MAMÁS CUIDADORAS.

“Nuestros hijos no necesitan “supermamás” ¡Necesitan Mamás Felices!”. Del libro “Mamá sustentable” de Sonia Castro.

El 5 de noviembre es una fecha especial. Es el Día del Cuidador, un día para que todos seamos conscientes de las millones de personas que somos cuidadoras los 365 días del año. Un abrazo de oso para todas las Mamás Especiales Cuidadoras y para todas las personas que nos ayudan a diario, de cualquier manera, para poder dedicar nuestra vida a cuidar a nuestros hijos desde el amor infinito. Hoy gritamos más que nunca: ¡SÍ SE PUEDE SER FELICES CON NUESTRAS CIRCUNSTANCIAS!

Todos podemos encontrarnos en nuestras vidas con un rol para el que en un principio no estamos preparados: cuidadores en el hogar. Las Madres Especiales somos orgullosas Cuidadoras. Mujeres del siglo XXI, muy activas e inquietas a la hora de ayudar a los demás, que nos sentimos bien y seguras de nosotras mismas, con mucha energía y con una sabiduría de la vida que nos permite afrontar las cosas con fuerza y que aceptamos, además, el rol de ayudar a nuestros seres queridos acompañándolos en su camino.

Solas, en pareja, con más o menos ingresos y formación, como colectivo presentamos unos rasgos que no están pasando desapercibidos ni en nuestro entorno ni para los médicos, rehabilitadores u otros profesionales que interactúan con nosotras. Somos las últimas responsables de los cuidados de nuestros hijos.

Cada vez tenemos más peso para la industria, ávida de nichos de mercado: ortopedias, adaptaciones, salud, etc. Ya somos un grupo muy numeroso, grandes consumidoras de todo lo relacionado con la rehabilitación, la nutrición, el cuidado personal, etc., lo que crea oportunidades de negocio y nos da relevancia social. De ahí que ya nos tengan en cuenta como un grupo muy importante de consumo, incluso de apoyo a los profesionales de la salud, y por fin nos consideran en la sociedad necesarias para el cuidado de parte de la población, tanto de nuestros familiares más jóvenes con necesidades de apoyo en la vida diaria, como de nuestros mayores, que forman una población cada día más representativa.

Somos mujeres de hoy en día, valientes, lúcidas y comprometidas que rebosamos proyectos, energía y seguridad en nosotras mismas.Hemos decidido mantener o no nuestro trabajo, pero siempre hemos elegido cuidar de nuestros hijos, hermanos, padres, etc. Tenemos también otras identidades: esposas, trabajadoras en casa y/o fuera de ella, estudiantes, profesionales…, aunque dedicamos nuestra vida en su mayor parte a ser cuidadoras, haciéndonos cargo de nosotras mismas y de quienes más nos necesitan, desde el respeto, el conocimiento de quien aprende de la experiencia y, sobre todo, desde el amor infinito.

Por motivos políticos y económicos, todavía nos vemos obligadas a no tener descanso, y a ser creadoras de nuestra realidad para costearnos nuestra formación, las terapias y los apoyos. Sin embargo celebramos la plenitud de ser orgullosas cuidadoras de quienes nos necesitan para seguir adelante.

Afrontamos nuestra situación con la mirada de las mujeres talentosas, mujeres que deseamos que los profesionales que tratan a nuestros familiares nos hablen de igual a igual, y lo más importante, los y nos respeten y traten con humanidad.

Somos personas que disfrutamos de lo que hacemos, pero somos conscientes de que necesitamos ayuda para mantener nuestra energía, salud y libertad. La ayuda de TODOS: familiares, profesionales, amigos, etc.Sabemos poco de todo y mucho de “mundología” porque tratamos con mucha gente en el entorno del cuidado familiar. Hemos vivido muchas experiencias (tanto enriquecedoras como duras) y, lo mismo hemos estado horas y horas en las salas de espera de un hospital, que hemos ayudado a que nuestros hijos, por ejemplo, logren hitos que ni los profesionales se pueden creer.

Somos mujeres modernas, y como tales desarrollamos nuestro crecimiento personal, profesional, emocional y espiritual. Tenemos una vida feliz con nuestras circunstancias y estamos llenas de ilusiones. Hemos tomado las riendas de nuestras vidas, sabemos pedir ayuda si la necesitamos y aprendemos cosas nuevas todos los días mientras aplicamos nuestros cuidados desde el amor incondicional, la generosidad infinita y la esperanza de mejorar la vida de la familia.

Las circunstancias vitales de cada una de nosotras son diferentes a todos los niveles (económico, social, etc.) pero lo que nos une es más fuerte que lo que nos diferencia. El AMOR. Sabemos lo que es darlo todo a cambio de nuestra mejor recompensa, una sonrisa.

No somos ni maestras, ni enfermeras, ni fisioterapeutas, ni logopedas, ni nutricionistas… aunque ejercemos de todo ello a diario. Somos las mejores alumnas de las formaciones que nosotras mismas nos pagamos o simplemente seguimos adelante sin ayuda a base de ensayo y error. Somos grandes investigadoras buscando lo mejor para la vida de las personas que tenemos a nuestro cargo, y aprendemos rápido a buscar soluciones a los problemas que nos surgen en el camino.

Esta es la vida y lucha de Muchas Madres Especiales que hemos decidido cuidar de nuestros seres queridos.Solo espero que un día como el de hoy, cuando alguien se cruce con nosotras (conocidos, familiares, profesionales, personal de la administración, etc.) vean a las mujeres que somos: bellas por dentro y por fuera, formadas, capacitadas, en continuo crecimiento y orgullosas de nosotras mismas y de nuestras familias.

Lo que sí hemos aprendido desde el primer día que ocupamos el rol de cuidadoras es que, aunque sea muy duro, hoy será otro día para disfrutar de la compañía de los seres que más nos quieren y a los que más queremos en la vida: nuestros hijos.

GRACIAS.

#anayany

#amorinfinito

#vidafeliz

#ABR

2 respuestas a «MAMÁS CUIDADORAS.»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *