DISFRUTAR DE LO SIMPLE

“La calidad del alma es la que crea la calidad de la materia” Alex Rovira.

Vivimos en un mundo complicado. En un modo de vida estresante. Por eso es más necesario que nunca empezar a simplificar.

La simplicidad es esencial para la felicidad, para el futuro del medio ambiente y para una sociedad mejor.

Busquemos un estilo de vida más bello, consciente y sencillo. Seamos conscientes de ello y tendamos a la simplicidad mental, física y espiritual.

Simplificar es uno de los retos más importante de nuestros días. Entender que necesitamos tiempo para caminar, escribir, leer, estar con nuestra familia o cultivar y cuidar nuestro huerto o nuestro jardín… Para ayudar, compartir y vivir, pensando también en los demás.

La vida trata sobre todo de ser feliz, y el estrés, el exceso de ocupaciones y obligaciones y no tener tiempo para nada está reñido con la felicidad.

Busquemos tiempo para una buena formación y estudiar sobre distintos campos de manera holísticas (economía holística, diseño ecológico, nutrición saludable..); para cocinar, cultivar y limpiar la casa; meditar cada día, practicar ejercicio salutogénico y reir a diario…

Aprendamos que podemos elegir vivir de otra manera.

En la sociedad actual trabajamos demasiado, gastamos demasiado y tenemos demasiado.

Trabajemos enfocados en ofrecer nuestro regalo personal al mundo, gastemos menos, poseamos menos y disfrutemos más de lo que tenemos, que es mucho. Vivir con menos nos libera física y mentalmente.

Nuestra vida cotidiana debe estar llena de simplicidad y es importante dedicar tiempo a disfrutar de la naturaleza y cuidarnos. Es mejor para el cuerpo y para el espíritu.

Dejemos de creer que los seres humanos somos diferentes de los árboles, montañas, ríos, océanos, animales…

Humanos y naturaleza somos uno, no existe separación. Es algo que los niños y las niñas deberían aprender desde la infancia.

Evitemos contaminar el aire y llenar los océanos de plásticos, evitemos deteriorar los bosques, ser crueles con los animales… Y seamos conscientes de que cada compra que realizamos tiene unas implicaciones, no solo económicas, sino que estamos eligiendo el futuro de nuestros hijos.

Cuando nos sentirnos uno con la naturaleza, dejamos de comportarnos como turistas para ser peregrinos del mundo. Los turistas solo buscan satisfacerse a sí mismos, mientras que los peregrinos celebramos lo que se nos brinda.

Andemos nuestro propio camino, pero siempre pensando que somos peregrinos: simples, felices y dispuestos a ayudar. Simplemente.

#anayany
#cultivarlamente
#cuidarnos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *