevancia social. De ahí que ya nos tengan en cuenta como un grupo muy importante de consumo, apoyo a los profesionales de la salud, y nos consideren necesarias en la sociedad para el cuidado de parte de la población, tanto de nuestros familiares más jóvenes con necesidades de apoyo en la vida diaria como de nuestros mayores, que forman una población cada día más representativa.

Somos mujeres de hoy en día, valientes, lúcidas y comprometidas que rebosamos proyectos, energía y seguridad en nosotras mismas. 

Con los años y el transcurrir de la vida hemos decidido mantener o no nuestro trabajo, pero hemos elegido cuidar siempre de los demás y a la vez “dejar” que nos cuiden. 

Tenemos también otras identidades: esposas, trabajadoras en casa, estudiantes, profesionales… entre otras, aunque nos dedicamos en alma y corazón a ser cuidadoras, haciéndonos cargo de nosotras mismas y de quienes más nos necesitan, desde el respeto, el conocimiento de quien aprende de la experiencia y, sobre todo, desde el Amor Infinito. 

Por motivos políticos y económicos, todavía nos vemos obligadas a no tener descanso, formación al alcance de todas o suficientes ayudas, sin embargo celebramos la plenitud de ser orgullosas cuidadoras de quienes nos necesitan y ayudan para seguir adelante, a la vez que cultivamos nuestro crecimiento en todas las áreas de la vida.

Afrontamos nuestra situación con la mirada de las personas del siglo XXI, aportando nuestro granito de arena para que los profesionales que nos rodean nos hablen de igual a igual, y lo más importante, los y nos respeten y traten con humanidad. 

Somos personas que disfrutamos de lo que hacemos, pero somos conscientes de que necesitamos ayuda para mantener nuestra energía, salud y libertad. La ayuda de TODOS: familiares, profesionales, Estado…

Sabemos poco de todo y mucho de «mundología» porque tratamos con mucha gente en el entorno del cuidado familiar, hemos vivido muchas experiencias (tanto enriquecedoras como duras) y lo mismo hemos estado horas y horas en las salas de espera de un hospital que hemos ayudado a que nuestros hijos, por ejemplo, logren hitos que ni los profesionales se pueden creer.

Somos mujeres del siglo XXI y como tales desarrollamos nuestro crecimiento personal, profesional, emocional y espiritual. Tenemos una vida feliz con nuestras circunstancias y estamos llenas de ilusiones. Hemos tomado las riendas de nuestras vidas, sabemos pedir ayuda si la necesitamos y aprendemos todos los días cosas nuevas mientras aplicamos nuestros cuidados desde el Amor Incondicional, la Generosidad Infinita y la Esperanza de mejorar la vida de la familia.

Las circunstancias vitales de cada una de nosotras es diferente a todos los niveles (económico, social, etcétera) pero lo que nos une es más fuerte que lo que nos diferencia. El AMOR. Sabemos que es darlo todo a cambio de nuestra mejor recompensa, una sonrisa, una mirada o un abrazo inesperado entre los que nos cuidamos a diario.

No somos ni maestras, ni enfermeras, ni fisioterapeutas, ni logopedas, ni nutricionistas… aunque ejercemos de todo ello a diario. Somos las mejores alumnas de las formaciones que nosotras mismas nos pagamos o simplemente seguimos adelante sin ayuda a base de ensayo-error. Somos grandes investigadoras buscando lo mejor para la vida de las personas que tenemos a nuestro cargo, y aprendemos rápido a buscar soluciones a los problemas que nos surgen por el camino. 

Esta es la vida, llena de felicidad y de lucha, de muchas mujeres que hemos decidido cuidar a nuestros seres queridos.

Solo espero que la próxima vez que alguien se cruce con nosotras (conocidos, familiares, profesionales, personal de la administración, etc.) vean a las mujeres que somos: bellas por dentro y por fuera, formadas, capacitadas, en continuo crecimiento y orgullosas de nosotras mismas y de nuestras familias. 

Aprendizaje:  Hoy será otro día para disfrutar de la compañía de los seres que más nos aman y a los que más amamos en la vida. 

GRACIAS.

#anayany

#mamaespecialecologica

#amorinfinito

#vidafeliz

#antifragilidad

#familia

MAMÁ ANTIFRÁGIL

“Mi lema en Parálisis Cerebral es muy simple: Dejen de pelear, comiencen a construir y háganlo tan apasionadamente y con tanta determinación como cuando están peleando”. Leonid Blyum.

La mayoría de personas declaran que intentan llevar una vida sana, pero muy pocos nos ocupamos realmente de nuestra salud, llevando una alimentación consciente, practicando hábitos de descanso y movimiento o cuidándonos día a día.

Muchas personas creen tener una mala relación con el dinero, cuando en realidad el problema es que simplemente no tienen suficiente dinero. Tengamos Educación Financiera, ingresos pasivos y dejémonos de preocuparnos por las ayudas de “Papá Estado” para empezar a ocuparnos en cómo invertir inteligentemente nuestros ahorros para tener el estilo de vida que soñamos. 

El sistema educativo nos ha enseñado y sigue enseñando conocimientos obsoletos y alberga múltiples problemas de socialización antinatural que pervierten nuestros valores humanos, pero los padres tenemos que obligatoriamente seguir llevando a nuestros hijos a un colegio todos los días durante años. La verdadera revolución comienza por uno mismo. Informémonos, formémonos y practiquemos una transformadora Educación en el Hogar, independientemente de la otra, donde los valores junto a la sabiduría práctica heredada de nuestros mayores hagan florecer los dones naturales de nuestros hijos. 

La mala praxis médica ocasiona cada año miles de muertes. Sin embargo, cada vez más personas dejan su falta de salud en manos de terceros, en algunas ocasiones, meros recetadores de pastillas azules de la gran industria farmacéutica. Por supuesto que la medicina de urgencias, gracias al avance tecnológico, salva miles de vidas cada día, pero no creemos en nosotros la adicción a la medicina para la enfermedad, hagamos de nuestra vida un camino de salud. Y no nos olvidemos del poder de la Naturaleza, aprendamos de ella, de su magia, de ese caos que por Wu Wei se reorganiza a cada momento. 

Al mismo tiempo, cada día hay más casos de depresión por no existir una concordancia entre lo que pensamos, lo que decimos y lo que hacemos. El descontrol emocional general nos hace vivir en un “valle de lágrimas”, en vez de centrarnos en ser creadores de una vida feliz.

Y que decir de la falta de espiritualidad, sin confundirla con religión, espiritualidad laica. Ser espiritual es compartir, dar. Cuando espiro soy espiritual, saco de mi interior lo que soy y cuando inspiro estoy inspirado, creo mi realidad. De ahí la importancia de la respiración en prácticas como la meditación, o el yoga. No se trata de una oración o de un acto físico en sí mismo, son herramientas para ser más espiritual a través del control de nuestra respiración existencial y de ser conscientes de lo que hay en el exterior desde nuestro pleno conocimiento interior. Ser inconsciente y no tener información para poner nuestros dones a trabajar para los demás, es una elección. Gracias a la tecnología, que ha venido a democratizar el conocimiento, todos tenemos la posibilidad de alcanzar nuestro propósito de vida, de sacar al exterior lo que realmente somos y así vivir espiritualmente. 

Todo el Sistema está orientado a hacer a las personas FRÁGILES. 

Y la fragilidad no se lleva bien con el AMOR, el ÉXITO y la FELICIDAD.

Lo contrario de frágil no es robusto, sino ANTIFRÁGIL. 

Algo o alguien que simplemente se resiste a un estrés es robusto, por ejemplo una persona guerrera, luchadora.

Algo o alguien que se fortalece al ser expuesto al estrés es Antifrágil. 

Por ejemplo, una Mamá Especial que ha sido capaz de transformar sus altos niveles de Energía Libre en Equilibrio al Empoderarse a través de la Salutogénesis para obtener resultados “mágicos” basados en la Sabiduría y la Consciencia, pudiendo ser feliz con sus circunstancias en esta sociedad distópica, es UNA MAMÁ ESPECIAL ANTIFRÁGIL. 

No es una “supermamá” es un SER CONSCIENTE, INTELIGENTE y ANTIFRÁGIL. 

En el caso de crisis, de cualquier tipo, pero por ejemplo una situación de pandemia, ¿quién crees que lo afrontará mejor la persona ANTIFRÁGIL o la guerrera?

Nosotras hemos creado un estilo de vida ANTIFRÁGIL, propio, individualizado, utilizando herramientas como la Educación Financiera, la Educación para la Salud, la Alimentación Consciente, la Inteligencia Emocional y la Espiritualidad, adaptándolas a nuestras circunstancias.

¡¡¡El Conocimiento puesto en Práctica nos hace ANTIFRÁGILES!!!

#anayany

#antifrágil

#salutogénesis

¡ELEGIMOS NUESTRA ACTITUD VITAL DIARIA!!


Ser felices nos ayuda a estar bien y conseguir mejores resultados en todos los campos de la vida. 

Nos sentimos agradecidas por ello. 

No es que vivamos en un estado de felicidad impostada en el campo espiritual, es que hemos salido del ego social en el que nos educó el sistema y, conscientemente, elegimos que la vida se puede caminar de forma distinta, desde la felicidad.

Y nos hemos dado cuenta de que nos gusta mucho esta opción de vivir desde el buen rollo y las buenas vibras. 

A pesar de que hay momentos muy difíciles, nosotras elegimos cómo nos tomamos las cosas que nos pasan en la vida. Es totalmente opcional. Cada cual elige en que quiere usar su tiempo, energía y dinero.

A nosotras nos parece más inteligente elegir cada día ser más felices, estar más agradecidas y compartir nuestras experiencias desde la ALEGRíA de VIVIR, a pesar de las circunstancias, haciéndonos cada vez más antifrágiles.

No todos los días son maravillosos, a veces todo se complica y las relaciones sociales para resolver cualquier pequeño problema pueden llegar a ser horribles. Pero podemos elegir, libremente: sufrir, llorar o lamentarnos por situaciones cotidianas que no están en nuestras manos cambiar o ser el cambio que queremos ver en el Mundo.

Hoy nos hemos despertado, estamos vivas y trabajando para tener cada vez mejores resultados. Eso nos hace ser felices.El resto de cosas pasarán queramos o no, así que optamos por vivirlas desde el amor, la compasión y la humildad.

¡Qué conste que ambas tenemos carácter para bajar el cielo si hace falta o si vemos alguna injusticia!!! Pero hemos comprobado que en todas partes hay alguien que tiene nuestra actitud vital y que con buen rollo por ambas partes, todo se soluciona más o menos.

Hoy tampoco vamos a cambiar el Mundo, pero vibrando con el movimiento slow, despacito, nos estamos dando cuenta de que todos los pequeños pasos que damos a diario, todo lo que hacemos, cuando compramos, compartimos, cuando aprendemos…estamos rodeadas de personas maravillosas que comparten este cambio vital hacia la felicidad. Así que algún día seremos mayoría, y mientras…

¡Pongámosle FELICIDAD a la VIDA!!!