MÚLTIPLES INTELIGENCIAS, MÚLTIPLES CAPACIDADES

“La Inteligencia Espiritual es la capacidad para situarse a sí mismo con respecto al cosmos, así como la capacidad de situarse a sí mismo con respecto a los rasgos existenciales de la condición humana como el significado de la vida, el significado de la muerte y el destino final del mundo físico y psicológico en profundas experiencias como el amor a otra persona o la inmersión en un trabajo de arte.” Dr. Howard Gardner, Teoría de las Inteligencias Múltiples.

3 de diciembre y siguen hablando de discapacidad en vez de CAPACIDADES MÚLTIPLES.

Si tenemos desarrollada la capacidad de VER, enseguida nos damos cuenta de que todos somos diferentes, pero todos iguales. Todos aportamos a esta vida, y todos somos Maestros para alguien y Aprendices de todo.

Any, por ejemplo, tiene una inteligencia Física, Emocional, Mental, Naturalista y Espiritual muy elevada.

Física porque con Tetraparesia Espástica y una de las llamadas Enfermedades Raras, es capaz de desempeñar tareas físicas a pesar de que su cuerpo haya sufrido un colapso general abrumador con el que desde pequeña ha tenido que lidiar, y ha sabido crear sus estrategias de supervivencia mientras cultiva su avance natural para evitar el sobre-esfuerzo físico vital.

Mental porque tiene una muy buena habilidad para razonar, planificar, resolver problemas, pensar de forma abstracta, comprender ideas complejas, aprender con rapidez y aprender de la experiencia. Dentro de la parte mental, ella tiene la capacidad para utilizar los números de manera asombrosa, de usar el pensamiento lógico-matemático hábilmente y tiene la capacidad para usar el lenguaje de una manera maravillosa para compartir su pensar y su sentir.

Naturalista porque aprende acerca de todo tipo de entornos e interactúa adecuadamente con los elementos que hay en ellos, respetándolos y beneficiándose mutuamente; tiene un gran interés por la tecnología, por la naturaleza y sus fenómenos, la observación y análisis del medio natural, por la interacción con el mundo físico, el pensamiento científico y una gran sensibilidad ante los problemas medioambientales.

Emocional porque le encanta ayudar a los demás desde el amor infinito, tiene conciencia de sí misma y de sus propias emociones y sabe expresarlas, controla sus impulsos, regula sus estados de ánimo, es optimista, empática…

Y qué puedo decir de su Inteligencia Espiritual. Desde pequeña se pregunta sobre la vida, sin limitarse a ningún tipo de creencias o prácticas en particular, vinculando lo profundamente personal con lo universal y siendo unificadora. Emana creatividad, es feliz, tolerante y tiene como propósito vital ayudar a los demás a alcanzar un estado de sabiduría, felicidad y paz interior plena, mediante el desarrollo del potencial de sus capacidades.

Ahora mis preguntas son: ¿Es Any una persona “discapacitada”? ¿Eres tú igual de capaz y de feliz? ¿Qué hubiera sido de nosotros sin Any? ¿Qué harías si mañana te dijeran que tu hijo tiene una “discapacidad grave”?

Todos los padres deberíamos aspirar a lo mismo, independientemente de las características de nuestros hijos: a que sean buenas personas. Y para eso da igual las capacidades físicas de cada uno, lo que importa es tener un buen corazón.

Es duro descubrir toda la intolerancia que gira en torno a las CAPACIDADES DIFERENTES, en nuestro caso lo hemos hecho con el nacimiento de una hija, pero también sabemos que hace 15 años nació nuestra gran Maestra. Ella ha generado también en nosotros otras capacidades: la capacidad de ser flexibles, activos y adaptables; de poseer un alto nivel de conciencia y la capacidad de afrontar y superar el dolor; así como de enfrentar y trascender el sufrimiento mediante la resiliencia. Ella nos ha enseñado a no ver “discapacidades”, sino a ver corazones.

Aceptemos TODOS nuestras diferencias de un modo transcendental para alcanzar una gran sabiduría interior. Pasemos de preguntarnos el “por qué” a buscar el “para qué”. Reconozcamos que todos tenemos capacidades diferentes. Que aunque no se vayan a solucionar de repente todos los problemas y dificultades, tenemos que seguir trabajando sobre qué hacer para lograr la igualdad. Y que esto nos hará aprender las bondades de saber que en la diversidad está el crecimiento. Si reconocemos esto, sabremos que significan de verdad los verbos DAR, SER Y ESTAR, y nos daremos cuenta de que los que estábamos limitados por nuestras capacidades y pensamientos éramos los que nos creíamos capaces.

¡Feliz día de la DIVERSIDAD!

#anayany
#vidafeliz
#amorinfinito

Economía y Discapacidad.

educación financiera, anayany.com, discapacidad

Economía y Discapacidad: también aquí los ahorradores son los perdedores.

Tener una discapacidad o un hijo con discapacidad no debe de limitar nuestra capacidad inversora, igual que no limita nuestra posibilidad de disfrutar, por ejemplo, de unas merecidas vacaciones. Todos podemos ser inversores, solo se necesita una buena Educación Financiera.

En España, por ejemplo, un joven con gran discapacidad reconocida por el Estado, puede estar recibiendo prestaciones por Dependencia y sus padres una Prestación Económica por Hijo a Cargo,  por unos 12.000€ anuales. Con este importe, pueden hacer muy bien las cuentas y cubrir parte de los gastos extras procedentes de esta  condición (terapias, adaptaciones, accesibilidad, material ortopédico, etc.)

Fijémonos en una familia de clase media con ambos padres trabajadores y su hijo mayor de edad con discapacidad que ayuda en el negocio familiar. En principio parecería que disponen de capacidad económica suficiente para tomar acción y hacer una buena Planificación Financiera. Pero su forma de relacionarse con el dinero les impide ver la posibilidad de rentabilizar año tras año estos ingresos.

Sin embargo, otra familia, más modesta, con un solo sueldo y el hijo con discapacidad menor de edad, pero con Educación Financiera, puede tener, a la larga, una situación económica mucho más favorable que la anterior.

La primera familia deposita todo el dinero ahorrado mensualmente (sueldos + prestaciones – gastos) en una cuenta bancaria en su Banco de toda la vida.

La segunda familia, sin embargo, tiene su dinero trabajando para ellos.

Una de nuestras principales preocupaciones como padres (y mucho más como padres de hijos con Necesidades Especiales) es su futuro salutogénico, terapéutico, de vivienda, adaptaciones, apoyos personales… y, por lo tanto, también financiero.

Frases como “¿Quién va a hacerse cargo de mi hijo en el futuro?”, “¿Podrán sus hermanos costear sus gastos?”… son preguntas que muchos padres se hacen y para las que no siempre tenemos respuesta.

La falta de Educación Financiera de los padres puede ser uno de los problemas.  El miedo es algo común al ser humano, y el miedo a perder lo poco que tenemos en situaciones tan delicadas, mucho más. Esto provoca que tomemos decisiones incorrectas, debido a que no tenemos toda la información o bien preferimos no correr ningún riesgo.

Por eso hay que tener en cuenta lo que siempre decimos desde anayany.com: el dinero para invertir no es el dinero del día a día (el de pagar por los gastos básicos de alimentación, vivienda…) ni tampoco el que tenemos para cubrir imprevistos (el colchón de seguridad). Debemos invertir con el dinero extra que mensualmente dejaríamos en el Banco en una Cuenta Corriente.

El principal enemigo de la decisión de dejar tus ahorros en una Cuenta Corriente es la inflación.

La inflación es la subida del precio de las cosas, que hace que cada año las cosas cuesten más dinero. También podemos entenderlo como que cada año nuestro dinero vale menos.

En 20 años, periodo en el que nuestros hijos siguen normalmente conviviendo con nosotros, la primera familia de nuestro ejemplo, habrá recibido prestaciones por un importe de  240.000€, importe que, tras pasarlo por el tamiz de una inflación del 2%,  se convertirían en poco más de 195.000€.

Es decir, una familia ahorradora clásica habrá perdido 45.000€ de poder de compra. Podrá tener acceso a un 20% menos de productos o servicios porque las cosas han subido de precio pero su prestación, por desgracia, lo más probable es  que no.

Sin embargo, la segunda familia, que invierte el importe de esa prestación simplemente en un producto al 3% de interés, al cabo de 20 años tendría algo más de 265.000€ incluso ya teniendo en cuenta esa misma inflación del 2%.

Es decir, al invertir habrían conseguido no solo mantener el valor de sus prestaciones (los 240.000€) sino que habrían conseguido incrementarlo en 70.000€ frente a lo que tendrían disponible si no hubieran decidido invertir, es decir, frente a la primera familia. (Si quieres ver los cálculos puedes hacer click aquí)

En España, con una inflación promedio superior al 4% en los últimos 30 años (1998 – 2018) o de un 2,5% desde el año 2.000 es una temeridad pensar que las prestaciones que nuestros hijos reciban van a  cubrir sus necesidades básicas. Así que cuanto antes tomemos acción, más se beneficiarán ellos en el futuro.

Es necesario poner el dinero a trabajar: Invertir en Bolsa, en Fondos de Inversión, en Criptomonedas, en Viviendas o Plazas de Garaje para su alquiler… lo que sea,  para generar un rendimiento que supere la lima de la inflación y nos permita mejorar el futuro financiero de nuestros hijos.

Si necesitas ayuda en este campo, consúltanos sin problema alguno, te ayudaremos desde nuestra experiencia.  Contacta con Mamá Cripto por Whatsapp

Recuerda siempre que el dinero para invertir tiene que venir de ese capital que no necesitas para cubrir gastos básicos, ni terapias, ni material de ayuda de ningún tipo…

Para lograr una plena inclusión y buscar  un futuro financiero saludable, hay que ser consciente de que tener Capacidades Diferentes no limita a nadie para ser un gran Inversor. Tener una buena Educación Financiera está al alcance de todos.